El cacique Raoni pidió investigar a Bolsonaro por "crímenes contra la humanidad"

El cacique Raoni Metuktire, emblemático defensor de la Amazonia, pidió a la Corte Penal Internacional (CPI) que investigue por "crímenes contra la humanidad" al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, al que acusa de "perseguir" a los pueblos indígenas, destruir su hábitat e ignorar sus derechos.

"Desde su investidura (en enero de 2019), la destrucción de la selva amazónica se aceleró sin medida", aseguró Raoni.

Según la denuncia del líder kapayó, publicada este sábado por el diario francés Le Monde, el aumento de la deforestación fue del 34,5% en un año mientras que se registró la mayor tasa de "asesinatos de líderes indígenas de los últimos 11 años".

Esta situación, "la más dramática de los últimos diez años, es resultado directo de la política de Estado del gobierno de Jair Bolsonaro", que busca "eliminar todos los obstáculos para saquear las riquezas de la Amazonia", agrega la denuncia, que también cita a varios ministros.

El documento enviado a la CPI, de unas cincuenta páginas y redactado por el abogado francés William Bourdon, reúne las acusaciones de decenas de ONGs locales e internacionales, instituciones internacionales y científicos especializados en clima, informó la agencia de noticias AFP.

Entre las acusaciones figuran la suspensión de la demarcación de los territorios indígenas, un proyecto de ley para permitir la explotación minera y agrícola en zonas protegidas, el presupuesto limitado de las agencias sobre el medioambiente controladas ahora por militares y los asesinatos impunes de siete jefes indígenas en 2019, entre otros.

"La destrucción de la selva amazónica", que es indispensable para regular el clima y se ha visto golpeada por un número de incendios récord en 2020, "constituiría un peligro directo no solo para los brasileños, sino también para toda la humanidad", subraya el texto enviado a la CPI.

Los denunciantes estiman que esta política de Estado conduce a "asesinatos", "traslados forzados de poblaciones" y "persecuciones", que constituyen "crímenes contra la humanidad" en virtud del Estatuto de Roma, la carta fundacional de la CPI.

En julio de 2020, personal sanitario de Brasil también pidió a la CPI que investigara a Bolsonaro por "crímenes contra la humanidad" por su gestión de la pandemia de Covid-19.

Un mes más tarde, Raoni acusó al presidente ultraderechista de querer "aprovechar" la pandemia para impulsar proyectos que suponen la desaparición de los pueblos indígenas.

La CPI, con sede en La Haya y creada en 2002 para juzgar las peores atrocidades en el mundo, no está obligada a dar curso a las miles de denuncias presentadas. Su fiscal decide de manera independiente de los asuntos que llegan a los jueces.

Fuente: Télam

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...