violencia de Género
Detuvieron al golfista Pato Cabrera en Río de Janeiro, denunciado por violencia de género
Sobre el deportista pesaba un pedido de captura internacional desde agosto de 2020

El golfista argentino Pato Cabrera fue arrestado en Río de Janeiro por las autoridades locales: desde agosto de 2020 pesaba sobre él un pedido de captura internacional tras la denuncia por violencia de género de su ex pareja, Cecilia Torres Mana.

A pesar del pedido de la fiscal de la Cámara II en lo Criminal y Correccional de Córdoba, Laura Batistelli, en línea con la solicitud que ya había presentado el fiscal de Violencia Familiar de Córdoba, Cristian Griffi, el ganador del US Open 2007 y del Masters de Augusta en 2009, de 51 años, se había mantenido en competencia en el circuito senior de Estados Unidos. Desde allí había dado entrevistas a medios internacionales y en octubre, incluso, se había sometido a una intervención en su muñeca izquierda. Pero la policía federal de Brasil lo encontró en la zona de Leblon, al Sur de Río de Janeiro, y resolvió aprehenderlo, según informó O Globo.

Cabrera había arribado al país sudamericano el pasado 31 de diciembre, luego de haber permanecido con visa de turista en Illinois, Estados Unidos. El visado se le vencía el 31 de enero, por eso abandonó territorio norteamericano. Durante su recorrido en el exterior, evitó presentarse en Argentina a audiencias importantes a partir de las denuncias en su contra; es decir, para estar a derecho.

En su momento, cuando trascendió el pedido de captura internacional, Miguel Gavier, abogado del deportista, les dijo a los medios que “cuando pueda Cabrera volverá al país” y que no lo había hecho hasta el momento “porque no hay vuelos”. Su última publicación en su cuenta de Twitter se había dado el 25 de noviembre de 2020, en ocasión de la muerte de Maradona. “¡Gracias al mas grande. Diego Armando, te vamos a extrañar!”, había escrito.

La última gran causa que implica al golfista tuvo su punto de inicio en diciembre de 2016 cuando, según la instrucción del expediente, su ex pareja, la policía Torres Mana, lo denunció por “maltratos y golpes de puño en la cara”. Carlos Nayi, asesor letrado de la denunciante, le había indicado a Télam en agosto que el golfista cordobés está a punto de enfrentar un proceso de enjuiciamiento ante la Cámara Segunda del Crimen en dos causas acumuladas por violencia de género en contra de su representada, una por “lesiones leves calificadas y amenazas”, del 2017, y otra por “lesiones leves calificadas y hurtos” del 2018.

Pero en total son tres las mujeres, todas ex parejas, que lo denunciaron. Silvia Rivadero, ex esposa y madre de sus dos hijos, tiene radicada en la fiscalía de Violencia Familiar de Córdoba una denuncia por amenazas mientras que su ex novia desde 2014 a 2016, Micaela Escudero, le inició otra causa en la misma fiscalía por amenazas y coacción donde dijo que el golfista la había zamarreado.

Según apuntó O Globo, el pedido de detención con fines de extradición fue realizado por la Oficina Central Nacional de Interpol en Brasilia.