Castrarán químicamente a pederastas e implantarán chips a violadores en Indonesia

Indonesia publicó nuevas actualizaciones sobre una controvertida ley que permite la castración química de pedófilos condenados. Los expertos ahora tendrán el poder de evaluar si los delincuentes sexuales de menores condenados deben someterse a una operación además de su tiempo de condena en la cárcel.

A los abusadores sexuales también se les implantarán chips electrónicos después de su liberación y su identidad se revelará públicamente. El presidente Joko Widodo promulgó las nuevas medidas después de que el parlamento aprobara la castración por primera vez en 2016.

La castración química, que es legal en los Estados Unidos y partes de Europa, utiliza inyecciones para reducir los niveles de testosterona y la excitación sexual. Los efectos pueden desaparecer a menos que la inyección se administre cada tres meses.

Algunos dicen que ayuda a detener los impulsos de los agresores sexuales, pero otros dicen que es un castigo inhumano. Indonesia aprobó la controvertida ley en 2016 después de las protestas por un caso de violación infantil y en 2019 se usó por primera vez en un hombre condenado por violar a varios niños.

El abusador fue sentenciado a la inyección por un tribunal local en Java Oriental, pero las autoridades lucharon por encontrar un hospital que pudiera llevarla a cabo. Los médicos también se negaron a administrar la inyección por motivos éticos y por falta de pruebas que respalden el castigo.

Algunos expertos médicos también creen que el procedimiento puede causar efectos secundarios como enfermedades cardiovasculares, osteoporosis y anemia. Según las nuevas pautas aprobadas por Widodo, los delincuentes sexuales condenados solo se someterán al tratamiento durante un máximo de dos años.

Se llevará a cabo una vez que el violador haya cumplido una pena de prisión, una vez que el delincuente haya sido sometido a evaluaciones médicas y psicológicas. Entonces, los expertos decidirán si la castración es apropiada.

Las nuevas pautas establecen que los agresores sexuales calificarán para la castración si sus víctimas murieron, agredieron a varios niños, propagaron enfermedades de transmisión sexual o provocaron trastornos mentales, lesiones graves o problemas reproductivos en las víctimas.

Nurina Savitri, directora de campaña y medios de comunicación de Amnistía Internacional en Indonesia, dijo que la castración química era ineficaz para detener los ataques contra niños.

"El abuso sexual de niños es indescriptiblemente horrible, pero someter a los delincuentes a la castración química o la ejecución no es justicia; es agregar una crueldad a otra. Viola la Convención Internacional de Derechos Humanos contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes", dijo la funcionaria.

Agregó que desde que se aprobó la castración en 2016 en Indonesia, la violencia sexual contra los niños aumentó. El procedimiento fue aprobado recientemente en Pakistán y también se usa en Ucrania, Reino Unido, Corea del Sur, Kazajstán, Rusia, Polonia y algunos estados de EE. UU.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...