Coronavirus: el "fracaso" del regreso a clases en Israel

La pandemia de coronavirus no sólo generó una crisis inédita sanitaria sino también un problema inmenso en la educación. Y mientras algunos países preparan los protocolos de reapertura de las escuelas, Israel​, uno de los primeros países en reanudar las clases, "ilustra los peligros de moverse con demasiada precipitación".

En un principio, el manejo de la pandemia​ por parte de Israel fue considerado exitoso. Un país que en muchas ocasiones mostró estar un paso adelante. Había cerrado las escuelas en marzo y rápidamente implementó el aprendizaje remoto para sus dos millones de estudiantes.

Tras unos meses, a mediados de mayo y con la confianza del bajo número de infectados, el Gobierno israelí reabrió por completo los centros escolares.

Pero sucedió lo que pocos presagiaban: la secundaria Gymnasia Ha'ivrit de Jerusalén pronto se convirtió en el mayor brote en una sola escuela en el país y, posiblemente, en todo el mundo. Hubo 154 estudiantes y 26 miembros del personal infectados, difunde RT.

Danniel Leibovitch, director de Gymnasia, explica a The New York Times que hubo "una euforia general" en la sociedad. "La sensación de que habíamos afrontado bien la primera ola y que había quedado detrás de nosotros", amplía. 

Pese a que el Ministerio de Educación había emitido instrucciones de seguridad como el uso de tapabocas, la apertura de ventanas, el lavado frecuente de manos y la distancia de seguridad, un aspecto clave falló: el distanciamiento social. 

Para colmo, explican que ante una ola de calor, lejos de dar marcha atrás, les permitieron a los alumnos dejar de usar mascarillas durante cuatro días. Peor aún, cerraron la ventana para recurrir el aire acondicionado.

Propagación

Fue así que, indefectiblemente, el coronavirus pasó de las escuelas a los hogares. Y luego a vecinos, que a su vez lo transmitieron a otros estudiantes, y llegó a más institutos educativos y docentes, detalla la publicación.

La experiencia finalmente terminó bastante mal. El Ministerio de Educación cerró más de 240 centros y puso en cuarentena a más de 22.520 maestros y estudiantes. El saldo al término del año escolar fue de 977 alumnos y maestros contagiados, según las autoridades. 

Muchos señalaron justamente a la reapertura anticipada de las escuelas como el detonante de una segunda ola de contagios de Covid-19. Siegal Sadetzki, quien renunció como director de Servicios de Salud pública de Israel, reconoció que las insuficientes precauciones en las escuelas tuvieron que ver con el nuevo brote.

Como contrapartida y más benévolo, Ran Balicer, funcionario de atención médica israelí y asesor del primer ministro sobre la pandemia, explica que podría haber ocurrido "en cualquier otro entorno" por la rápida reapertura.

Experiencia a mirar

Eli Waxman, profesor del Instituto de Ciencia Weizmann y presidente del equipo que asesora al Consejo de Seguridad Nacional de Israel sobre la pandemia, calificó la reapertura precipitada vuelta a clases presenciales como "un gran fracaso". También advirtió en el periódico a que otros países a no tomaran el ejemplo.

"Si hay un número bajo de casos, existe la ilusión de que la enfermedad ha terminado", sentencia Hagai Levine, profesor de epidemiología en la Universidad Hebrea y la Escuela de Salud Pública Hadassah, y publica en su artículo RT.

Levine sostiene que abrir el sistema educativo es necesario, pero "gradualmente, con ciertos límites, y debes hacerlo de una manera muy cuidadosa".

Un nuevo año escolar en Israel​ arranca el 1° de septiembre. Más allá de los errores reconocidos, descartan el cierre de las instituciones educativas. "Esta es una pandemia a largo plazo", explicó Nadav Davidovitch, asesor de políticas de pandemia del Gobierno. 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...