De 3.500 nacimientos, 160 se dan antes de tiempo

El último miércoles fue el Día del Prematuro, y el personal del hospital Materno Infantil lo celebró sumando un centenar de participantes, madres y los pequeños pacientes que hoy están en control del programa que los contiene. De los 3.500 nacimientos promedio anuales en ese nosocomio, entre 80 y 90 nacen con menos de 1.500 gramos, y llegan a 160 los considerados prematuros, de menos de 37 semanas de gestación.

Participaron todos los sectores del hospital que trabajan con recién nacidos prematuros, un equipo multidisciplinario que los contiene desde el parto, etapas, alta y seguimiento del bebé.

ADRIANA LÓPEZ, JEFA DE NEONATOLOGÍA

"Si hablamos de un bebé menor de 1.500 gramos, rondamos el orden de los 80 a 90 nacimientos por año", explicó Adriana López, jefa de Neonatología. "Del total, que hoy son más o menos 3.500 nacimientos anuales en nuestro hospital, 80 a 90 de esos son menores de 1.500 gramos, y un número duplicado correspondería a niños prematuros", expresó, aclarando que el prematuro es todo aquel que nace antes de las 37 semanas de gestación.

Explicó que desde iniciada la pandemia hasta la actualidad todas las normas del servicio se tuvieron que acomodar y se cortó el ingreso de abuelos y hermanos.

"Neonatología tuvo casos de Covid en recién nacidos, sobre todo aquellos niños en contacto con la mamá tuvieron que internarse en el primer mes de vida", afirmó. "Tuvimos nacimientos y niños portadores de Covid, pero gracias a Dios ninguno falleció; algunas mamás sí hubo, pero el porcentaje desconozco", explicó. Sostuvo que el mayor impacto fue emocional, precisamente porque en la época más crítica de la pandemia tuvieron que limitar el ingreso de los padres.

NOELIA QUIPILDOR, TRABAJADORA SOCIAL

Éste año la consigna es la prevención, por lo que la médica explicó que se aspira a prevenir desde la concepción. "Es un trabajo sumamente arduo, es importante el control perinatal, si una mamá tiene patologías de base, el tratamiento oportuno. Muchas veces cuando ya es inevitable el nacimiento del bebé prematuro, es el cuidado de ese bebé que ya ingresa a Neonatología", precisó.

En materia de secuelas, López explicó que mientras más pequeños, son más vulnerables, por lo que los trata un equipo multidisciplinario. Es que pueden tener desde retinopatía, hemorragia intraventricular que aparecen en la cabeza del bebé, que genera trastornos en el neurodesarrollo.

"Mientras menor edad gestacional y menor peso al nacimiento, las secuelas son más importantes, la retinopatía del prematuro, la hemorragia intraventricular, problemas respiratorios, cardiológicos. Secuelas tienen, pueden ser importantes, pero en muchos de ellos el desarrollo puede ser normal", precisó la médica.

La mayoría de éstos bebés se tratan en el hospital Materno Infantil, porque al detectarse algún problema se trata de que la madre llegue a esta ciudad. Pero muchas llegan a hospitales cabeceras de sus localidades y son derivadas al Materno Infantil, el de mayor complejidad, mientras el servicio de Neonatología es el de tercer nivel de la provincia. Allí llegan la mayoría, tengan o no obra social, por el equipamiento y la variedad de especialistas que tiene el nosocomio.

El Programa de Seguimiento del Prematuro es para menores de 1.800 gramos, está orientado a todos los niños nacidos en el Materno Infantil y muchos que llegan desde el sector privado, por lo que se les hace un monitoreo hasta los dos años.

En tanto, Noelia Quipildor, trabajadora social también integrante del programa, planteó que desde su área acompañan a la familia, brindan asesoramiento, gestionan, y consideró que es clave hablar de los derechos del recién nacido prematuro y acompañar a la madre también en todo su entorno familiar para que se sienta contenida.

CELEBRACIÓN / HUBO STANDS Y LOS NIÑOS PREMATUROS PARTICIPARON

"Somos el nexo entre los médicos y la familia, es interpretar también la realidad cotidiana que tiene esa mamá cuando ingresa a una internación prolongada, porque este prematuro lleva mucho tiempo en el hospital", precisó la trabajadora social, destacando la labor de acompañamiento, gestión, asesoramiento y contención de las madres.

Trabajan también con hospitales de otras localidades en articulación para que continúen el tratamiento, hasta el alta.

Testimonios de madres con miedo por sus bebés

Quienes vivieron las implicancias de un nacimiento prematuro lo expresaron a través de sus testimonios. Son cuatro madres que pasaron por momentos de incertidumbre sobre la salud de sus bebés y lo pudieron superar, algunas generando vínculos entre ellas.

Es el caso de Claudia Rodríguez cuyo bebé, Máximo Orodeski, nació con 27 semanas de gestación y 1.640 gramos de peso. “Era muy complicado por‑ que era vivir el día a día con la salud de él, porque era demasiado chiquito, tuvo complicaciones, rinopatía, dos hernias, un paro cardíaco, la luchó mucho. Estuvo cinco meses internado, un día veníamos al hospital y es‑ taba en cuna, al otro día en UTI de nuevo, era difícil”, explicó. Ponderó la atención de los profesionales del Materno Infantil y explicó que su hijo superó las cirugías, y consideró que todos los estudios se hicieron a tiempo y previno consecuencias. Erika Maigua contó que su bebé Olivia Vida Mía nació a las 32 semanas con 1,2 kilos, justo el día de su cumpleaños y la tuvie‑ ron que reanimar. “Fue una experiencia muy complicada, des‑ de que estaba embarazada”, dijo, y precisó que era de muy alto riesgo, por lo que pasó Navidad y Año Nuevo en el hospital.

De hecho, debido a que tuvo mucha pérdida de sangre en el alumbramiento, ella estuvo en terapia intensiva mucho tiempo, pero afortunadamente no se contagió de Covid. Mientras Magalí Hurtado relató que estuvo tres meses internada y su beba Milagros nació el 1 de marzo con 32 semanas, 1.280 gramos, es decir bajo peso, por lo que destacó la labor de la doctora Carina Álvarez y la atención de todo el hospital. “Es un milagro que me mandó Dios, así que la cuido día a día”, expresó. Finalmente, Tatiana Roldán explicó que su bebé Mauricio nació con seis meses de embarazo, 26 semanas, con un kilo de peso. “Estuvimos dos meses internados, él tuvo complicaciones para respirar, en los pulmoncitos, y le dieron de alta con dos kilos. Ahora tiene nueve meses y siete kilos”, destacó la joven de Ledesma agradecida por la atención de Neonatología.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...