La historia de Sebastián, paciente recuperado de Covid-19 que donó dos veces plasma

Desde que supo que había contraído Covid-19, Sebastián Zamboni, vecino de Humahuaca y paciente recuperado, pensó en la donación de plasma como una ayuda para aliviar el dolor de las personas que sufren esta enfermedad. 
Contento por su recuperación y la de miembros de su familia, Sebastián ya donó plasma en dos oportunidades. “Lo que más doy es gracias a Dios por poder recuperarme y mi familia poder recuperarse y ahora colaborar con la donación de plasma para ayudar un poquito; más allá de que es algo experimental, suma”, explicó.
Zamboni vivió la terrible experiencia de ver a toda su familia infectada por el virus, luego que apareciera un caso positivo en el Hospital Belgrano de Humahuaca, donde trabaja su esposa. “Mi señora accede al primer test que hicieron ahí en el hospital, el cual le da negativo; pero a los cuatro o cinco días comienza con los síntomas. Entonces ella se comunica con el COE y la aíslan, la traen a San Salvador y le da el test positivo”. 


Agregó que “con mi niña y mi madre nos quedamos aislados, luego nos hacen el hisopado a nosotros en el cual doy positivo yo. Mi madre y mi bebé dan positivo los siguientes siete días”.
Sebastián recordó la incertidumbre que le tocó vivir desde un comienzo porque “uno no conoce la enfermedad, es una enfermedad nueva, pero con la fe y sobre todo con el apoyo de la familia, uno la puede sobrellevar”.
 Pasados esos durísimos momentos, pensó en cómo ayudar a los que atraviesan por la misma situación y concurrió al servicio de Hemoterapia del Hospital “Pablo Soria” para donar plasma. “Es muy buena la atención, son muy amables, te hacen sentir bien al venir a donar”, confió Sebastián, quien ya perdió la aprehensión que sintió en un comienzo hacia los aparatos que se usan para extraer el plasma. “Por ahí uno tiene miedo de estos aparatos pero no, la gente de Hemoterapia es muy amable y te explica”, contó.
A la decisión de donar llegó movilizado por tantos mensajes que suben en las redes sociales personas afligidas por sus seres queridos enfermos. “Desde que me enteré que estaba infectado me puse en la cabeza que me tenía que recuperar y después ayudar porque le puede pasar a cualquiera, uno no elige enfermarse. Hay que cuidarnos y tener fe, no tener miedo, eso ayuda bastante”, aseguró.
“Si alguno se recuperó -pidió Sebastián- trate de venir porque ayuda. No es algo que va a salvar, pero algo va a aliviar el dolor de otra gente”.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...