Un abuelo pudo salvar su vida al agarrarse a un árbol

El sábado a la noche se registró en la Quebrada una fuerte tormenta que produjo la crecida de ríos y arroyos en distintas localidades. Uno de los pueblos más afectados fue Maimará, donde una casa fue totalmente arrasada por la corriente junto a su propietario, un abuelito de 69 años, que logró salvar su vida al agarrarse de un árbol hasta que pudo ser rescatado por dos vecinos.

Pedro Julián vivía sólo en su hogar ubicado en el barrio Cristo de Maimará, cerca de la ruta 9. Lamentablemente no pudo salir de su casa antes que la fuerza del arroyo arrasara con toda la construcción y fuera arrastrado por la corriente de agua, barro y piedra por cerca de unos 50 metros.

Afortunadamente pudo sostenerse de un árbol hasta que fue rescatado por sus vecinos José Balcázar de 61 años y su hijo Hugo de 32. Luego fue trasladado al hospital de Maimará donde se encuentra estable.

"Soy vecino del señor que salvamos, porque tengo la quinta al lado donde estaba su casita. Cuando mermó un poco la lluvia fuimos con mi hijo a ver cómo estaban nuestra quinta y los animales, fuimos con linternas y cuando llegamos nos damos con la sorpresa de que la casita donde vivía don Pedrito no existía, no estaba la casa, empezamos a desesperarnos y a buscarlo, gritamos pero no respondía", relató Balcázar.

"Luego empezamos a bajar gritando y en un momento escuchamos su voz bajito cuando vimos estaba agarrado de una pera, del árbol, bajamos con mi hijo y logramos rescatarlo, estaba golpeado, llamamos a la policía, al hospital y a los bomberos pero en ese momento no vino nadie".

Al poder sacar a Pedro Julián del barro lo llevaron a la casa de un familiar y le proveyeron de abrigo y ropa. "Entonces lo llevamos a la casa de mi nuera hasta que vino la ambulancia cerca de las 2 y lo llevaron al hospital. Como vivía solo, mi hijo después se pudo comunicar con sus familiares", agregó.

El abuelito sufrió politraumatismos varios y se encuentra estable en el hospital "Miguel Miskoff" de Maimará, aunque preocupado por sus animalitos, ya que en la casa quinta donde vivía tenía cabras, gallinas y otros animales, arraigado a su tierra y su vida de campo.

En el mismo barrio también se vieron afectadas 6 casas por el ingreso de agua y barro a sus hogares, y se produjeron anegamientos en diversas calles y zonas de Maimará.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...