La unión de vecinos para  afrontar momentos difíciles

El loteo El Chalchalero está ubicado en el barrio Los Perales y es un sector en el que los vecinos están organizados para ayudarse y cuidarse en estos momentos de pandemia y ante otras dificultades que puedan presentarse en el lugar.

 

El barrio surgió en los 70 primero fue un asentamiento que de a poco se fue poblando e instalando servicios.

Esta iniciativa la promovió el centro vecinal que asignó a un representante por cuadra para que los habitantes puedan comunicarle si tienen inconvenientes a fin de poder resolverlo en conjunto o realizar las gestiones pertinentes.

En ese sentido, Silvia Quispe, presidenta del centro vecinal, mencionó en diálogo con El Tribuno de Jujuy, que "los vecinos somos muy unidos, en cada manzana hay un representante que se encarga de la gente que vive ahí. Eso hace que lleguemos más a la gente y a sus necesidades. Para el Día del Niño hicimos una movida de adornar las casas con globos con los nombres de los chicos y hacerles cartelitos ya que no podíamos hacer un evento con mucha gente".

Son más de 120 familias las que viven en el barrio. "Cuando empezamos con el tema del trámite del centro vecinal escuchamos quejas de que en algunas manzanas no se enteraban de las cosas entonces se hizo una comisión con uno de cada manzana con el compromiso de comunicarle a los vecinos las novedades que vayan surgiendo", añadió.

Asimismo comentó que "estamos esperando que la municipalidad capitalina nos saque los árboles que están en medio de la calle, ya presentamos notas. Necesitamos también que nos vengan a vacunar a las mascotas desde zoonosis contra la rabia".

En relación a la inseguridad sostuvo que antes ocurrían hechos delictivos de personas que iban de otros barrios a robar a la zona pero esa situación mermó demasiado en este último tiempo. "Ahora nos sentimos tranquilos, la verdad que se está respetando mucho y hay más seguridad", dijo.

La cuarentena

Sobre la pandemia y el acatamiento de los vecinos a las medidas de bioseguridad como ser el aislamiento y distanciamiento, comentó que no tuvieron mayores inconvenientes y que la gente cumple con el protocolo.

Al respecto indicó que "solamente hubo problemas al principio, durante la primera etapa de la cuarentena estricta, venían chicos de otros barrios y con algunos de acá se realizaban juntadas pero llamamos a la policía y se pudo solucionar eso. Ese día vinieron muchos patrulleros, hubo peleas entre mujeres y bueno, fue feo. Después de eso no hubo problemas grandes".

"Después tenemos una abuela que sufrió un ACV que necesita ayuda entonces los vecinos juntaron donaciones y se le compró insumos para que una persona le realice las atenciones que precisa", afirmó.

Sobrepoblación de mascotas

Uno de las principales problemáticas del sector es la cantidad de perros que se encuentran en las calles sin los cuidados requeridos para el bienestar del animal. Desde el centro vecinal hicieron campañas de castraciones pero persiste la irresponsabilidad de algunas familias que poseen más de 5 perros o 10 en algunos casos. Sobre eso, señaló que "el lote no puede tener diez perro porque queda chico, entonces me parece que la gente no toma conciencia de los perros en la calle. No digo que los tengan flacos y hambrientos, los cuidan, pero los perros viven en la calle y a causa de eso tuvimos muchos problemas y hasta hubo denuncias penales. Está bien que tengan mascotas pero no deben perjudicar a los demás. Tenemos problemas con el cartero que no entra por miedo a que lo muerdan".

Primeros tiempos

Los primeros años fueron los más difíciles en El Chalchalero debido a que muchas familias no contaban con la tenencia de sus lotes pero con el tiempo se realizaron los trámites y obtuvieron el respaldo legal para poder pagar sus respectivos terrenos.

Comenzó siendo un asentamiento en los 70 y de a poco se fue poblando. Eran sólo tres familias al principio, luego fueron llegando más en conjunto con la instalación de los servicios, la delimitación de las calles, el cordón cuneta y demás.

Para constituirse como un barrio fue necesario que cada vecino brinde su aporte y colaboración ya sea económica o mano de obra y así arreglar diversos temas de espacios públicos.

"Una vez cayó mucho granizo y una de las entradas al barrio quedó obstruida, y los bomberos no podían ingresar. Entonces decidimos abrir la calle entre los vecinos y con mucho esfuerzo lo logramos", finalizó Silvia Quispe.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...