Docente jubilada sufrió la amputación de las dos piernas y necesita una silla de rueda

Berta Liliana Rubelt, una maestra jubilada de 61 años, hoy atraviesa una difícil situación, luego de sufrir la amputación de sus dos piernas. Sin la posibilidad de que la obra social, pueda entregarle lo imprescindible para sobrellevar la enfermedad, hoy, la “seño” Lily, necesita de todos, tanto ayuda material como emocional, porque el destino, la dejó diezmada, sin la posibilidad de poder valerse por sí misma. Es por ello, que comenzó en San Pedro de Jujuy, una cadena solidaria, para conseguir ayuda. Lo más urgente, es una silla de ruedas acorde, puesto que hace un tiempo, abonando el 20%, el ISJ, obra social que tiene, como jubilada del Estado, le proporcionó una silla que no tuvo durabilidad, por cuanto estaba diseñada para ser utilizada dentro de un hospital, o en el interior del domicilio. La silla que necesita, tiene que ser resistente, de ruedas anchas, y pueda así, ser traslada para realizarse control, curaciones, o trámites que requieren de su presencia. Es imposible, por su estado, movilizarse en un remis, ya que, por la diabetes, no debe exponerse a sufrir ninguna herida que ponga en peligro otra parte de su cuerpo. Pero la señorita Liliana, no sólo tiene esa carencia, también necesita un audífono para su oído derecho, porque ya no puede escuchar, necesita pañales, lo que aún no son provistos por la obra social, necesita medicamentos, entre ellos, uno para evitar la formación de escaras, lo que sumaría más desgracia a su vida marcada el dolor.

Nuestro diario, pudo dialogar con la querida docente, y entre lágrimas, relató cómo sucedieron los hechos, que comenzó con un ACV, en el aula, que la llevó a ser internada en ciudad Perico. Luego, la diabetes comenzó a hacer estragos en su organismo, sin que se pudiera poner freno a ello y sobrevino entonces, la primera amputación de una pierna, y luego de la otra. Dolor, desesperación, impotencia, interrogantes que se abrían sin poder encontrar una respuesta a tan dura prueba. 

Al explicar los detalles de su obra social, sostuvo que, en el Instituto, debe pagar el 50% y con el sueldo de jubilada no alcanza a cubrir, pues debe comprar pañales que utiliza diariamente, “para que me den los pañales debo hacer muchos trámites, mi marido con el problema que tiene en su columna, me lleva a hacer las diligencias, pero no puedo hacer tantos papeles o viajar a San Salvador de Jujuy. A toda la gente que me brinde su ayuda, le agradezco infinitamente, hoy lo necesito, por eso aguardo esa ayuda. Muchas gracias”, finalizó.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...