El destino quiso que se quede  en Jujuy y enfrente el Covid

Cuando el jujeño Matías Villa de 25 años se recibió el año pasado de enfermero, jamás imaginó que la pandemia iba a cambiar el rumbo que él quería darle a su vida. En aquel momento pensaba radicarse en la provincia de Buenos Aires, para ejercer su profesión y a su vez estar acompañado de otros familiares. Pero todo cambió cuando el Gobierno provincial, a través del Comité Operativo de Emergencia, hizo un llamado a los enfermeros para que se sumen a la primera línea de la lucha contra el Covid-19. Y así fue como él se sumó al equipo de salud y ahora se siente muy feliz de poder trabajar y al mismo tiempo estar en compañía de sus padres y hermanos en su tierra natal.

Al igual que sucedió en varios países, en nuestra provincia han surgido los héroes que han puesto en riesgo su vida en los hospitales para salvaguardar la de los pacientes. Y un héroe dentro de esta batalla es el palpaleño Villa, quien realizó sus estudios en el Instituto de Educación Superior Nº 11 y hoy pone a su profesionalidad por encima de todo. "Siempre les dije a mis padres que si yo me iba, quizás hubiera quedado varado en aquella provincia y no tendría la posibilidad de estar trabajando en este momento. Gracias a Dios me quede aquí y estoy luchando en mi provincia", dijo.

Asimismo, recordó que antes de sumarse a esta lucha habló con sus padres y hermanos para saber qué pensaban de este importante paso que daría, teniendo en cuenta el difícil contexto sanitario que empezaba a atravesar la provincia. "Pedí la opinión de ellos porque me importa también su salud. Me dieron el visto bueno, esa sería mi primera experiencia laboral", sostuvo.

El 14 de julio ingresó al hospital de campaña montado en la Ciudad Cultural, hoy se desempeña en el sector de aislamiento, donde se asiste a pacientes positivos con Covid-

19. Cinco días a la semana durante ocho horas se viste con la bata reforzada, se pone guantes y su tapa boca para ofrecer a través de su noble labor un respiro de esperanza para los que desde su casa o trabajo desean que esta situación finalice.

Recordó que al principio estar en las instalaciones le generó un poco de miedo. Y describe que por primera vez tenía al virus frente a él. Dijo que con el paso de los días "me fui acostumbrando y perdiendo el miedo. Empecé a tener más confianza en mí mismo, reconocer que yo sabía qué es lo que tenía que hacer y de qué manera cuidarme", dijo.

Recuperar la confianza

Ante la pregunta sobre de qué manera asisten a las personas que padecen este virus, explicó que son muchas y se empieza por llevarlos a la habitación donde son controlados, se valora su estado de salud y en caso de que este requiera oxígeno, los profesionales preparan todo el sistema para poder asistirlos en el momento. "Algunos pacientes llegaron con falta de oxígeno, con mucha tos, otros descompensados y con los cuidados que nosotros les brindamos vemos cómo van evolucionando. Gracias a Dios vinieron varios pacientes a los que se les fue retirando las vías, el oxígeno y se pusieron mucho mejor", recordó.

Dados de alta, un orgullo

En un tramo de la entrevista con este valiente enfermero, aseguró que trabajar junto a otros compañeros en la lucha contra el coronavirus le genera orgullo y mucha felicidad. "Me encontré con colegas que me ayudaron, me guiaron, me decían que no debía tener miedo sino mucha confianza en mí, y eso me fue ayudando". Ahora, cuenta que se siente muy cómodo y seguro por estar acompañado de grandes profesionales que a diario lo ayudan a progresar. "Siempre damos lo mejor de nosotros. Sentimos mucho orgullo cuando un paciente es dado de alta y nos agradece por la atención que les dimos", sostuvo Villa.

"Nunca pensé en dar un paso al costado, yo sé que Dios me va a proteger y nos va a ayudar", fueron las palabras de Matías Villa, otros de los héroes que día a día lucha contra esta pandemia.

.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...