La pérdida de un familiar los inspiró a ayudar a los demás

El merendero “Hoy nos iluminás desde el cielo Gastón” está ubicado en las 150 Hectáreas remanente 2 del barrio Alto Comedero,  fue impulsado por la familia Gómez que al principio de este año sufrieron el fallecimiento del joven Gastón y en un acto de resiliencia decidieron transformar ese dolor en solidaridad.

Ramiro Gómez, precursor de esta iniciativa, comentó, en diálogo con El Tribuno de Jujuy que “le puse ese nombre en honor a mi sobrino que le peleó a la leucemia y su lucha contra el cáncer duró un año, pero en un accidente lamentablemente perdió la vida. Fue antes de volver a Buenos Aires a hacerse un trasplante de médula. Yo fui el tío compinche, siempre tuvimos una linda relación, nunca nos juzgamos, éramos dos locos que nos queríamos mucho, y se nos fue en enero de este años”.

Remarcó que esa situación y otras que lo marcaron en su infancia lo motivaron a poner su corazón para ayudar los que más necesitan, “de chico tuve una vida muy complicada, pasé por muchas cosas, nunca violé ni maté a nadie pero si me costó mucho salir adelante. Tuve la necesidad de decir que me falta un plato de comida, y también sufrí mucho por mi hermano que nació con una enfermedad que se llama síndrome de Cartagena”.

“Ver a los chicos que se sientan afuera de mi casa y que no tienen un plato de comida me duele mucho. No tienen una contención, siempre con mi esposa los asistimos. En el merendero nos ayuda mucho mi hija y mi familia. Después también hay gente que me ayudó que vive en distintas partes, son muchas personas solidarias que cada vez están saliendo más por las tantas necesidades que hay hoy en día. Es lindo saber que esto contagia a los demás”, añadió.

Para brindar colaboración con el merendero “Hoy nos mirás desde el cielo Gastón” pueden comunicarse al número: 3885224880

En ese sentido expresó que “es difícil, explicar lo que se siente hacer esto, no es una obligación, es una felicidad gigante y más porque lo recuerdo a él de esa manera que fue un luchador y saber que con un granito de arena puedo ayudar a los demás. Sobre todo a los chicos que son el futuro de nosotros y el día de mañana no caigan en alguna tempestad como la que me tocó vivir y gracias a Dios pude salir. Me pasó de vivir cosas muy duras con las drogas, con el apoyo de mi mamá, mi mujer y mucha gente pude revertir esta situación”.

Afirmó que inició con esta labor solidaria desde el año pasado repartiendo donaciones a vecinos y al comedor del barrio. Luego, al ver que la pobreza se acrecentaba en su zona, decidió crear su propio espacio y ahora lo hace de forma continua. El miércoles pasado se acercaron a pedir alimentación más de 300 personas, por eso es que la solidaridad de la población jujeña siempre es importante para sumarse a este proyecto solidario.

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...