Violencia de género, una problemática que abarca toda edad

La violencia de género se define como cualquier tipo de violencia ejercida contra una persona por razón de su identidad o condición de género. "Desde el punto de vista psicológico, es una problemática relacional, es decir, que se revela en los modos vinculares que nos atraviesan a las mujeres en los diferentes ámbitos en donde transcurre nuestra vida cotidiana; familia, trabajo, instituciones, etc. Es decir que lo podemos encontrar tanto en ámbito público como en el privado", destacó Analía García; psicóloga e integrante la red de psicólogos con perspectiva de género de Jujuy y de la red de vecinas contra la violencia de género.

 

Organización comunitaria. "Red de vecinas contra la violencia de género" es la página de facebook para establecer contacto.

 

En cuanto a lo relacional - vincular, es fundamental tener en cuenta todos los factores que intervienen en la problemática. "Es muy común focalizar en los aspectos individuales de las personas, así se habla de situaciones personales, de autoestima o de personalidad vulnerable; pero si bien esto puede ser cierto, hay otros factores que van más allá y que pueden ser aún más determinantes", comentó.

Asimismo, los factores familiares en primera instancia son muy fuertes. "Justo el otro día presencié una escena que me hizo pensar en esto. Una madre con sus niñas de unos 8 o 9 años, en el cajero automático de un banco, intentaba enseñarles a usarlo y, mientras, le decía a una de ellas: 'poné el número 27', la niña no logró cumplir con la tarea; entonces la madre se exasperaba más con cada repetición.

La frustración se tradujo en su tono de voz. Con esto la niña se bloqueó más. Hasta que en un momento la madre dijo: "poné el número 27, ¿qué sos burra?", ejemplificó la psicóloga, en una de las muchas situaciones que se plantean en la sociedad, desde la cotidianeidad.

ANALÍA GARCÍA / PSICÓLOGA QUE REALIZA ABORDAJES SOBRE TODO TIPO DE VIOLENCIA

"Se vio cómo el vínculo que tenemos en la infancia con nuestros padres influyen de manera significativa en cómo se naturaliza la unión de dos vertientes emocionales opuestas que luego cuesta separar; la agresión y el afecto, lo que se traduce en modos relacionales poco beneficiosos para nuestra salud mental y que en casos más extremos, pueden llegar a poner en peligro la vida. Aún más, al tratarse de vínculos donde existen relaciones de poder desigual", aclaró la profesional.

Y es que el maltrato en la infancia inmediatamente se manifiesta en alta vulnerabilidad en el futuro.

"Yendo aún más lejos, los factores comunitarios son fundamentales, allí también se refuerzan estas experiencias y mandatos familiares. Lo que aumenta la vulnerabilidad, si allí reina el "no te metas", la indiferencia hacia el sufrimiento de los miembros de la comunidad, la falta de mensajes de apoyo y contención, de conciencia de las situaciones problemáticas, agrava la situación de las personas que son vulnerables al atravesar situaciones de violencia de género", comentó sin dejar atrás los factores sociales.

Existen cinco tipos de violencia que están descriptos en la Ley 26485; física, psicológica, económica o patrimonial, sexual y simbólica. "La violencia psicológica está presente siempre que existen los otros tipos de violencia.

RED DE VECINAS / MUJERES UNIDAS Y ACTIVAS QUE SE ACOMPAÑAN EN LA LUCHA.

No hay manera de que el estado mental no se vea afectado al ser violentado", explicó García. En el caso antes mencionado, hay que dar lugar a la reflexión crítica de cómo se ejercen las paternidades, pues si no se toma en cuenta esta consideración, difícilmente se pueda lograr un cambio. "Esto me parece que se puede lograr con la promoción de principalmente la perspectiva de derechos de las infancias. El trabajo de promoción en la educación en todos los ámbitos es fundamental", afirmó.

Y la escucha es la primera vía hacia la recuperación subjetiva, ya que es asombroso el efecto que tiene hablar con una persona receptiva, no sólo activamente sino también empáticamente. "La red de vecinas tienen un papel fundamental en este sentido, se realizan talleres en comedores, en organizaciones del barrio. Es hermoso el tejido comunitario que se va formando. Ver las caras de las vecinas cuando comenzamos a conversar, a decirles qué se puede hacer mucho para ayudarnos entre nosotras", aseguró García. Sin dudas, se trata de encuentros esperanzadores que motivan a seguir adelante e intentar cambiar la historia, aun cuando las circunstancias no sean las mejores.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...