Atípica celebración de la  Virgen de la Candelaria

Cada 23 de enero, en los días previos a la fiesta patronal, la Virgen de la Candelaria baja desde su camarín para estar más cerca de su pueblo. Este año, por la pandemia, la fiesta de la virgen se vive de manera atípica, especialmente para los devotos, ya que por protocolo, fueran solo unos pocos los que pudieran estar cerca de la imagen durante su descenso.

 

Las celebraciones en honor a la virgen iniciaron el pasado 17 de enero con la peregrinación de la virgen a la localidad de Uquía.

Años anteriores, se veía llegar cientos de fieles de toda la provincia para rezar la novena, hoy la situación epidemiológica muestra otra realidad que obligará a adecuarse a la modalidad virtual.

 

Bajo este formato se desarrollará la novena y la misa por las fiestas patronales en honor a la Virgen de la Candelaria. Según lo previsto, las celebraciones eucarísticas serán a las 7, a las 9, y por la tarde a las 16 será la novena virtual de niños, para después pasar a las 18, y por la noche se realizará la novena de los jóvenes.

El domingo 31 se hará la Serenata virtual a nuestra Señora de la Candelaria. El 1 de febrero será la celebración de la luz a las 19 y 20.30.

El martes 2, se hará la celebración central; a las 9 será la solemne eucaristía con transmisión virtual. La procesión será a las 10, y la imagen recorrerá los barrios en vehículo.

Desde la prelatura dieron a conocer cómo serán las misas presenciales en el Complejo Juvenil: el lugar de ingreso será por la calle Córdoba y el lugar de egreso por la calle Buenos Aires, por el atrio de la iglesia. Las intenciones para la misa se deberán llevar ya escritas y recomiendan llegar temprano, 15 minutos antes de cada celebración para una mejor circulación y piden evitar la aglomeración. No se permitirá tocar la imagen de la Virgen.

Un tiempo de gracia

Durante la celebración de la bajada de la virgen, el padre Fernando Zanier señaló que "en este contexto de pandemia que nos toca vivir, hemos sufrido mucho, muchas pérdidas tanto desde lo económico, desde los social y lo político, es un tiempo de mucha desesperanza, un tiempo de mucha inestabilidad, creo que María tiene mucho que enseñarnos, fundamentalmente alentarnos, su presencia tierna, cercana, nos alienta a seguir adelante a superar las adversidades, a escuchar la voz de Dios, creo que es un tiempo de gracia para esta comunidad la presencia de la virgen".

 

La solemnidad de la Virgen de la Candelaria tiene como lema: “María, Madre del pueblo, esperanza nuestra”.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...