El sospechoso, un policía

Un estremecedor caso salido de un guión cinematográfico ocurrió en abril, donde un hombre de 27 años fue brutalmente asesinado y la única persona detenida es un efectivo policial que, previo a su detención, investigaba la causa.

Jairo Salcedo era oriundo de la ciudad de El Carmen y el jueves 20 de abril pasado le dijo a su mujer que saldría a mostrar su vehículo VW Bora, que tenía a la venta a un policía

De hecho se reunió con una persona en la estación de servicios de la localidad de El Carmen, según las cámaras de seguridad del lugar.

Con el correr de las horas y ante la ausencia, crecía la preocupación de su mujer y dio aviso a los padres de Salcedo y a la Policía.

La búsqueda ya había iniciado y en la madrugada del día siguiente, sobre la avenida Ardiles de las 308 viviendas del barrio Alto Comedero, el Bora negro apareció con las ventanas bajas y las puertas sin seguro.

Horas después, el cuerpo de un hombre fue hallado en el ingreso a la ciudad de El Carmen, tenía un tiro que le atravesaba toda la zona torácica, fracturas en la cabeza, en la zoan cervical y un corte de consideración en la frente y además con indicios de haber sido pasado por arriba varias veces con las ruedas de un auto. Era el cuerpo de Jairo Salcedo.

Los efectivos de la Brigada de investigaciones los primeros días de mayo detuvieron a dos hermanos albañiles oriundos de Bolivia y hallaron el teléfono celular de Salcedo.

Los hermanos manifestaron que encontraron ese teléfono sobre la ruta nacional 9, cera de donde fue hallado el cuerpo un mes antes.

También el fiscal de Investigación N§ 5 Alejandro Maldonado a mediados de mayo, dispuso que se impute a un efectivo de apellido Rubelt por "encubrimiento".

Se creía en un principio que el policía habría sido el "entregador" de Salcedo, pero luego del análisis de las sábanas de llamadas y la declaración de una testigo clave, notaron que el número de Salcedo había recibido incontables llamadas del número de Rubelt y los dos números se habían activado en la misma zona, a la misma hora y a la vez.

Con los avances de las investigaciones, se descubrió que Rubelt, participó en las diligencias preliminares del aberrante crimen, por el que ahora está imputado "homicidio agravado por ensañamiento premeditado de dos o más personas y por abuso de cargo".

El fiscal Maldonado además cree que un momento determinado, Esteban Rubelt abusando de su función policial ingresó a un comercio y habría borrado las imágenes que habría captado cuando el policía y Salcedo se dirigíaa sector donde luego apareció asesinado.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...