En La Quiaca el peor "enemigo" es interno

La situación epidemiológica en La Quiaca va complicándose. La gente parece no tomar conciencia de los riesgos que representan las "juntadas" con amigos. El peligro de contagio ya no es al otro lado de la frontera, sino puertas adentro

Ayer se conocieron seis nuevos casos positivos de coronavirus, tres hombres y tres mujeres, mientras que los test a ocho personas arrojaron resultados negativos. En tanto otras cinco personas están a la espera de conocer si están infectadas o no. Fuentes confiables indicaron a El Tribuno de Jujuy que las consultas telefónicas locales aumentaron.

La zona norte de La Quiaca permanecerá completamente aislada hasta las 0 del sábado. La medida se tomó para avanzar en un operativo sanitario, casa por casa alrededor de todas las manzanas que tienen los barrios Norte y Jesús Olmedo, en busca de detectar más personas con síntomas o que hayan participado de encuentros sociales prohibidos.

Si el domingo se dispone otra vez restricción a nivel provincial para circular y comercios cerrados, los vecinos de esos barriales recién el lunes 17 podrán retomar sus actividades fuera del hogar.

Son pocas las situaciones a nivel país y provincia en las que aíslan barrios, porque los vecinos se niegan a brindar detalles si participaron o no de fiestas clandestinas.

Cuando el Comité Operativo de Emergencias fronterizo prácticamente suplicaba a las personas permanecer en sus hogares, el viento característico de agosto se llevó sus palabras.

Ese día (1 de agosto) la Policía debió intervenir en cinco fiestas clandestinas, las cuales se realizaban en diferentes sectores barriales.

La Unidad Regional 5 está diezmada en su labor operativa en la frontera, y eso repercute en el control dentro del éjido urbano, cuando las denuncias por reuniones ya no son exclusivas los fines de seman

Un par de meses atrás los "cañones" apuntaban a que el virus no provenga de Bolivia, pero con los hechos acontecidos en la ciudad fronteriza quedó comprobado que el único "enemigo" es el interno.

El principal inconveniente es el consumo desmedido de alcohol, en nombre de la ancestral Pachamama.

Desde el Poder Ejecutivo quiaqueño siguen apelando a la conciencia social del vecino, en relación a la ingesta de bebidas alcohólicas.

Por lo tanto no ven con buenos ojos aplicar la "Ley Seca". "No hay peor ciego que el que no quiere ver", proclama un conocido refrán.

El Concejo Deliberante intentó aprobar una ordenanza en relación a la prohibición de venta de alcohol en todo el ejido de La Quiaca, pero todo cayó en saco roto al no haber quórum para la sesión extraordinaria del jueves por la tarde.

La semana que viene la circulación se permitirá de 8 a 18.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...