Redistribuir las tareas de cuidados en los hogares

La cuarentena modificó muchos hábitos cotidianos, pero lo que no cambió fue la distribución de las tareas de cuidados en los hogares, sino que creció el peso de estas tareas sobre las mujeres. En tiempos de aislamiento obligatorio esta carga se hace sentir con más fuerza y es un factor clave de la desigualdad entre los géneros.

Las tareas de cuidados son las actividades básicas que se hacen para vivir, como hacer las compras, cocinar, la limpieza del hogar como barrer, planchar, ordenar y hacer la cama, entre otras; el cuidado directo de otras personas, niños, niñas, personas mayores, personas con discapacidad que requieren apoyo; la coordinación de horarios y traslados (médico, escuela, cumpleaños, actividades extraescolares, apoyo escolar) y tareas comunitarias y otras tareas en el barrio.

La emergencia sanitaria afecta a todos, pero más aún a quienes están mayoritariamente a cargo de las tareas domésticas y del cuidado de niños, personas adultas mayores, con discapacidad u otras personas dependientes. Es bien sabido que el no reconocimiento de las tareas de cuidado y domésticas, asumidas mayoritariamente por las mujeres, construye los cimientos de la desigualdad económica: las brechas salariales, la exclusión o flexibilización en el mercado laboral, la dificultad para capacitación o especialización, entre otras.

El Observatorio Mujeres, Disidencias, Derechos realizó una encuesta sobre "Tareas de Cuidado y Uso del Tiempo, en épocas de pandemia" que pone en evidencia estas desigualdades invisibilizadas, en donde participaron 3.995 mujeres mayores de 18 años de edad, pertenecientes a 23 provincias y Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El estudio muestra que el 50% de las encuestadas tiene niños, niñas o adolescentes a cargo, el 14% de las encuestadas tiene personas mayores a cargo, el 7% de las encuestadas tiene personas con discapacidad a cargo.

En cuanto al acceso a trabajo remunerado, se observó que sólo el 43% ejerce o desarrolla trabajo remunerado durante la cuarentena, cumpliendo en promedio una jornada laboral diaria remunerada de 4 horas 49 minutos. El 35% lo hace de forma autogestiva o independiente. Asimismo, el 75% de las encuestadas refiere que disminuyó el ingreso de dinero en su hogar durante la cuarentena.

En lo que refiere al trabajo no remunerado, la muestra expone que en promedio las mujeres con hijos y con pareja e hijos destinan 10 horas diarias a las tareas domésticas. Las mujeres que viven solas, exactamente la mitad. Si tienen a su cuidado a personas mayores, se le suman 82 minutos (1 hora 22 minutos) y en el caso de personas con discapacidad se le suman a esa jornada 125 minutos diarios en promedio (2.05 horas). Esas tareas de cuidado son compartidas con otro adulto en el hogar en menos del 40% de los casos.

El 58% de las mujeres que viven solas con hijos refirió no destinar horas para navegar en internet o redes sociales. Asimismo, la mitad de ellas no dedica tiempo al estudio o capacitación. El 52% de las mujeres que viven en familia con pareja o hijos no destina ninguna hora a la realización de deportes. El 40% de ellas tampoco dedica minutos al estudio o formación.

Silvia Ferreyra, coordinadora nacional de Mumala, destacó: "Necesitamos la puesta en marcha de medidas integrales hacia el reconocimiento del trabajo doméstico y de cuidado. Tenemos derecho a ser cuidados, y que esas actividades sean reconocidas, que sean repartidas en una forma más democrática y equitativa en los hogares y no recaigan sobre nosotras y perpetúen las desigualdades".

Hace unas semanas atrás, el Estado nacional conformó la Mesa de Políticas del Cuidado, la directora nacional de Políticas de Cuidado, Lucía Cermi, indicó que la redistribución de las tareas del cuidado es un problema público y que el documento presentado por la mesa "visibiliza la problemática que habitualmente sólo las organizaciones feministas ponen sobre la mesa, que es una de las principales causas de la brecha salarial".

Para las autoridades, se trata de un hecho histórico, ya que es la primera vez que el Gobierno nacional aborda el tema de manera unificada, considerándolo una Política de Estado.

Para Cermi, "la brecha de los cuidados es la principal causa de la brecha salarial y uno de los principales actores de la feminización de la pobreza. La desigualdad en los cuidados profundiza, incluso, las situaciones de violencia y está conectada con todas las desigualdades de género que tienen más visibilidad", agregó. La especialista aseguró que "quien entiende los problemas de las tareas de cuidado entiende que abarca muchos aspectos como reorganizar el tiempo, los recursos y hasta los patrones culturales".

Documento para armar una agenda de derechos

La Mesa Nacional de Políticas de Cuidados presentó un documento denominado “Hablemos de Cuidados”, que tiene como objetivo implementar políticas integrales que aporten a reconocer al cuidado como una necesidad, un trabajo y un derecho -tanto a cuidar como a que las personas sean cuidadas- en todos los tipos de familia, reconociendo su diversidad; redistribuyendo el cuidado entre varones, mujeres y otras identidades, y entre los hogares, el Estado, las empresas y las comunidades.

Para la redacción del documento se tuvieron en cuenta normativas y convenciones vigentes, para establecer desde donde se parte y, desde allí, armar una agenda de derechos de las personas que realizan estas tareas. Pero es necesario pensar ¿quiénes participan de la organización social del cuidado? Participan todas las personas que lo necesitan, cuando nacemos, cuando nos enfermamos, si somos niños, niñas, adolescentes, personas con discapacidad, personas mayores, las personas que hacen las tareas como padres, hermanos, tíos, abuelos, vecinos; los que proveen cuidados en instituciones (cocineros, trabajadores del sistema de salud, personal de limpieza, trabajadoras de casas particulares, espacios comunitarios, instituciones y las normas que regulan directa o indirectamente las actividades vinculadas).

El documento se puede observar en: https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/mesa-interministerial-de-politicas-de-cuidado.pdf. La Mesa Interministerial de Políticas de Cuidados está conformada por el Ministerio de las Mujeres, los ministerios de Desarrollo Social; Trabajo, Empleo y Seguridad Social; Educación; Salud; Economía, el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (Pami); Andis (Agencia Nacional de Discapacidad); Anses; Afip (Administración Federal de Ingresos Públicos); Inaes (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social), y el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...