¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

22°
26 de Febrero,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

El 2 de noviembre será asueto administrativo y escolar

La medida, adoptada mediante el Decreto Nº 4433 –G que determina asueto por único día al considerar la trascendencia de la celebración en la que se realizan distintos eventos culturales y celebraciones litúrgicas.

Lunes, 25 de octubre de 2021 10:28

El gobernador Gerardo Morales decretó asueto administrativo y escolar para el 2 de noviembre en todo el territorio provincial, al conmemorarse en esa fecha el Día de los Fieles Difuntos, lo que constituye una tradición profunda y arraigada en el sentimiento y la idiosincrasia de la comunidad jujeña.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El gobernador Gerardo Morales decretó asueto administrativo y escolar para el 2 de noviembre en todo el territorio provincial, al conmemorarse en esa fecha el Día de los Fieles Difuntos, lo que constituye una tradición profunda y arraigada en el sentimiento y la idiosincrasia de la comunidad jujeña.

La medida, adoptada mediante el Decreto Nº 4433 –G que determina asueto por único día al considerar la trascendencia de la celebración en la que se realizan distintos eventos culturales y celebraciones litúrgicas.

La celebración a los difuntos es un rito que se transmite de generación en generación, lo realizaban los antepasados para recordar a los muertos y después el cristianismo también se hizo parte para rezar por todas las almas que hoy no están.

Se dice que en esta fecha las almas regresan a la tierra, a sus casas por lo que la familia las espera con mucho respeto, preparando una mesa de ofrendas. Las ofrendas son panes salados y dulces con formas de escaleras, cruces, palomas, animales y ángeles que representan el viaje del alma al cielo. También se colocan bebidas y platos de comida que al difunto le gustaban, como así también cigarrillos y hojas de coca si eran de agrado del fallecido. Se encienden velas, y se colocan imágenes sagradas, rosarios y la foto del difunto y se adorna con flores y agua bendita. Esta mesa se prepara el 1 de noviembre para esperar que el alma baje y al día siguiente, la familia levanta la mesa y reparte las ofrendas a familiares y amigos que los han acompañado en esta celebración.

La celebración de los fieles difuntos se manifiesta con más fuerza en las zonas rurales de la provincia, Quebrada, Puna y Valles.