"Éxito es hacer lo que uno ama, y querer hacerlo, por eso siempre me voy a sentir exitoso"

Tocaron temas de todos los tiempos de la banda, con la minuciosidad y el detallismo que podrían tener en cada uno de sus shows. Estuvieron compartiendo este momento Fabián "El Colo" Vernieri, con su guitarra; Adolfo Palomino, en la batería; y Calavera Maidana, en el bajo. De esta manera se completaba una puesta en escena impecable.

Karma estaba en Jujuy después de tres años de ausencia, pandemia de por medio. Había tocado en la capital jujeña el viernes, con Válvula como anfitriones musicales; y después de su presencia en nuestro programa, sumaron una tocada en la noche del sábado en Perico.

Jujuy se convertía este fin de semana en la primera provincia que visitan después de la pandemia, recibiendo la vibración que los caracteriza, y la fuerza sensible de sus letras.

Hay cinco discos en la historia de Karma Sudaca, pero también en el medio hay un unplugged. Me gustaría que nos cuentes las características de este último trabajo ("Sobre mis huellas" de 2016) y que lo relaciones con aquel primer disco "El títere" de 1998.

Tiene mucho que ver, por eso se llama "Sobre mis huellas", era como volver sobre nuestras pisadas, y repasar lo que fue la historia nuestra. Lo que fue "El títere" que fue nuestro primer disco, rescatar la esencia que tenía. Uno cuando está tantos años haciendo música en los escenarios, es primordial volver a ver por qué uno hace esto. Hoy hay mucha confusión con lo que es el éxito, si es más discos vendidos, más entradas cortadas.

Y en realidad, éxito es hacer lo que uno ama hacer, y querer hacerlo. Y por eso yo siempre me voy a sentir exitoso porque amo hacer rock and roll, y entonces cuando empiezan las dudas porque empezás a meterte en la vorágine de la industria musical, siempre es bueno volver a hacer este repaso, y volver adonde comenzaste y por qué comenzaste, por qué entraste por primera vez a una sala de ensayo, por qué querías hacer esto.

EL COLO (GUITARRA)

Para nosotros fue ver todo lo que hicimos con "Furia interior", con "Sangrando sueños", con "Quema", buscar esa esencia. Ver dónde estamos, y hacia dónde se sigue.

Cuando iniciaron este camino, ¿se imaginaron que iban a tener tantos años sobre el escenario, haciendo es to que les gusta? ¿están haciendo lo que se propusieron en ese momento?

Sí, y mucho más. Hoy vas hacer rock and roll en la Argentina, y es muy difícil, y hacer rock and roll en el interior del país, es extremadamente difícil. Cuando empezamos a hacerlo era simplemente eso, juntarnos, hacer un par de canciones juntos, empezamos a tocar y de pronto se dio algo que pensaba que estaba destinado para otra gente. Nos empezó a seguir mucha gente y eso nos permitió empezar a girar por todo el país, estar en los festivales más importantes, todo fue un regalo. Fue muy extraño.

Cuando hicimos "El títere", y en ese momento pensábamos que con eso nos iban a escuchar en todos lados y que los íbamos a vender todos, y no, vos abrís la puerta de mi casa y se te caen en la cabeza todos los "títeres" que han sobrado, pero como somos cabeza dura hicimos un segundo.

Vos decís que hacer rock es difícil, pero es algo general para la música independiente...

Sí, sí, hacer música independiente es difícil, pero es lo que va, y hacer rock más todavía porque no es el género que más se escucha o se representa. Pero insistimos y sacamos el segundo disco, y cuando pensamos que iba a ser igual que el primero, de pronto empezamos a ver en las calles que la gente te paraba, empezaron a llamarnos por teléfono, en las radios sonaba nuestra música. Nosotros no entendíamos por qué, porque habíamos hecho todo igual que con el primer disco.

Hablás de "insistir", pero ¿qué más tiene que tener una banda para trabajar con tantas dificultades, para lograr esto?

Sobre todo, amar lo que hacés, saber que con tus compañeros esto es un matrimonio, ya deja de ser una banda. Es saber congeniar los defectos y las virtudes de cada uno y vivirlas en el día a día. Y también mucha paciencia. Si vos estás convencido de lo que estás haciendo, en algún momento algo te va a pasar.

ADOLFO PALOMINO (BATERÍA)

Uno cuando está en un escenario es transparente, y si uno es feliz va a transmitir esa felicidad, y si uno está angustiado, la gente se va a angustiar.

¿Y finalmente, después de ver esto de "dónde estábamos plantados", cómo se sienten con este último trabajo?

Muy bien, muy contento, es el disco que más escucho de nosotros. No soy mucho de escucharnos, pero este me gusta ponerlo a mucho volumen. Hemos conseguido algo que era muy difícil para nosotros, que era que la banda en un disco pueda tener esa esencia que tiene en el vivo. Eso está muy logrado en el disco.

