"Denuncias de grooming aumentaron en los meses de cuarentena el 30%"

¿Hubo un aumento de "grooming" durante la pandemia?

Lo real es que esta pandemia ha generado un aislamiento social físico pero no virtual. Esto quiere decir que estamos consumiendo más internet, y que tanto los adultos como los chicos estamos mayor tiempo conectados. Esta sobreconexión de los chicos sin duda los expone a diferentes situaciones de peligro.

Refiriéndonos al "grooming", lo definimos como una problemática global que algunos expertos denominan a nivel mundial como la "ciberpandemia", porque los ciberdelitos han crecido fuertemente en este tiempo.

En Argentina los índices de denuncia de grooming aumentaron en los meses de cuarentena el 30% y actualmente ya están cerca del 40%. En nuestro país, el "grooming" es un delito que consiste en el abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes en internet, donde este acosador sexual es un adulto mayor de 18 años que se va a contactar a través de las redes sociales e internet, y va a manipular las emociones de los chicos y los va a estimular sexualmente para poder obtener imágenes o videos con contenido sexual o con desnudez.

Que los chicos pasen la mayor parte del tiempo de cuarentena consumiendo internet, ¿es peligroso?

El hecho de que ellos estén más tiempo conectados los expone con mayor intensidad a diferentes peligros. Pueden ser varios, no tan solo el delito de grooming, podemos hablar de la práctica de "sexting", que es el sexo virtual, es el "ciberacoso" entre chicos, con mensajes discriminatorios y agresivos. Constantemente están expuestos a diferentes peligros, pero el punto no es que conectándose los problemas suceden, la cuestión es también dónde estamos los adultos para poder acompañarlos y orientarlos para que ellos puedan convivir en esta cultura digital que nos atraviesa a todos y que incluso hoy cada vez es más fuerte.

¿Qué franja etaria es la más elegida por los acosadores?

Las víctimas pueden ser de cualquier edad de menos de 18 años, pero la franja etaria más vulnerable es de los 12 hasta los 15, en las que más casos se dan, pero también de 16, a punto de cumplir 17.

¿También hay acosadores menores de edad?

Sí, se está viendo mucho, pero lo que tenemos que diferenciar es que cuando hablamos de grooming, en el delito hay tres actores, el acosador, que tiene que ser un adulto mayor de 18 años, la víctima, un menor de 18 años, y ese abuso sexual que se tiene que dar en la virtualidad.

Este acoso sexual entre adolescentes existe y es una problemática, y según la gravedad poder terminar con medidas judiciales

Durante la pandemia se avanzó en muchas políticas ligadas a la salud, educación, economía y otras, pero en materia de seguridad y control de este delito, ¿se avanzó?

Una de las cuestiones centrales para trabajar este delito es desarrollar políticas de prevención, porque el abuso sexual en internet sigue siendo poco conocido tanto por chicos como por los adultos, entonces si lo desconocemos difícilmente vamos a poder identificarlo y poder intervenir.

En relación a políticas públicas, hace un par de días se presentó un proyecto de ley en el Congreso llamado "Mica Ortega" en referencia a una adolescente de la provincia de Buenos Aires que fue víctima del grooming y terminó asesinada. Esta ley plantea trabajar en una campaña nacional de concientización y prevención. Ya tiene media sanción en el Senado y esperamos en estos días el debate en Diputados.

En Jujuy, ¿la gente se acerca a denunciar? ¿Cómo llegan ustedes a los casos de grooming?

El tema de las denuncias se maneja desde el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, a través de su equipo "Niños", que trabaja grooming y explotación sexual infantil. Decimos que cuando hablamos de estas denuncias "hay una caja negra", esto quiere decir que en el cotidiano son muchos los casos que se dan de este abuso sexual en internet contra los chicos, pero no todos, y en su mayoría no llegan a ser denunciados, porque es muy difícil.

Siempre doy este ejemplo, una chica de 15 años que pensaba que estaba conectándose con un chico de su edad, que se ilusionó y pensó que había una relación y decidió enviarle una imagen con desnudez, después se da cuenta de que atrás de eso hay un adulto, que la está amenazando y que cada vez la extorsiona más. ¿Cómo hace esa adolescente para contarle a su mamá o papá o algún adulto a cargo que envió una foto?. Es difícil, porque hay cuestiones emocionales, psicológicas y sobre todo de la intimidad sexual que sabemos que son muy delicadas y nos cuesta contar.

¿Qué características tienen estos acosadores? ¿Cómo se pueden identificar?

Estos acosadores pueden tomar dos perfiles. Por un lado, el perfil que más se ve es el de acosador adulto, el que se hace pasar por otro chico o chica, es decir, su identidad digital es falsa, se crea personajes según la víctima que quiera atrapar.

Otro tipo de acosador sexual en internet son estas personas adultas que se muestran tal cual son, por ejemplo, un policía, un kiosquero, un vecino o un adulto que conozcan los chicos y que, como ya hay una confianza construida, directamente se muestra tal cual.

Otra característica de estos acosadores es que nunca atacan a una sola persona, generalmente lo hacen siempre en grupos, entonces cuando identificamos a un acosador, estamos identificando mínimo a cinco víctimas, si no son más.

Ahora, ¿qué hacen estos acosadores? En primer lugar, apelan a la amistad y a las relaciones de pareja, de noviazgo, ellos convencen y manipulan las emociones de los chicos haciéndose pasar por amigos o pareja.

Alguna recomendación a los padres o adultos responsables...

La primera recomendación, tomarse el trabajo de conocer la vida digital de sus niños, niñas y adolescentes, qué redes sociales usan, qué actividades hicieron ahí adentro. Así como preguntamos cómo te fue en la escuela, cómo te fue en la cancha de fútbol, acá es igual, hay que preguntar qué pasa, conocer ese mundo virtual, porque es parte de conocerlos a ellos también.

Otra cosa importante es acompañar esa vivencia que los chicos tienen en internet, pero no desde un lado de policía controlador, porque eso va a producir, sobre todo en los más grandes, un rechazo y ocultamiento de información.

Los chicos necesitan que los padres se acerquen desde un lugar de más acompañamiento, de poder orientarlos y de brindarles algunas herramientas, por ejemplo de cuidar datos personales, no publicar direcciones o fotos, orientarlo acerca del peligro del anonimato digital, pero siempre apostando a un diálogo, donde ya se pueda construir una confianza entre padres e hijos, entonces cuando se sientan en peligro o ven algo raro, pidan ayuda a sus padres, porque van a sentir que los van a ayudar y que no se van a enojar, ni los van a culpar.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...