Uno, uno y uno. Y ahora... ¿qué?

Hasta el cierre de esta columna, los jujeños daban un diputado nacional a cada frente. Aún esperando los últimos datos muy finos, que difícilmente cambien algo, ocurrió casi todo lo que se esperaba y el análisis vale. Los jujeños superaron el 72% de concurrencia y volvieron a mostrar que las primarias, no pasan de ser una gigantesca y cara encuesta, que sólo sirven como referencia de lo que es fácil percibir a simple vista. Tal vez vaya siendo necesario dejar que partidos o frentes resuelvan en internas o acuerdos propios, lo que no es necesario trasladar a la población.

En la elección "en serio", ayer, el GM volvió a ganar, y pudo colocar "Al candidato de Gerardo" en una banca nacional. Gustavo Bouhid, logró llegar al Congreso de la Nación exprimiendo otra vez la aprobación popular para su gestión. Ayer bajo el látigo político del GM ganaron las nuevas comisiones de El Moreno, Uquía y Palca de Aparzo, y recuperaron todo el norte provincial.

LEILA CHAHER / LOGRÓ PONER AL PJ EN EL PODIO.

El radicalismo demostró una vez más su supremacía dentro del Frente Cambia Jujuy. Al mismo tiempo, confirmó que supo aprovechar los aprendizajes que tomó del peronismo histórico para el trabajo en el territorio, el manejo de estructuras de gobierno y de campaña (que no son las mismas).

Otro dato del resultado fue la retracción del "peronismo cambiemita", que ayudó pero quedó afuera de la conversación con su candidato Gaspar Santillán. Así, el sector de Primero Jujuy, resignó los pergaminos que en el 2017 le habían levantado la cotización, con un aporte más que importante en aquella elección de medio tiempo, para mantener las mayorías legislativas y afirmar luego la reelección de la fórmula Morales/Haquim.

Y ahora ¿qué?. Seguramente ahora el GM se enfrascará en fortalecer la coalición gobernante (donde el PRO, Lyder y otras agrupaciones han ido licuándose hasta casi desaparecer), y también, en una renovación de su gabinete más profunda que el recambio necesario de su ministerio de Salud; volverá a instalar un nuevo "decálogo de objetivos" para llevar como bandera en los próximos años; y lo que es más importante, tendrá que abordar las dos cuestiones superiores de su carrera: 1) definir y presentar los nombres de sus sucesores en la gobernación, y 2) hundirse en la vorágine de una campaña presidencial que parece lejana, pero que, precisamente, ya comenzó anoche.

“BACHA” BOUHID / GANÓ EL CANDIDATO DE GERARDO

El Frente de Todos, trabajosamente logró un lugar en el podio, con un enorme trabajo personal de los candidatos Leila Chaher y Rodolfo Tecchi, y el respaldo de la estructura del Partido Justicialista y su militancia. Remando contra las condiciones adversas que llegaban a diario –hasta ayer mismo- con las malas noticias de la performance que se preveía del FdT a nivel nacional, al peronismo de Jujuy cada voto le costó el doble o el triple de lo que le costaba en otros momentos. Además, a la propia Leila Susana le costó cargar con el estigma de haber sido presentada como "la candidata de La Cámpora", parcialidad kirchnerista que no goza de gran popularidad en esta Provincia, subrayada por una comunicación de campaña demasiado naif.

Tampoco fue cierta la proclamada unidad del PJ. Muchas de las fracciones que ya hace tiempo vienen trabajando explícitamente para erosionar al PJ, estuvieron ausentes, se sentaron a mirar por TV, o trabajaron subrepticia y solapadamente "como sospecharon desde el comienzo algunos operadores del FdT- para desalentar o directamente desviar votos hacia otras fuerzas. Y ahora ¿qué?. Ahora, el PJ y sus socios, deberán animarse a realizar finalmente un debate interno, profundo y sincero.

Con autocrítica descarnada. Quizá eso les permita recomenzar su historia, fortalezca la autoridad a la conducción local de Rubén Rivarola que reasumirá la presidencia el 24, y les permita enfrentar a la conducción nacional con respeto pero con firmeza, pasando las facturas que testimonien que ya no es tiempo de imponer decisiones sin consideración y sin el indispensable conocimiento cabal de la realidad de una Provincia que a dos mil kilómetros de distancia, tiene vida, fortalezas y debilidades propias.

ALEJANDRO VILCA / SORPRESA... PERO NO TANTO.

Se veía venir: Alejandro diputado nacional. Los que saben escuchar las voces de los taxistas, remiseros, estudiantes, las conversaciones en la despensa del barrio o en el ómnibus, en la cola del banco o en las oficinas públicas, ya sabían que podía ocurrir el batacazo. Muchos, sin abjurar de sus posiciones políticas, decían que "por esta vez", estaban listos para castigar a las opciones tradicionales, y tenían a mano la alternativa válida de la izquierda.

El trío Alejandro Vilca, Natalia Morales y Gastón Remy, llegó a las elecciones aprovechando su propio combustible, que fue suficiente para movilizar las ambulancias que recogieron heridos y los camiones que se ofrecían a llevar a los que se bajaban voluntariamente de otros colectivos. Pero sin dudas, la figura del primer candidato, fue el motor principal.

Fue presentado como lo que es, un empleado público orgulloso de su tarea como recolector de residuos, quien con humildad afirmó que si no alcanzaba el favor popular, al dejar su diputacía provincial este diciembre, volvería a correr detrás de los camiones municipales revoleando las bolsas de basura. No se puede dejar de notar que el horrible maltrato al que fue sometida la izquierda en la Legislatura Provincial, al final, la victimizó, y le generó una empatía automática con buenas porciones de votantes. Y ahora ¿qué?. Ahora Alejandro Vilca se convertirá "quizá a su pesar- en una estrella del Congreso: íUn recolector de basura de una provincia periférica y pequeña que llega a una banca! Para la prensa porteña y también para la internacional, el jujeño será el más buscado y le reportará a la izquierda nacional la iluminación para una vidriera que jamás imaginó lograr.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...