Recién decías que son como un matrimonio, ¿qué le aporta cada uno de ustedes a ese matrimonio?

La verdad que no hay un liderazgo definido en la banda. Componemos siempre los cuatro juntos, zapamos y empiezan a salir frases, notas, canciones. Como roles puedo decir que Cacho es el más musical de todos, él es concertista entonces es el libro de consulta de todo; el Colo es la frescura en el escenario, el que sabe todo de estos cablecitos que para mí son para atar cosas dice graciosamente-, él hace que la banda suene de determinada manera; el Calavera es el más equilibrado, el que te pone los pies en la tierra.

Esto es más que una amistad. Son 25 años tocando juntos, los mismos cuatro, son mis hermanos, son mi familia. Yo arriba de un escenario no sé si podría hacer lo que hago si no tengo su contención, y en mi vida personal también.

Sobre las letras de Karma, donde se encuentra mucha profundidad, y la descripción de personas de nuestro entorno que no son precisamente las más felices, o las que se muestran en la tele. ¿Cómo nacen esas letras?

El que escribe las letras soy yo. Es muy a nivel piel. Son historias.

¿Qué mirás para escribir?

Eso es lo raro, porque yo llego a mi casa lleno de mufas o de mil cosas y ahí empiezo en un papel a volcar todo lo que vi. No sé bien lo que vi, pero sé que me movilizó. Por ejemplo, me pasa con algunos temas, que yo pensaba que no eran referenciales, y que después de mucho tiempo, cuando lo estoy cantando, me doy cuenta que sí me pasó. sentimos que podemos aportar un pequeño grano de arena para vivir en un mundo mejor. Sé que parece tonto y utópico, y de eterna adolescencia, pero si no fuera así, sería muy difícil hacer rock and roll y subirse a un escenario y ser sincero. Pero creo fehacientemente que se puede hacer.

No es que nosotros buscamos mostrar angustia, cuando hablamos de la parte social, sino que yo siento que si hay sangre tiene que doler, porque a través del dolor uno reacciona y hace algo para cambiarlo.

Uno de los momentos más felices que me dio la música, fue un día que estaba viendo televisión, un noticiero y mostraban un grupo de adolescentes que salían en una "trafic" a repartir juguetes en hospitales, en casas cuna, y cuando le preguntan cómo se llamaba el grupo, contestan que "Fantasmas urbanos", y explican que "por Karma Sudaca que tiene un tema". Sentir que una canción nuestra había movilizado a algo tan groso, nos hace ver que a alguien le sirvió.

Pero, también hay temas divertidos.

¿Qué sientes que le aportaron ustedes al rock regional?

Creo que en parte fue abrir puertas, porque es muy difícil hacer rock en el interior. Hay festivales donde no tocaban bandas del interior, y a partir de nosotros, sí. Cuando empezás a escuchar las voces que tiran para otro lado, está bueno que sepan que sí se puede vivir de esto.

Es un logro la cantidad de bandas que se han juntado en nuestra sala de ensayo, se conocieron ahí y comenzaron.

¿Sentís que hicieron docencia?

Puede ser. En muchos chicos sí, porque hay muchas bandas en Tucumán que empezaron así. No docencia en sí, pero simplemente ser transparentes. No me siento capaz de darle un consejo a nadie. Pero sí mostrarte a través de una canción, desnudarte a través de una melodía, una letra, y que te vean de esa manera. Y abrir puertas, que para nosotros es muy importante, porque también hubo bandas que también nos las abrieron a nosotros.

Yo estoy convencido de que Dios no atiende en Buenos Aires, sino que está en todos lados y hay que demostrar eso.

Tenemos que demostrar que acá en el norte estamos capacitados para tener nuestro propio circuito, nuestras propias bandas, que la gente siga sus propias bandas. Hay bandas muy buenas en nuestra región y todas somos solidarias. Si nos movemos así, yendo de un lugar a otro, esto tiene que explotar.

¿Cómo es la adaptación del espectáculo de Karma a los distintos escenarios, los chiquitos de bares y pubs o espacios culturales independientes, los de festivales masivos, o el de un teatro, por ejemplo, como el del Centro Cultural "Virla" de Tucumán donde supieron presentarse?

Cada cosa tiene lo suyo. Un festival tiene esa cosa de la gente saltando y de un contagie mutuo. El teatro te permite algo más musical, invitando vientos, o artistas del folclore que se sume, tenés todo el tiempo del mundo para pensar la propuesta.

¿Cuáles son los proyectos de la banda a partir de ahora, después de la pandemia y de la vuelta a los escenarios?

Seguir haciendo esto, estar en provincia por provincia, ciudad por ciudad presente. Volver a genera el agite en la gente. Que la gente vuelva a tener ganas de rockearla y apoyar la salida de todo esto.

Seguramente habrá disco nuevo para el año que viene. Temas hay un montón, y ganas también.

Hoy es emocionante para nosotros esto de volver.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...