"La cuarentena interminable es caldo de cultivo para las acciones psicopáticas"

-¿Cómo se analiza desde la psicología esta ola de femicidios y desapariciones de personas en la provincia durante los últimos días?

-Estas desapariciones se inscriben lisa y llanamente en el ámbito de la psicopatía que tiene que ver con acciones criminales de generar angustia a la sociedad, de causar dolor y cosificar al otro. El psicópata se desenvuelve delante de nuestros ojos, pero nuestros ojos no lo visibilizan y ahí está el problema y es cuando nos preguntamos cómo es posible que se hayan desaparecidos miembros de la comunidad frente nuestro.

En este sentido, una de las cosas más importantes es modificar la perspectiva de qué es lo que vemos. La psicopatía nos hace perder la practicidad, nos volvemos poco prácticos. Podemos ver que los esfuerzos policiales son cualquier cosa menos prácticos. El primer nivel de contención contra la psicopatía tiene que ser el alerta barrial y social, que es el mecanismo más eficiente que cualquier intento de control policial.

-¿Cómo impacta la situación de prolongación del aislamiento por la pandemia en el número de casos de femicidios en la provincia?

-Desde el principio, los psicólogos hemos alertado diciendo que hasta la frase "aislamiento social" es una frase psicopática, porque lo que el psicópata busca es aislarnos, desconectarnos, estresarnos, angustiarnos y sobre todo cercenarnos la capacidad de denuncia y más en esta situación puntual que estamos viviendo.

Y a la violencia de género hay que agregarle algo muy impactante que también está aconteciendo, que es la problemática del abuso infantil. Toda esta situación hace a una especie de tormenta perfecta donde esta cuarentena interminable no sólo produce angustia, depresión y agobio sino que ha sido el caldo de cultivo perfecto para este tipo de acciones psicopáticas en las cuales, como sociedad, nos hemos quedado sin recursos y sin defensas.

Otro de los puntos fundamentales es volver a fortalecer el eje de nuestras defensas y esto tiene que ver con conformar las señales de alarma.

Las campañas de "encerrate y quedate en casa" ante la desaparición de miembros de nuestra comunidad ya no es sostenible. Lo que necesitamos es insistir que a nivel municipal las guardias urbanas retomen un protagonismo que alguna vez llegaron a tener en algún momento, como nivel primario de señal de alarma.

Estamos en un nivel de tanto estrés vinculado con la cuarentena que esto ha sido enceguecido y cercenado , entonces nos encontramos con una situación tan lamentable y tremenda como la que estamos viviendo en estos momentos.

-¿Qué otros niveles de alarma serían pertinentes poner en práctica?

-Niveles básicos que tengan que ver con la operatividad de las oficinas de denuncias de violencia de género, investigaciones de trata, etc. No nos sirven de nada esas oficinas si son de estamentos estáticos que sólo accionan tardíamente.

Necesitamos un accionar que nos saque de la posición de espera. Entonces el pedido, más que crear organismos nuevos es que las dependencias creadas con ese objetivo salgan del ostracismo en el cual están. Por ejemplo en las comisarías se denuncia un hecho que ya aconteció y no se hace un trabajo de prevención. Todo esto sería nivel primario y en este marco las municipalidades tienen mucho por hacer en un trabajo profundo con sus vecinos a los cuales debe conocer perfectamente.

En el caso de los jóvenes la cuarentena los aísla, lo deja solos, les saca los recursos. Estamos ante una situación de tormenta perfecta muy lamentable y el estado de conciencia tiene que partir de que ya no podemos estar trabajando para paliar las consecuencias sino a nivel de las causas.

-¿Desde la psicología qué es lo que se sugiere hacer durante el tiempo de pandemia que resta transitar?

-Los gobiernos provinciales y nacionales a través de la epidemiología nos hicieron ver que el aislamiento era el único camino y la psicología nos hace ver que eso es falso y que hay muchas cosas por hacer pero necesitamos la contención, el apoyo y sobre todo la conciencia social. Una de ellas es la recuperación inmediata de los espacios educativos. No se puede negociar ese punto. Los chicos son las víctimas número uno del tema, no es posible un día más sin colegios ni escuelas porque son esas instituciones las que funcionan como un motor de red y conciencia.

El otro punto es salir de este espacio de absoluta parálisis, terminar con los slogans psicopáticos de "aislate y quedate en tu casa" para retomar la función de lo social.

Hasta hace unos días atrás se vino enseñando el temor y la fobia a los vecinos y lo que los psicólogos venimos proponiendo es desarticular esa mentira y recuperar la capacidad de solidarizarme con el vecino. Con el caso de estas jóvenes desaparecidas fue emocionante porque la gente salió a abrazar a las familias.

La demanda de psicoterapia es tremenda, todos los días en consultorio virtual estamos atendiendo entre 10 y 11 pacientes por día cuando antes no eran más de 5 por día. Esto está totalmente desbordado y los consultorios están abarrotados.

Sin ir más lejos en San Pedro hubo 2 suicidios en un día. Los suicidios indican la ruptura del entramado social, estamos sin contener a nuestros miembros. Es que en una sociedad vulnerable el psicópata opera soberanamente sin pagar consecuencia alguna porque todas las acciones quedan tardías.

-¿A qué se refiere con que el slogan "quedate en casa" es psicopátic

-El psicópata tiene como estrategia dedicada a su víctima aislarla, desconectarla de su red para que empiece a funcionar la cosificación, revictimizarla porque en un punto la agrede y en otro la deja sin capacidad de denuncia y por sobre todo estar exento de la legalidad y de los sistemas punibles. La noción de aislamiento desde la epidemiología no sólo es desgraciada sino también perversa porque el ser humano es un ser gregario (de grupo), necesitamos de asistencia de lo social para desarrollarnos. Entonces como se pretende publicitar y promocionar como campaña de cuidado el aislamiento. Por eso los psicólogos ya advertíamos en mayo que esta modalidad promocionaría la proliferación de la problemática psicopática y de la violencia de género. Ya los datos estadísticos registran un incremento del 25% en éstos índices pero yo creo que es un poco más en la provincia de Jujuy.

-¿Cómo se puede recuperar una sociedad después de estas situaciones?

-La sociedad queda en un estado de devastación absoluta, vamos a necesitar trabajar partiendo de una ciudad en ruinas y empezando por las una serie de cuestiones básicas que tienen que ver con recuperar la solidaridad, la alerta y la protección del otro.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...