Manga de langostas en Salta podría llegar a Jujuy

Hay posibilidades de que llegue una de las cinco mangas de langostas que se estiman recorren el NOA y podría entrar a Cuyo. El coordinador del programa nacional de langostas y tucuras de Senasa, Héctor Medina, informó que hasta ayer estaban en Embarcación y Pichanal, Salta, y que dependiendo de los vientos podría ingresar a territorio jujeño como hace un par de años. Instan a informar si se visibiliza.

"En el NOA hay 5 mangas dando vueltas en Santiago del Estero, Tucumán, Chaco y Salta", afirmó el coordinador del programa nacional de langostas y tucuras del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Héctor Medina. Lo hizo en conferencia de prensa virtual para periodistas de Apera donde informó que en Entre Rios se logró controlar la primera de las plagas de langostas que ingresó en mayo al país, después de pasar por las provincias de Chaco, Formosa, Santa Fe y Corrientes.

"La posibilidad de Jujuy es un poco más concreta, esta manga está muy cerquita, está en la zona de Embarcación y Pichanal con lo cual un viento la podría hacer ingresar a Jujuy, cosa que por ejemplo no pasó el año pasado. La situación de posible ingreso existe, es una realidad y está al tanto toda la zona de productores de la provincia de Jujuy", precisó Medina.

Explicó que en Salta la manga pasó por Las Lajitas, Rosario de la Frontera, y que años anteriores ya tuvieron problemas de langostas. Consideró clave seguir monitoreando las condiciones climáticas, el viento que determina la migración ya que debe poder cumplir con su ciclo, podría ingresar de Salta o a Bolivia, o a Formosa.

Explicó que se cree que hay un factor de movimiento, la langosta se forma en Argentina de enero a marzo sube al Norte y se estima que es por mayor temperatura, y una vez que el invierno finaliza y comienza la primavera descendería hacia otras latitudes. Se cree que es un patrón circular, porque cuando las temperaturas son frías no se pueden reproducir, según la hipótesis y por ello bajaría a La Rioja, Catamarca, Santiago del Estero donde pondrían huevos, pese a que podría cumplir su ciclo en cualquier lugar.

"Todas las mangas ahora están en la región del NOA, que es el padrón de movimiento más frecuente que tuvo en los últimos cinco años, con lo cual seguimos en situación de alerta pero con riesgos muy bajos", explicó Medina.

La segunda manga que se detectó, y no están seguro si era una o dos, entró por Santa Victoria Este, la triple frontera Bolivia y Paraguay, por lo que le habían avisado desde el vecino país que había una al norte y que con proyecciones de viento sabían que iba a pasar y sucedió, ingresó a Pichanal y Embarcación.

Reiteró que las rutas suelen repertirse porque se entiende que puede tener que ver con que las langostas emiten feromonas, por lo que hay corredores donde se repiten. Dijo que La Rioja suele ser uno de los epicentros, junto a Catamarca, Córdoba y Santiago del Estero. De hecho recordó que en La Rioja el año pasado se hizo un control aéreo para poder contener, y en 2017 llegó hasta Río Cuarto.

"El año pasado hubo una plaga bastante similar en cantidad de insectos pero ahora por el Covid que afecta al personal, los insumos y el control, es más complicado este año realizar acciones", sintetizó Medina.

El objetivo es controlarlas pero no a cualquier costo

El objetivo es controlar a la langosta pero no a cualquier costo, con lo cual tienen un protocolo integrado con dos programas (sanidad agrícola) donde se indica cómo actuar para su control, pero siempre resguardando el medio ambiente, la salud animal y humana. Medina dijo que hay mucha contradicción de los dos lados, gente que exige control y otra que exige que no se haga. Sostuvo que los controles son difíciles de hacer en zonas donde la población de langostas es baja justamente porque deben contemplar cercanía a centros urbanos, de animales, cursos de agua, presencia de colmenas, tienen un protocolo y no siempre se puede hacer.

Es que la cantidad de langostas que tienen una manga, según una estimación de FAO, es que en un kilómetro cuadrado (km2) hay hasta 40 millones de insectos. “Las mangas en Argentina rondan en promedio 20 a 25 km”, dijo y que suelen recorrer territorio hasta 150 km por hora. Se estima que actualmente suele ocupar un territorio de aproximadamente 120 mil km2. Explicó que el registro en Argentina, para que sea plaga, se deben hacer ensayos para todas las especies de cultivo y que para la langosta es complejo porque podría comer cualquier planta. Por ello explicó que Senasa hizo autorización de algunos productos en base a un estudio de un grupo de FAO que trabaja en insecticidas, eligieron algunos principios activos y se autorizó de manera provisional.

La langosta tiene predadores y controladores, mamíferos, aves y reptiles, pero explicó que cuando se llega a un nivel de plaga como el actual esa regulación del ambiente se ve superada. Es un insecto nativo de la región, es parte del ecosistema, y tiene una capacidad reproductiva tan alta que en cada ciclo crece la población exponencialmente. Planteó que una manera de identificarlas es cuando hay aves cerca, pero aseguró que se busca un control biológico en Argentina, a través de hongos entomo-patógenos que tenga la posibilidad de aplicarse como insecticida.

Es decir, de la misma manera que se aplican otros, formular a partir de un elemento natural, prefiriendo que sea nativo, de modo de producirlo y llevarlo al ambiente para control biológico que sería inocuo para la salud humana, pese a que siempre puede haber impacto. Se puede denunciar en acridios@senasa.gob.ar; la línea telefónica gratuita es 0800-9992386 opción 3, o 0888 420409, en las oficinas de San Pedro con Inta; en la Municipalidad de Yuto; en Senasa en San Salvador de Jujuy, de calle Salta 879, 4244703, o Alberdi 84. También se puede bajar la aplicación lanzada “Alerta Senasa” para el celular que permite subir foto y dar la georreferencia.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...