La escritora Rosa Machado  presenta su nuevo libro

La autora salteña Rosa Machado lanzó recientemente su nuevo libro titulado "La fraternidad de los cocodrilos sonrientes", conformado por 40 poemas y editado por "Cuadernos del Duende". La poeta en diálogo con nuestro medio brindó detalles de la flamante publicación.

De esta manera Machado en primer lugar se refirió a los itinerarios que siguió para materializar su nueva obra. Así dijo: ""La fraternidad de los cocodrilos sonrientes" es un libro de poemas que me exigió un camino diferente, en mis otros libros buscaba un camino hacia lo positivo; en cambio, en este no, me dejé llevar por el impulso de la lengua. Suelo demorarme en la forma, en la voluntad con que se mueven las palabras, en las figuras, en las metáforas, le doy vueltas hasta encontrarla, necesito de otras miradas. Al componer un libro voy actualizando el material que voy juntando. Mis escritos son siempre verídicos de alguna manera porque escribo sobre experiencias vividas. El contenido gira en torno a los aconteceres y las relaciones que me acercaron a ellos. Algunos no me encuentran, sienten que soy otra, traté de sostener la esperanza".

Luego Machado habló sobre el origen de este proyecto, "este libro aparece tras nueve años de la última publicación, "La sonrisa descalza". Elegí 40 poemas. A pesar del confinamiento, hubo quienes trabajaron conmigo en la composición y hechura del libro. Fue una publicación propuesta por Alejandro Carrizo, poeta de Jujuy que sostiene la editorial "Cuadernos del Duende", y en el mes de agosto del año de clausura 2020, puse manos a la obra. El joven escritor Gastón Espeche me acompañó en la tarea, primero me obsequió a Jean Genet. Aunque conocía poco de su obra, a instancias de mi colaborador, pude percibir en Genet una visión distinta, honesta, humana, más allá del bien y del mal, pero consciente de la tragedia del hombre. Genet expandió los límites del amor, hizo desaparecer el mundo para crear uno nuevo para él. Gastón me propuso el título, extraído de la obra de Genet "Diario de un Ladrón". Terminé por aceptarlo y no se cayó en ningún momento. Los títulos son difíciles para mí, los pienso mucho", declaró. Y luego mencionó a otras personas que la apoyaron en la creación, "mi hija Elena Veliz, que es ilustradora, hizo la tapa. Se sumó Lourdes Leguizamón con la fotografía. El poeta Juan Carlos Moisés me hizo el honor de escribir para la contratapa. Mientras tanto la aparición casi mágica de algunas personas me dictaron líneas enteras desde el sortilegio de su cotidiano poético. Siempre publicar un libro hace feliz a la gente", dijo.

Consultada sobre sí la obra tendrá una presentación en Jujuy indicó, "En estos tiempos uno no sabe, viajar a otra provincia es un hecho político. Depende de lo que decida el Presidente según los guarismos de la peste", aseveró. Y comentó: "En alguna librería de Jujuy el libro debe de estar, en Salta hay unos ejemplares en Doce Letras en la calle Caseros al 800".

Después recordado su trayectoria como lectora y escritora, relató: "Escribo desde muy joven, y leí mucho en aquel tiempo. A los 17 años vendía libros de la editorial española Aguilar, ahí aproveché para leer los clásicos, Cervantes, Lope de Vega, Quevedo, Becquer, Juan Ramón Jiménez, Dostoyevski, Tolstoi, San Juan de la Cruz, Chejov, Federico García Lorca, Camus y también en aquella época leí a Simone de Bouvoir. Pero lo mejor que leí, hasta las lágrimas, fueron los "Relatos Completos" de José María Arguedas y Rabindranaz Tagore, la "Ofrenda Lírica". Después me maravilló "Cien años de Soledad", el boom del realismo mágico y los autores y poetas de aquellos años 70. Los argentinos maravillosos que escribieron en lengua castellana, Borges, Cortázar, Gelman, los devoraba. A veces mis hermanas cuentan recuerdos de juventud, les pregunto por qué no estaba con ellas y me dicen "vos estabas leyendo". En el año 1975, me publicaron algunos esbozos en el diario El Intransigente, como también en otros diarios que tenían una sección literaria. Fueron tiempos de silencio pero siempre algo se mueve. En los años 80, Walter Adet hizo una antología, "Cuatro siglos de literatura en Salta" en la que incluyó a los jóvenes poetas. Puedo decir que mi mentor fue Jesús Ramón Vera, poeta y editor salteño que publicó en su editorial Tumparenda, a varios poetas locales. Mi primer libro "Canción de la Ballena" (1992), se financió vendiéndolo por adelantado con talonarios que preparó Vera. Las lecturas y escrituras desordenadas me acompañaron toda la vida, dice Julia Kristeva: "Son el movimiento de la imaginación literaria". Ejercí esta práctica como algo constante, aunque nunca perseguí la gloria/ ni dejar en la memoria de los hombres mi canción, advertencia de Antonio Machado, y sí... fue algo que no elegí, siempre estuvo ahí. Admiro a los escritores que ponen empeño en la carrera de escritor, no soy de ahí. Para mí es como dice Elías Canetti, el arte es secundario, hay otros asuntos que atender y son primordiales. Aunque tomándome tiempo saqué cinco libros, uno de ellos, "Salmos Domésticos" premiado por la Secretaría de Cultura.

Este año todo se organizó para que entrara en la vorágine creativa que es publicar un libro. Como a esta altura perdí muchos amigos, interlocutores válidos para entender el mundo, tuve que esperar a que aparecieran nuevos poetas amigos, no siempre comulgamos los poetas, sin embargo hubo quienes me acompañaron, es una gloria compartir con gente que piensa. Pensar es un acto creativo".

En otro tramo de la entrevista, Machado reflexionó sobre esta compleja época de pandemia, "si algo me ha revelado este año que pasó, fue lo endeble de la libertad social, por una razón como esta peste, quedamos recluidos, obligados a tapar nuestros rostros, a evitar contactos sociales, en el relato se puso en duda la historia de los poderes que digitan nuestras vidas de ciudadanos temerosos. El artista trabaja con la ansiedad, con el hambre de sentido, todos tuvimos estos síntomas, así que nos acercamos al Conde de Lautréamont cuando dijo que "la poesía debe ser hecha por todos", como una necesidad ineludible. Por las circunstancias surge la imposición de virtualizar los acontecimientos, esto no favorece al artista que presenta el arte que sucede, la música, el teatro, tantos otros. De manera virtual se hace imposible el encuentro mágico entre el arte y el público, nos aleja de los encuentros sociales afectuosos, sometiéndonos a una insoportable levedad. Son tiempos de excepción", manifestó.

Finalmente, consultada sobre su actualidad y sus próximos proyectos, Machado expresó: "En este momento estoy respondiendo preguntas sobre este nuevo libro, es como un cometa que pasa y por un tiempo nos prendemos de su cola. Con suerte, nos rodea gente que "baila al son de la banda local", como dice Wislawa Szymborska, entonces habrá preguntas. Siento que nací con un proyecto, aunque mi talento no haya descollado como exitoso, tengo el hábito de llevar lápiz y cuaderno. Cuadernos que esperan ser releídos, y encontrar en ellos algunas expresiones sugerentes que deseen entregar algo".

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...