"Tratemos de no dolarizar la economía  y salir de ese contexto bimonetario"

-¿Cómo fue la conducta del consumidor en el cierre del 2020?

-La conducta del consumidor cerró bien el 2020, pero sufrió las consecuencias de fuertes aumentos que se produjeron durante todo el año, sobre todo en los productos de la canasta básica de alimentos. En un momento muy especial de la vida del país y del mundo como consecuencia de la pandemia y la cuarentena, la canasta básica de alimentos tuvo aumentos muy importantes en productos de almacén, que incrementaron un 62%, carne vacuna 63% y frutas y verduras 102,30%. De modo que esas subas estuvieron muy por encima de la inflación y de los incrementos salariales que tuvieron la inmensa mayoría de los trabajadores y también de los haberes de la clase pasiva, sobre todo los que perciben el haber mínimo como los jubilados y pensionados.

-¿Qué papel juegan las segundas marcas para el consumidor?

-El consumidor a veces trata de buscar en las góndolas productos de segundas marcas o marcas propias de supermercados, pero también esos productos tuvieron porcentajes de aumentos muy significativos, similares a los que tuvieron los productos de primera marca.

-Con los aumentos de la carne, ¿se ve un nuevo perfil de argentino que no consume tanto este producto?

-En el país 10 años atrás se consumía 75 kilos promedio por persona y por año de carne vacuna. Hoy se consume menos de 50 kilos promedio por persona y por año. Todo esto viene sucediendo por los fuertes aumentos de precios que se produjeron en distintos cortes del mercado interno. A su vez los exportadores tratan de colocar el precio de la carne vacuna en el mercado interno a los valores internacionales y eso significa un problema. Hay que desacoplar los precios de los distintos cortes de la carne vacuna en el mercado interno y alejarlos de los que existen en el mercado internacional. El Gobierno en la última renovación de Precios Cuidados incorporó 4 cortes de carne vacuna con precios razonables, a lo que resta esperar que las grandes cadenas de supermercados cumplan esto, como así también los minoristas, mayoristas y almacenes que voluntariamente han adherido al programa de Precios Cuidados.

 

-¿Los constantes aumentos de los combustibles impactan en la canasta básica familiar?

-Sí, por supuesto. El precio de los combustibles el año pasado estuvo congelado desde el mes de marzo hasta el 17 de agosto. A partir de ahí comenzaron con aumentos autorizados por el Ejecutivo. Ahora, en un país como la Argentina que tiene la superficie territorial casi de un continente, donde el 90% de transporte de carga se realiza a través de camión, se calcula que la logística incide en la estructura de costos de una canasta de alimentos en un 27%, es decir que la incidencia es muy grande. Si nosotros quisiéramos trasladar una tonelada de determinado producto desde Jujuy, en camión, hasta el puerto de Rosario, saldría más caro que trasladar ese mismo producto desde el puerto de Rosario, en barco, a un puerto del norte de Europa.

-¿Este es uno de los motivos por los cuales no llegan grandes marcas a Jujuy?

-Sí, la influencia que tiene la logística y la estructura de costos en el precio final de los productos podría ser un motivo. La otra razón depende también de la demanda que exista en la provincia, sobre todo en las grandes cadenas de supermercados y la exhibición de esos productos.

-¿El consumidor de hoy busca economizar en sus compras?

-Para evitar el contagio, el consumidor trata de estar la menor cantidad de tiempo posible recorriendo lugares. Trata de ir al comercio, al negocio o supermercado más próximo a su domicilio y comprar en ese lugar el producto que encuentra y al precio que está ofrecido. Lo hace para evitar el contagio y no ir a varios locales.

-¿Cómo ve el aumento en la canasta de útiles y artículos escolares?

-Quiero aprovechar la circunstancia para hacer una exhortación y pedir que se trate de cumplir en todo el país con la Ley de Educación que aprobó el Congreso en el año 2006 y en cuyo artículo Nº 90 promueve la creación de cooperativas y mutuales escolares, lo cual tiene dos objetivos fundamentales: por un lado, abaratar el precio de productos y artículos escolares y por otro, involucrar a la niñez y a la juventud argentina desde la más temprana edad a la práctica de nuevos valores y nuevos comportamientos auténticamente solidarios, humanistas y participativos.

-¿Si tuviera que darle un consejo al consumidor actual, cuál sería?

-Depende del sector social que sea. Si es el sector social más bajo, de clase media y media baja, les aconsejaría que trate de adquirir aquellos productos que necesiten para el consumo cotidiano, es decir, aquellos productos no perecederos o de larga vida. Tratemos de no dolarizar la economía, tenemos que salir de este contexto bimonetario. Si pueden, compren calzados, vestimentas y esos productos que tarde o temprano van a terminar comprándolos y háganlo cuanto antes, para evitar que la inflación volatilice parte de esos recursos que tienen.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...