Ahora todo depende de todos

Fue una semana de notables acontecimientos. El centro del sistema democrático más fuerte del mundo, el Capitolio de Washington, fue tomado por asalto por una turba "trumpista", y un estridente y apocalíptico aviso del planeta a través de una nevada monumental sobre España, dicen que enero no pasará desapercibido. Los rebeldes norteamericanos aguijoneados por Donald Trump pretendieron evitar la consagración institucional del triunfo de Joe Biden. Todo terminó con muertos, heridos, detenidos y una posible destitución de Trump, a quien las redes le cancelaron sus cuentas y la opinión pública mundial terminó de darle la espalda. El episodio, una "latinoamericanización" de la protesta, sigue sorprendiendo a todos. En la península ibérica, la nevada catastrófica es un mensaje de la naturaleza, para quienes siguen tensando la cuerda de la vida en la tierra, sabiendo que este globo azul que surca el cosmos convertido en la nave que nos lleva se acerca al fin de su vida útil. La democracia del norte aunque herida, se reconstituirá. Pero quizás las heridas del planeta no se puedan reducir. En tanto, la pandemia sigue su paso arrollador y en Argentina y Jujuy, se presenta con distintas características, desafiando nuestra sensibilidad y nuestra inteligencia.

El Gobierno nacional, atacado sin piedad de sus disposiciones de marzo del 2020, dispuesto a no repetir errores optó por escapar por la tangente: un decreto que no decretó, sino sugirió, transfirió la responsabilidad a gobernadores e intendentes para que resuelvan en cada jurisdicción cómo combatirán el ataque del virus, y ellos a su vez la transfirieron a la ciudadanía: ser cuidadosos, observar las normas sanitarias y concurrir a los centros de salud ante primera sospecha de contagio. El eslogan cambió: de cuidar la vida primero y la economía después ("la economía se puede recuperar pero la vida no"), se convirtió en tratemos de no matar la economía, que según está a la vista dista mucho de recuperarse, mientras paralelamente cuidamos la vida. Quedó claro que se evita así una hecatombe de desobediencia civil y un enfrentamiento con final previsible con el mundo productivo, comercial y empresarial. Y queda claro también que a partir del decreto, ahora tanto el éxito como el fracaso de la lucha contra el coronavirus queda repartido entre todos y cada uno de los argentinos y jujeños, sus sistemas de salud, sus instituciones de seguridad y lo que es más importante, el sentido común.

La vida, como puede, continúa, y grandes temas nacionales de la semana impactarán en Jujuy fuertemente. Uno de ellos, el proyecto en marcha de cambiar el sistema de salud. La idea pasaría por un control estatal de la recaudación del sistema. Sería una cuenta única que administraría el Gobierno, concentrando las obras sociales, privadas y estatales, y las grandes cajas de los sindicatos. Naturalmente, el choque de opiniones se presentó automáticamente: el titular de la Unión Argentina de Entidades de Salud Privadas y dueño de Swiss Medical, Claudio Belocopitt, corrió a entrevistarse con el presidente Alberto Fernández y el jefe de Gabinete Santiago Cafiero. Reclamó primero -sin éxito- por la cancelación del aumento del 7% para las prepagas, pero presentó "el otro tema" lleno de preocupación. Se fue conformado por una promesa: "El Presidente me manifestó claramente que no tiene ningún plan de nacionalizar el sistema de salud". Sin embargo, los sindicalistas, que manejan buena información, se reunirán hoy en la CGT para abortar el embrionario proyecto. Hasta saben que Liliana Korenfeld desembarcaría en la Superintendencia de Salud, lugar donde ya estuvo y cuya gestión "pisó" permanentemente las transferencias millonarias a sus obras sociales. En Jujuy, desde el Instituto de Seguros, la obra social provincial y la más grande prestadora, todas las demás y las cámaras privadas de salud siguen prácticamente en sesión permanente el curso de los acontecimientos que puede cambiar totalmente las reglas de juego del sector.

El regreso a clases es otro tema que quita el sueño. Un año perdido -a pesar de los esfuerzos virtuales- dejan muy en claro que la peor hipoteca del futuro argentino y jujeño es claramente ceder terreno nada menos que en educación. En el Gobierno de Jujuy, la ministra Isolda Calsina adelantó con precisión que las clases primarias arrancan el 17 de febrero y el 22 los secundarios. Más prudente, el rector de la Unju, Rodolfo Tecchi prefirió esperar los acontecimientos, especialmente teniendo en cuenta que no obstante el apoyo de los sistemas digitales, las carreras de nuestra Universidad son fundamentalmente de características presenciales. Antes que nada, se deberá asegurar en los 30 días por delante, la vacunación de todos los docentes. Y, claro, acordar con los gremios del sector, siempre más proclives a una adhesión a la "onda Baradel" que a los requerimientos impostergables de jóvenes y niños. Pero, se debe reconocer que tienen sus razones. Esta semana llegará el ministro nacional Nicolás Trotta en el marco de una gira regional. Él se expresó rotundamente a favor de iniciar las clases presenciales en marzo, pero luego compatibilizó sus dichos con el pensamiento del jefe de Gabinete: "Todo dependerá de la situación sanitaria".

Otro tema que traerá cola es la continuidad del proyecto de reforma judicial, por estas horas, concentrado en la ampliación de la Corte Suprema de Justicia. Como se sabe, la idea del oficialismo es llevar el número de cortesanos a 10, pero nada logrará sin acuerdo de la oposición. Una oposición que declama ser el muro de contención para los avances del Gobierno, pero, al parecer, ante las primeras ofertas se tienta a negociar olvidando sus principios electorales. Fuertes versiones periodísticas aseguran que ya se abrieron "canales de diálogo" y que el PJ le ofrecería dos lugares a la UCR, uno de los cuales sería ofrecido al constitucionalista Ricardo Gil Lavedra y al PRO lo tientan con un lugar que Mauricio Macri ofrecería a Miguel Pichetto, a quien le pagaría con creces su adhesión a la fórmula de Cambiemos y le cumpliría un sueño que el exsenador acuna desde hace años. Acerca del segundo radical y los dos peronistas a proponer reina un misterioso silencio. Aparece aquí nuevamente la interna radical. Según las fuentes el titular de la UCR, Alfredo Cornejo, rechaza estos cambios y se enfrentaría nada menos que con Gerardo Morales, de quien se afirma que aprueba -y alienta- la negociación. El GM aún no se expresó formalmente sobre el espinoso tema, y se espera su definición con gran ansiedad, porque, como en otras veces, el gobernador jujeño puede ser el fiel de la balanza. Mientras tanto, sigue siendo atacado por Eugenio Zaffaroni, que insiste con pedir la intervención al Poder Judicial de Jujuy, disparatado proyecto freezado en el Senado, con su doctrina de indultar ya a los "presos políticos", algo que AAF rechazó y el GM aborrece (Una solicitada aparecida ayer reclamando indultos, firmada por decenas de notables kirchneristas, aumentará la presión estos días). La gente toma nota porque este año se vota.

Esta semana, el GM deberá retomar el tratamiento de las exigencias del Frente Amplio Gremial, los municipales. Y la cuestión de Mina El Aguilar, que el secretario general de la Gobernación Freddy Morales pudo contener estos días, pero dejando pendiente para la palabra del número uno, las respuestas finales a los desesperados pedidos de los mineros, que hoy, parecen no tener una salida.Y se seguirá vacunando.

La realidad no para. El año va. El virus viene. Ya todo depende de nosotros.

x

x

x

x

x

x

x

x

x

x

x

x

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...