"Identidad Marrón Jujuy" impulsa acciones para erradicar el racismo

Este nuevo colectivo, integrado por actrices y artistas jujeñas, pone como eje de su lucha "el racismo estructural", del que son víctimas los descendientes de los campesinos indígenas en nuestra provincia.

 "Identidad Marrón Jujuy", integrado por personas "marrones", que es la expresión con la que eligen autoidentificarse, es un nuevo colectivo antidiscriminación que lucha contra el racismo que se aplica desde tiempos coloniales contra ellos, los descendientes visibles de campesinos indígenas, cuyos ancestros "no bajaron de los barcos", porque siempre estuvieron aquí.

Sara Perez, actriz performer estudiante del profesorado de Teatro, indicó que el colectivo en Jujuy se formó buscando el encuentro entre jujeñas y jujeños "marrones" a partir de las acciones propuestas por el colectivo "Identidad Marrón" a nivel nacional.

"El primer paso fue reconocernos como personas marrones racializadas, que antes no lo habíamos notado y desde allí empezamos a buscar representaciones de nuestra identidad en el arte y a cuestionar algunos cánones buscando visibilizar esa falta de representaciones que está naturalizada y esconde racismo. Es muy difícil reconocerse como una persona marrón, coya e indígena. Queremos reconocernos y repensar nuestra historia. Y desde ese lugar proponer acciones que tiendan a erradicar la discriminación", definió Perez al mismo tiempo que señaló que la acompañan desde el nacimiento de este espacio Mariana Mendez,  actriz de la Puna y comunicadora social y  Fabiola Vilte, licenciada en letras,  profesora de teatro, actriz directora y performer. 

"En Jujuy la discriminación es corriente, hay discriminación sobre los cuerpos y rasgos físicos. Por ejemplo, los medios de comunicación de Jujuy tienen en su mayoría imágenes de mujeres que responden al estereotipo de belleza europea, si hay personas marrones al aire en su mayoria son hombres. Entonces queremos cuestionar ese imaginario del Jujuy en donde las reinas son mujeres de ojos verdes y rubias y visibilizar al Jujuy de rasgos indígenas y pieles marrones. En Jujuy existe el racismo escondido y es cotidiano", expresó la integrante del colectivo.

Las propuestas de "identidad Marrón Jujuy"  son intervenir en muestras artísticas para mostrar el racismo en este ámbito. "Nuestra intención es acceder a muestras en museos y romper con la idea de que los museos son espacios de elite y desde allí generar representaciones artisiticas que incluyan y visibilicen a las personas marrones", acotó.

Sobre la organización del colectivo, Perez dijo que esta en pleno crecimiento y que  se trata de un espacio donde hay libertad para crear colectivamente "no hay líderes sino que las formas de creación son horizontales, en comunidad, donde todos tienen la posibilidad de expresarse. Por el momento, las integrantes somos varias mujeres, artistas en su mayoría y a diario se van sumando más  amigas,conocidas. Esperamos serguir creciendo", explicó.

Feminismo antirracista

Este colectivo participó de las vigilia por la Ley IVE días pasados donde también expresaron su posición por un feminismo antirracista.

"El Movimiento Identidad Marrón somos las mujeres, coyas, indígenas, campesinas, cuya identidad ancestral es visible en nuestro color de piel y en nuestros rasgos aindiados; nosotras las hijas, nietas y bisnietas de las mamitas que migraron de los distintos puntos del Tawantinsuyo, de las diferentes regiones de Bolivia, de la Puna y la Quebrada jujeña venimos poniendo la cuerpa hace mucho tiempo y en tantas luchas", indicaron en esa oportunidad.

"Llevamos el peso de la invisibilización histórica y por ser ‘norteña’ con color y cuerpo de ancestros también negados de la historia oficial. Una historia blanca, patriarcal y europea. Nuestro cabello, color de piel, labios, estructura ósea y física dan cuenta de una historia, de las huellas y marcas de esa historia que se asienta en la desigualdad, en la herencia de la modernidad cuyos principios de libertad, igualdad y fraternidad se han construido sobre las bases de la desigualdad y el racismo que han justificado y justifican la explotación del hombre por el hombre. Lo diferente, lo otro, lo que a veces no tiene nombre; implica un rechazo, y, en consecuencia, prácticas muy arraigadas conscientes e inconscientes de discriminación. Seguramente muchas de nuestras abuelas han llevado su cabello trenzado y se habrán cortado las trenzas para poder andar en la ciudad y conseguir trabajo", señalaron.

