Cuidado de mascotas ante pulgas y garrapatas

Con la llegada del calor y un clima que se presta para la proliferación de insectos y/o parásitos, es común notar a pequeñas y grandes mascotas invadidas por pulgas y garrapatas.

Las garrapatas, que pertenecen a la familia de las arañas, aprovechan la ocasión para tomar contacto con el animal y su presencia preocupa a las familias de los animales portadores, porque afectan gravemente su salud, llegando a provocarles heridas, infecciones y/o enfermedades.

"Para el cuidado de un animal, más que nada para prevenir pulgas y garrapatas hay que tener en claro si es perro o gato, si es adulto o si es cachorro. No son los mismos productos para perros o gatos; en el caso del perro hay muchos productos que para los cachorros, son tóxicos; por lo tanto lo ideal es asesorarse con el médico veterinario para ver qué productos se pueden usar", expresó el médico veterinario Ariel Lozano (MP 127).

LIMPIEZA EXTERIOR / TODO ESPACIO DEBE ESTAR APTO Y EN BUENAS CONDICIONES.

Son fáciles de detectar por su tamaño, principalmente en las orejas y axilas de los animales y se adhieren firmemente a la piel para alimentarse, por eso no se recomienda arrancarlas de una sola vez, ya que en ese afán, puede lastimarse más a la mascota. No obstante, se puede utilizar una amplia gama de productos entre pipetas, collares, líquidos y pastillas, para perros adultos. "Para los gatitos no son los mismos productos que para perros, porque casi todos los productos que son para perros, son tóxicos para gatos", destacó el profesional que además advirtió que hay productos para desparasitación externa e interna en gatos que vienen en forma de pipetas.

Es vital que el espacio donde se encuentren perros y/o gatos esté libre de estos parásitos, para ello la limpieza es fundamental. "Existen líquidos para fumigación que se diluyen con agua, con fumigaciones periódicas en el ambiente, podemos cuidar la multiplicación de pulgas y garrapatas", comentó el veterinario. En el caso de las pulgas, pueden ser transmisoras de un parásito interno que se llama dipylipidium caninum.

La pulga sería un intermediario del ciclo de este parásito. Por ejemplo, si un perrito ingiere una pulga infectada con los huevos del parásito, es posible que desarrolle esta parasitosis interna. En cuanto a la garrapata, puede transmitir varias enfermedades, como la anaplasmosis, babesiosis y una que es la hepatozoonosis que es transmitida por el hepatozoom", explicó el profesional veterinario.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...