“La provincia de Jujuy tiene un clima cinematográfico increíble y gente alucinante”

El Tribuno de Jujuy se contactó con Francisco D’Eufemia y el cineasta durante una amena charla con nuestro medio se refirió a su última producción titulada “Al acecho”, que se estrenó la semana pasada en Cine.Ar TV y que se puede ver hasta el próximo jueves gratuitamente en la plataforma Cine.Ar Play.

El realizador, que en 2016 codirigió, junto a Javier Zevallos, el largometraje “Fuga de la Patagonia”, también habló sobre cómo transita el confinamiento y sobre su actualidad profesional. Con Rodrigo de la Serna y Belén Blanco como protagonistas “Al Acecho” gira en torno al guardaparques Pablo Silva quien dejando atrás problemas con la ley intenta rehacer su vida en un nuevo destino, el Parque Pereyra Iraola. Trabaja bajo una aparente tranquilidad hasta que descubre en el lugar una red de cazadores furtivos, tráfico y engaños. La película es una atractiva propuesta de género del cine nacional , así cumple con ciertos cánones del cine negro. Una atmósfera de misterio envuelve al recio protagonista encarnado con justeza por De la Serna, un antihéroe áspero que deja entrever con recias actitudes su dudosa reputación. La acción de la película transcurre en escenarios naturales que terminan dado marco opresivo a una narración cargada de traición y fatalidad.

¿Cuál fue el origen de la idea del filme?

Este es mi segundo largometraje y en mi película anterior “Fuga de la Patagonia” (donde casualmente uno de los protagonistas era un palpaleño, Gustavo Rodríguez, uno de los bailarines de The Boys Street), nosotros trabajamos junto a guardaparques del Parque Nacional Nahuel Huapi y en ese trabajo conjunto, en la previa de la peli, nos fuimos interiorizando sobre lo que era la problemática de la caza furtiva y las distintas dificultades que los guardaparques tienen en su trabajo. Y eso fue un poco el trasfondo, el cuerpo del personaje central de “Al acecho”. Además, yo conocía el Parque Pereyra Iraola desde muy chico, lo frecuentaba mucho. Lo más difícil fue conseguir quien se anime a producir esta locura, creo que ideas tenemos todos pero el tema es llevarlas a la práctica. Ahí apareció la gente de Dlcine que se puso la producción al hombro y pudimos hacer la película así que estamos muy contentos.

¿Cómo definiría su película?

Nos gusta decir que la película es un “thriller rural”. Las películas de suspenso, los policiales negros casi siempre están asociadas a la ciudad, a los barrios bajos. En este caso nosotros presentamos un clima denso, personajes duros pero estamos adentro de un parque, el Parque Pereyra Iraola que está ubicado al sur de Buenos Aires. Es un enclave natural, una reserva verde rodeada de urbanidad. Entonces es una suerte de barrio bajo pero rural. Por eso nos gustó acuñar ese término.

¿Qué tan difícil fue el proceso de realización, teniendo en cuenta que casi toda la película está hecha en exteriores?

La película está íntegramente rodada en escenarios naturales, lo que hizo que la realización sea más compleja. Si uno filma en estudio, uno está como en una suerte de laboratorio, en una realidad controlada. En un escenario natural es como tratar de hacer un experimento, son muchas las cosas que pueden pasar y que pueden fallar. Pero si bien está ese riesgo que ofrece el escenario natural al mismo tiempo ofrece algo muy vivido, real para los actores, para que ellos puedan trabajar y entiendo que ese valor agregado se tradujo en la película. Es un riesgo hacer películas y los desafíos hay que asumirlos sino me quedo en mi casa mirando películas y no me dedico a hacerlas.

¿Cómo fue el trabajo con los protagonistas?

Cuando junto a Fernando Krapp, escribimos el guion, nosotros imaginamos a Rodrigo (De la Serna) y a Belén (Blanco) para que den cuerpo los personajes y la producción se encargó de contactarlos y muy rápidamente después de leer la historia accedieron a estar en la película, dieron el sí y con ellos trabajamos con un guion abierto, es decir que los actores incorporaron lo suyo en los diálogos, los hicieron propios. Si uno mira lo que está escrito y lo compara con lo dicho a hay muchos cambios, pero esa era nuestra la idea, que los actores terminaran de construir los personajes con su interpretación. Ya a los pocos días de estar filmando ellos sabían mejor que nosotros cómo tenían que responder sus personajes ante las distintas situaciones. La verdad que para mí este fue un trabajo muy enriquecedor.

¿Cómo está viviendo este estreno peculiar en TV y en plataformas digitales?