Y denunciaron que todavía "existen actividades a las que de forma tácita "no se corresponden"’ con nuestro fenotipo y actividades a las que sí. Se trata del silencioso y visible concepto de racialización del trabajo. Es decir, la presencia de identidades étnicas en determinadas ocupaciones, tareas u oficios lo que da cuenta de que existen mecanismos de segregación y marginación de carácter histórico y estructural que asignan lugares sociales, privilegios y exclusiones según el color de la piel".

Indicaron que "una sociedad racista, patriarcal  y machista que no solo nos oprime por ser mujeres lesbianas maricas trans sino por nuestro color de piel nuestros rasgos nuestra ancestralidad que ha sido borrada de la historia argentina o mostrada como salvaje o pobre y desvalido". Identidad marón no nos separa sino que nos une en una misma piel con la lucha de las hermanas campesinas, con el movimiento de los pueblos originarios con los movimientos feministas populares que están en los barrios, copas de leche , merenderos.

Perez indicó que Identidad Marrón, propone un feminismo antirracista "porque el color está, porque atraviesa, porque se ve. El racismo no es un problema individual, no es una susceptibilidad, es una cuestión estructural, cultural e histórica". 

"Excluidos por nuestro color"

Alejandro Mamaní, referente de Identidad Marrón a nivel nacional, indicó que el colectivo “se planta contra prácticas de segregación racial muy arraigadas y, sostienen, hasta "inconscientes" que cuesta identificar como tales por "naturalizadas", como confundir el cliente con el abogado cuando este último es de piel más oscura o prejuzgar que si tiene rasgos indígenas, tiene que ser de un país limítrofe”.

“Las personas blancas o afros saben que lo son, pero nosotros que somos millones con nuestro fenotipo indígena, no tenemos una palabra que nos designe. Decimos que nos han robado hasta el color: nos dicen "morochos’, "trigueños’, "pardos’, "cobrizos’”, explicó Mamaní, abogado e integrante de Identidad Marrón.

El colectivo busca cuestionar también al colonialismo junto al racismo porque “todos estos apelativos refieren al mestizaje” que se dio a partir de la llegada de Occidente, que instaló la idea de razas y su jerarquización.

“Muchos de nosotros no hicimos el camino hacia la identidad indígena, que es un proceso personal y no obligatorio; pero aún sin hacerlo somos excluidos de algunos lugares por nuestro color: entonces lo que nos unifica es el racismo”, agregó Mamaní. Y como no hay un término que designe a la cuarta o quinta generación de descendientes de pueblos originarios muy poco o nada mestizados que viven mayoritariamente en las ciudades, “nació marrón como una categoría posible” porque “nuestro color de piel es ese”, dijo.

"Identidad Marrón" afirma que la “pobreza”, el acceso a la “educación universitaria”, la “participación política” pero también “la idea de belleza” están claramente “racializados”; y el cine, la publicidad o la televisión solidifican esta realidad con estereotipos.

En referencia a las acciones realizadas el año pasado, Alejandro Mamaní detalló que "desde Identidad Marrón Nacional en este 2020 hemos participado activamente junto a museos como el Museo Moderno, Museo Casa de Ricardo Rojas, Centro Cultural Kirchner, Museo Manzana de las Luces y el Museo Paláis de Glase interviniendo activamente, dando talleres y exponiendo  bajo la premisa ¿El arte en argentina es solo oficio de blancos? Además, hemos participado en mesas de incidencia legislativa y policía a nivel nacional, y hemos dado charlas en diversas universidades y organizaciones de la sociedad civil con el fin de visibilizar el racismo contra las personas marrones de ascendencia indígena. Creemos que es una deuda pendiente tratar el tema del racismo en Argentina y a su vez entendemos que es necesario empoderar a nuestros pares para poder hablar y ponerle voz a ese tratamiento diferenciado tan común, que deniega o erosiona nuestro acceso al ejercicio de derechos, hablar de racismo es necesario.  Hablar del racismo en el gatillo fácil, de Facundo Astudillo, de Luis Espinoza, de los muertos en manos de la policía en democracia y de la falta de interés de los medios de comunicación para con esas muertes es necesario, porque el castigo siempre fue el olvido y eso es algo que queremos cortar. El racismo en argentina existe y nuestro aporte es tratar de llevar el tema a agenda de forma interseccional".

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...