Un nuevo castigo para jubilados

Ante el nuevo corte de servicios de la obra social Pami a sus afiliados, el abogado previsionalista Pedro Octavio Figueroa remarcó que "los jubilados no paran de recibir castigos".

"La situación del Pami en la provincia de Jujuy es muy grave", indicó Figueroa, quien además explicó los motivos por los cuales se llegó a estas instancias, refiriendo: "Esto se debe a que, en el mes de octubre, cuando debía pagarse el aumento del 18% aproximadamente acordado entre prestadores y el Pami, este no lo hizo. En noviembre tampoco, desde ahí dijeron que harían la carga de ese aumento en el mes de diciembre y tampoco. Ahora en enero se abrió la página para cargar estas deudas y siguió aquello irresuelto", explicó.

"Todo esto llevó a que, una vez más, no quede otra alternativa que presionar a la obra social para que pague con el cierre de los servicios" por parte de los prestadores, agregó el abogado.

En tanto, el profesional previsional señaló que "lamentablemente los prisioneros de todo esto son los jubilados afiliados al Pami, que son la enorme mayoría de una obra social tan grande y desgraciadamente, por un incumplimiento más que es frecuente. No es nada novedoso, por desgracia ahora se ven sumidos de nuevo en la incertidumbre de cuando se reanudará la prestación de servicios", indicó Figueroa.

"Entonces realmente por eso digo que están en una situación de desamparo total todos los jubilados argentinos", resaltó.

Por otra parte, Figueroa detalló que "uno llega a pensar que entonces en este país y en estas condiciones y en estos gobiernos, jubilarse, lejos de ser una satisfacción por años de trabajo y de aportes, en los últimos tiempos de vida es un castigo auténtico".

En el tema, la delegación del Pami en la provincia continúa las conversaciones con la parte central que se encuentra en Buenos Aires y mantiene a la expectativa a los sanatorios, los cuales según recalcó Figueroa "están con enormes deseos de continuar prestando su asistencia siempre y cuando la contraparte, en este caso la obra social, también asuma la responsabilidad de cumplir lo suyo".

Por último, Figueroa indicó que en los jubilados de la provincia "se imagina fácilmente que hay aflicción, ya que hay turnos pendientes de operaciones, estudios, tratamientos. Entonces cuanto más se prolongue la situación, más dañina y perjudicial será", concluyó.

 

“El último orejón del tarro"

Marina Fullgras, consejera de Quebrada y Puna de la obra social Pami, explicó que el corte de servicios es una situación “bastante crítica” y que las personas de la tercera edad se encuentran hace tiempo en un escenario “realmente complicado”. 

“Es bastante grave la situación porque con todo lo que está pasando, hay dos versiones. Por un lado, hablan de las exigencias de las clínicas desde el mes de octubre, y desde el Pami nos informan que en realidad lo de las clínicas es una chicana y que ya se está solucionando todo. Pero aquí la realidad es que los jubilados estamos en medio de esto y no sabemos a quién creerle, tampoco nos interesa, lo único que nos importa ahora es la salud y el bienestar de los jubilados”, mencionó Fullgras.

Por otra parte, la consejera explicó que “es realmente una lástima esta situación, los jubilados somos siempre el último orejón del tarro. Si de salud se trata, nos rebotan de todos lados, tanto de los hospitales como de las clínicas”.

Además, Fullgras indicó que durante el primer día que empezó a regir la medida, los empleados del Pami no tenían ninguna información al respecto, por lo que se encontraban derivando normalmente y la gente volvía con las quejas.

“Se produjeron ayer situaciones en la que dos afiliados a la obra social no fueron internados, luego de ser derivados a una clínica privada, y fueron afectados por las medidas que empezaron a regir desde las 0 del lunes”, dijo preocupada.

“No sabemos cuándo va a solucionarse la situación porque parecería como que estuviera cortada la comunicación entre Jujuy y Buenos Aires. Es una situación muy ambigua la que estamos pasando con el Pami, ya que nos cortan los servicios de atención en las mejores clínicas de Jujuy”, expresó Fullgras.

Finalmente, la vicepresidenta de la fundación Solidaridad Jujeña que agrupa a jubilados de Quebrada y Puna, detalló que hay 3.700 afiliados en esas regiones afectados.
 

Siempre buscando culpables

Es normal que cuando los verdaderos responsables de resolver los problemas, no saben, no quieren o no pueden hacerlo, busquen “culpables” para sacarse el lazo del cuello. Lo grave es cuando en el medio de los conflictos, los perjudicados son terceros, más aún cuando esos terceros son pasivos e indefensos. Tal es el caso de este enésimo conflicto del Pami con las empresas de la salud de Jujuy, a las que hace más de tres meses no se les autorizan las actualizaciones del 18% al 25% para los pagos de las prestaciones.

Tras dilaciones y promesas incumplidas, la Cámara de Empresas de Salud dispuso el corte del crédito a los más de 60 mil afiliados del Pami en Jujuy. Los servicios se prestan, se deben pagar y Pami deberá reintegrarlos. Lamentablemente desde la oficina local de la obra social, se pretende mostrar a las empresas de salud como insensibles o angurrientas, aunque reconocen que lo facturado se paga con 60 días de retraso, y que el reclamo de actualización sigue chocando contra la sordera y el desinterés de Pami central desde más de tres meses.

Es más, dicen -curiosamente- no entender las razones del corte de crédito. El rol mediador de esta delegación podría ser clave, si no se la tergiversa tratando de encontrar culpables, antes que soluciones concretas.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...