Bartolina Xixa, convocada para Bienal de Berlín

Maxi Mamaní es Bartolina Xixa cuando viste su traje de chola paceña y se deja volar con los ritmos de nuestras danzas. Los curadores de la Bienal de Berlín ubicaron el video de una coreografía en los basurales de Hornillos, y lo convocaron para la edición de este año, postergada por la pandemia. Cuando conversamos, escuchamos su tono reflexivo sobre la belleza de una propuesta artística que brota al margen de los parámetros del folclore, y que desde allí conmueve profundamente al espectador.

Empieza por decirnos que “desde Bartolina Xixa en estos meses he hecho más trabajos de tipo virtual, charlas, debates, paneles, pero mi trabajo tiene más que ver con espacios teatrales o talleres, y en ese sentido todo se ha cortado. Pero hay que decir que, ya desde antes, venía siendo complicado porque nunca los espacios han sido favorables para poder comer de la danza”.

De todos modos, nos cuenta que “desde instituciones o desde el Gobierno se han abierto más espacios para poder charlar sobre diversidad, sobre arte y racialidad, conversaciones más que actividad física, más que movimiento. Desde mi viaje a México, donde el Fondo Nacional de las Artes me permitió llegar, pude seguir investigando sobre la danza, sobre la construcción de la identidad, e hizo que me sigan convocando desde otros espacios”. Agrega que “estoy escribiendo mucho, y en algún momento me gustaría publicar. Son crónicas que estoy explorando porque no tengo muchos recursos académicos, pero me gusta escribir y siento que es necesario empezar a transitar esos espacios.

El de las bienales son espacios de encuentro de arte contemporáneo, y a mí me convocaron el año pasado. Estando en México me llegó un mail con la propuesta”. Recuerda que “llego a la Bienal por el video de la Ramita Seca, que se produjo en el basural de Hornillos. Es un video que los curadores lo encontraron, entonces empieza el diálogo para poder estar en Berlín. Están trabajando sobre el tópico de diversidad desde espacios no hegemónicos, desde las orillas, y de ahí que encuadraba Bartolina. Estoy yendo con dos presentaciones: el video y una puesta performática nueva en la que venimos trabajando”.

Nos explica que “’Ramita Seca, la colonialidad permanente’ es una obra que busca pensar la colonialidad no como un proceso únicamente histórico sino como una construcción estructural que se define hasta en la actualidad. La colonialidad frente a los cuerpos no hegemónicos, cuerpos no blancos, cuerpos no heterosexuales, que siguen sufriendo sometimientos y violencia. Está pensado desde la danza, no desde aspectos teóricos que terminan siendo académicos y elitistas. La idea fue definir estos debates en el espacio de la corporalidad”.

Nos dice que “la Bienal está vinculada con el Gobierno de Alemania, que la financia. Yo sólo me debería pagar el pasaje hasta Buenos Aires. La bienal es donde se construye el paradigma del arte contemporáneo actual, que junto a la de Venecia es la más importante. Acceder desde la jujeñidad a esos lugares es sumamente fuerte para mí”. Con respecto a la performance, aclara que “el personaje de Bartolina surge de procesos que me van pasando y es difícil modificar la mirada, pero el público europeo tiene otras miradas, otra forma de entender la otredad. Si acá bailo una cueca, mi madre tiene vivencias que le han pasado por su cuerpo y le permiten entenderla, pero la mirada es europea, es exotizadora.

La obra se llama ‘Los Funerales de Bartolina Xixa’, y trabajamos la concepción de la muerte en el mundo andino, y cómo se construye la andinidad frente al modelo heterosexual, blanco y europeo”. Nos cuenta que “trabajo con archivos, crónicas, escritos, fotos de cómo representaban nuestros cuerpos e identidades indígenas, que no se construyeron desde nosotros. Desde ahí pensar cómo nosotros nos queremos representar, y quisiera que la obra se pudiera estrenar en Tilcara y que la gente opine”.

Termina adelantándonos que “mucho de la música de los Funerales... está vinculado a la cumbia, algo que tiene que ver con los recuerdos de las grandes fiestas, la gente celebrando. Una música que en el arte más elitista ha sido vapuleada, y que me permite encontrarme con mis amigos, con mi familia, con mi comunidad. Temas que le traen recuerdos a mi madre con historias que ha tenido. Es la música de la otredad que abraza a este personaje drag, marica, marrón, de las orillas, del interior”, concluyó. El video de “Ramita Seca, la colonialidad permanente” se encuentra.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...