Japón y Alemania con diferentes criterios con respecto a los hinchas

La J-League, la liga profesional de fútbol de Japón, decidió ayer mantener al menos hasta septiembre el tope de 5.000 espectadores en los estadios para prevenir posibles contagios de coronavirus.

 

El último campeón en la Liga de Alemania fue Bayern Munich en un torneo que tras su reanudación no tuvo hinchas en las tribunas.

 

Los organizadores del campeonato nacional nipón optaron por no ampliar la entrada de espectadores hasta la mitad del aforo de los estadios, tal y como estaba inicialmente previsto, durante una reunión extraordinaria entre los representantes ejecutivos de todos los equipos celebrada ayer.

Esta medida fue tomada en el contexto de contagios continuados de coronavirus en Japón, una situación que también afectó a la J-League, con varias infecciones entre jugadores y personal de equipos que incluso obligaron a suspender partidos.

El último de estos contagios anunciado ayer afecta al técnico Kim Myung-Hwi, entrenador de Sagan Tosu, en el que militó hasta el año pasado el español Fernando Torres.

La liga profesional nipona se reanudó a comienzos de julio después de una suspensión de cuatro meses debido a la pandemia, y desde el día 10 de ese mismo mes permite la entrada de espectadores en los estadios aunque con un tope de 5.000 personas y siempre que se pueda mantener una distancia de seguridad interpersonal.

Las medidas preventivas en la liga nipona también incluyen realizar test PCR frecuentes entre jugadores y trabajadores de clubes, la recomendación a los futbolistas de evitar el contacto estrecho en entrenamientos y partidos o la prohibición de gritar y cantar para los espectadores que acudan a las gradas.

Los protocolos aplicados para la vuelta de público a los estadios de béisbol y fútbol, los dos deportes más populares de Japón, son seguidos con atención por los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, que podrían inspirarse en estos casos prácticos de cara al evento deportivo internacional previsto para el próximo año, informó la agencia de noticias EFE.

En Alemania

El Gobierno alemán rechazó ayer la posibilidad de abrir gradualmente los estadios al público en el inicio de la Bundesliga, previsto para el 18 de septiembre, una idea que impulsaban los clubes en el marco de la pandemia de coronavirus.

La Bundesliga, que consagró campeón a Bayern Munich por octavo año consecutivo, fue la primera de las grandes ligas de Europa en reanudarse y aspiraba a ser también la primera en habilitar el ingreso de los aficionados a los estadios.

"Sería una mala señal", afirmó el ministro de Salud, Jens Spahn, al bajarle el pulgar a la iniciativa frente a un rebrote de la enfermedad en Alemania que pone en guardia al Gobierno encabezado por la canciller Angela Merkel.

"La Liga alemana de fútbol (DFL) insistió siempre en que la lucha contra el coronavirus es la prioridad y por ende respeta la postura del Gobierno", informó la Bundesliga.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...