Es un estreno atípico y yo particularmente lo estoy transitando con mucha expectativa. Sucede algo con las salas de cine y es que tal vez hay mucha gente que no tiene la costumbre de ir o no tiene una cerca. Por ejemplo, en Jujuy hay muy pocas salas y concentradas en San Salvador y en este sentido estrenar en televisión nos da la oportunidad increíble de acceder a una gran cantidad de público que porque no tiene dinero o porque no tiene el hábito, no va al cine. Y por otro lado, tenemos actores que son muy familiares sobre todo en la pantalla chica como Rodrigo de la Serna y Belén Blanco que hicieron grandes producciones en la tele y tal vez hay mucha gente que disfruta de verlos a ellos pero no va al cine. Entonces ahora van a tener la oportunidad de verlos desde la comodidad del hogar.

¿Qué reflexión puede hacer vinculando la pandemia y su actividad en el sector audiovisual?

Hoy estamos todos encerrados en casa y la comunicación se trasladó ya definitivamente a las pantallas, entonces me parece que las producciones audiovisuales ganan lugar, estamos viendo mucho lo que se produjo antes y está bueno por ahora, pero por otro lado la industria del cine -como la mayoría de las industrias- está paralizada, entonces en breve ya no va a ver cosas nuevas porque la pandemia nos tiene a todos a maltraer. Y lamentablemente una vez más tenemos que aguantar, los argentinos tenemos mucha gimnasia en eso, porque atravesamos varias crisis. Supongo que también nos podremos sobreponer a todo esto de la mejor manera y va a haber trabajo para levantar lo que se cayó.

¿Qué referencias tiene del cine NOA?

Bueno, la gran referente del Norte argentino es Lucrecia Martel, quizá sea desde hace muchos años la directora más importante del país de cine argentino y cuando digo directora también incluyó los directores. Ella es la mejor, es una figura de nivel internacional que siempre ha sido una guía para nosotros los cineastas.

¿Conoce el trabajo de realizadores de Jujuy?

No conozco realizadores pero sí he ido muchas veces a filmar a Jujuy, estuve casi dos meses en Palpalá filmando el documental “Los Boys” de Javier Zevallos y poco antes de la pandemia estuve 15 días en El Moreno filmando una propuesta del artista Tomás Saraceno en el Salar. Fue una actividad artística bastante grande y estuve ahí con un equipo de filmación para trabajar. Jujuy es una provincia que me convoca, tiene un clima cinematográfico increíble y por otro lado, siempre tuvimos una recepción por parte de la gente alucinante. Es súper recomendable ir a filmar al Norte argentino.

“Es una historia de suspenso”

Rodrigo de la Serna es el protagonista del filme “Al acecho” mientras trabaja en España en la filmación de la quinta temporada de la serie “La casa de papel”, dos experiencias que califica como “casi un milagro en un momento donde las artes están en retirada” debido a la pandemia de coronavirus. “Tengo ganas de trabajar y agradecer por tener trabajo en un momento donde las artes están en retirada, por lo que es casi un milagro”, asume De la Serna durante una entrevista con Télam. El actor y músico, una de las figuras más taquilleras del cine, el teatro y la televisión argentinas, indica que “cuando me arriman proyectos interesantes trato de hacerlos.

Hay como un bichito que me dice ‘hacelo’” como método que aplica para embarcarse en una nueva obra. “Tenía una deuda artística con el director y guionista por no haber podido hacer una película inspirada en el Perito Moreno que me seducía e inquietaba”, evoca De la Serna sobre su vínculo con D’Eufemia y en relación al filme “Fuga de la Patagonia”. “Y ahora -se explaya el artista- me encontré con ‘Al acecho’ que es una historia con ingredientes de suspenso, thriller y algo de policial y muy bien narrada. Y pude decir que sí”. Acerca de su personaje, el intérprete, de 44 años, lo define como “alguien que está en una frontera. Es un tipo al que no lo estructuran cuestiones burguesas y está a un paso de lo salvaje”.

Desde una percepción donde se mezclan oficio y gusto, el guitarrista y cantante que comparte el cuarteto de música criolla El Yotivenco con Juan Pablo Díaz Hermelo, Blas Alberti y Fabio Bramuglia, apunta que “me gusta meterme a filmar en el monte y en este caso fueron todos exteriores, todas locaciones reales”. Con este rol, intenso, dual y alejado de toda simplificación acerca de lo bueno y lo malo, el actor suma otra criatura a una galería cinematográfica donde destaca, entre otros personajes, el Alberto Granado en “Diarios de motocicleta”, José de San Martín en “Revolución: El cruce de los Andes” o el papa Francisco en la película biográfica “Llámame Francisco”. Y en TV descolló como el joven marginal Ricardo en “Okupas”, el barrabrava José María Lombardo en el unitario “El Puntero” y actualmente el ladrón Palermo en la exitosa serie española “La casa de papel” que se ve por Netflix.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...