Aumentó producción de sandía amarilla por la gran demanda

Pese a la pandemia y la incertidumbre por la comercialización de la producción agrícola, la venta de sandía amarilla se incrementó y fue la novedad de los últimos meses del 2020. Un productor hace dos años las cultiva y prevé aumentar las parcelas por la gran aceptación y la aún vigente demanda de la fruta. Si bien resulta una novedad, recordó que solía producirse en la década de los 70 y que se había perdido en Jujuy, aunque recobró el interés como otra de las frutas exóticas.

 

Se considera una fruta antioxidante y diurética que ayuda al sistema inmunológico, en lo digestivo e hipertensión.

 

"El año pasado, aún como prueba, comencé con mil plantas y saqué cerca de 400 unidades y las vendí a todas. Y el 2020 puse un poco más, una hectárea, y saqué casi 4 mil sandías y se vendió bien, a la gente le llamó la atención, pero siempre con publicidad", afirmó Luis Perales, productor de Palma Sola, quien hizo la apuesta junto a su hermano y su entorno cuando le ofrecieron la posibilidad, ya que su fuerte venía siendo la diversidad de frutos.

La producción se multiplicó y con un éxito tal que a pesar de haber culminado la misma en diciembre último, aún le siguen llegando los llamados preguntando por la exótica fruta que cultivó con éxito luego de elegir entre cinco variedades.

PRODUCTO / SINGULAR POR SU COLOR Y SABOR MÁS DULCE, SE USA EN COCTELERÍA.

"En principio teníamos citrus, y hace cinco años comenzamos con el maracuyá, que no fue un boom como la sandía, costó introducirlo en el mercado, y luego la papaya. Y nos conocen por hacer especialidades porque tenemos plantaciones a prueba de chirimoya, pitaya, carambola, que van a entrar en producción en dos años", recordó.

La sandía amarilla es muy similar a la roja, pero a diferencia de esta, que por lo general pesa entre 8 y 10 kilos, aquella es más pequeña de entre dos y tres kilos, más jugosa y dulce. El color es el que más llama la atención, y se conoce en otros lugares por su uso en coctelería, se consume tanto en Europa como en América y de hecho México es exportadora.

"Si Dios quiere vamos ampliar, con la pandemia no sabíamos si íbamos a salir a vender, había incertidumbre", recordó, y aseguró que la próxima siembra será de tres has en forma escalonada de modo de cosechar en octubre, otra en noviembre y luego en diciembre, de modo que no se termine rápidamente. La mayor demanda fue en ésta capital, ya que en Ledesma no tuvo éxito ni en Guemes, a donde envió una vez y no hubo demanda.

La clave del color amarillo, en lugar de rojo, se explicaría por la presencia de un pigmento vegetal, carotenoides, y algunas investigaciones aseguran que tiene una elevada concentración en citrulina, un aminoácido vasodilatador.

PRODUCTORES / EZEQUIEL Y LUIS PERALES EN EXPO ALIMENTARIA, CIUDAD CULTURAL

Consultado sobre el tema el ingeniero Ceferino Flores, de la Estación Experimental del Instituto Nacional de Tecnología Agrícola (Inta) en Yuto, dijo que es una cuestión genética la que le da el color y recordó que, aunque es novedad actualmente, hubo tiempos en la década del 70 "en que se sembraba sandía amarilla en Jujuy, y que con el tiempo se perdió. "Mi abuelo producía, sembraba y cuentan que había, ahora salvo las empresas que traen el material genético para evaluar, y es escaso", afirmó y aseguró que se produce en todo el mundo.

A la gran cantidad de carotinoides que aportan el color amarillo se atribuyen vitamina A, B, y C y minerales como el magnesio.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...