EN VIVO

#EnVivo | El Matutino, el magazine de El Tribuno de Jujuy

La familia, ¿una célula sana o enferma de la sociedad?

Por Dra. María Gabriela Muñoz.

Para responder esta pregunta debemos definir qué es una célula. La célula es la unidad elemental y funcional de todo ser vivo que cumple funciones vitales y contiene la información genética, base de la herencia que se transmite de generación en generación. Al igual que una célula la familia trasmite a sus integrantes información (conductas, costumbres, creencias, matrices de aprendizaje, conceptos, presencia o ausencia de principios, valores, etc.) que luego se verán reflejados en otros vínculos, amistades, matrimonios o parejas, es decir en la sociedad.

Esta célula, que es la familia, juega un papel determinante, y es dar al individuo identidad y sentido, ya que es la que nos define como personas. La familia es una institución natural y fundamental para el desarrollo integral del ser humano.

Cuando se habla de familia, las personas no saben cuán grande y amplio es este tema, que, a esta palabra de siete letras, la componen un sinfín de subtemas.

El termómetro de una nación es la familia, cuando Napoleón fue coronado como emperador de Francia dijo: "Denme ustedes grandes familias y yo haré de Francia la nación más grande de Europa".

Debemos comprender que las familias son el fundamento de la sociedad, cuando una familia comienza a "enfermarse", la Nación comienza a derrumbarse.

La familia es la primera escuela de aprendizaje, donde se aprenden las emociones, se experimentan, se regulan y se expresan. Por esta causa la familia puede funcionar como un agente de salud o de enfermedad, formando o deformando a sus miembros.

Vemos todo el tiempo personas adultas heridas, que no pueden sentirse bien con sus vidas, que se lastiman ellas mismas y además lastiman a otros consciente o inconscientemente.

Gente que sangra todo el tiempo, con profundas heridas en el alma y en la mente; cuando descubrimos el génesis de estas situaciones encontramos que las necesidades básicas no fueron suplidas, que los brazos de mamá no estuvieron para brindar calor y protección (porque ella quizás tampoco los tuvo), que son desnutridos de amor y aceptación, pobres, mendigando de maneras tóxicas un poco de cariño y valoración, algunos ni saben quiénes son, mucho menos hacia dónde van.

Sabemos que la familia es y ha sido el lugar donde se originan flagelos poderosamente destructivos como el abuso sexual infantil, otras formas de violencia, las adicciones, etc.

El factor que determina cómo se desenvuelven los niños en diversos ámbitos y luego en la vida, es la fuerza de la relación que ellos tengan con sus padres o cuidadores principales. La clase de entorno que los contiene es fundamental, el niño es un sujeto emergente de este tejido que constituye la familia, estas relaciones lo condicionan y condicionan su vida, por la que la niñez trasciende todas las etapas de la vida de una persona y porque la salud emocional comienza por casa.

Así como una célula enferma, que no recibe tratamiento, se disemina por todo el organismo causando finalmente la muerte… así se desintegran y mueren los sueños, los proyectos y desaparece la unidad de la familia sin Dios.

Por eso y por mucho más debemos ser conscientes y responsables en trabajar cada día para que se forjen familias sanas, y haya niños con futuro. Ya que cuando hablamos de familias hablamos de generaciones.

¿Cómo puedo mejorar mi vida familiar?

Estableciendo una comunicación sana entre todos los miembros del hogar, estar dispuestos a escuchar con atención, dejar que cada uno pueda expresar lo que piensa o siente.

Existen familias donde "la cultura del silencio" ha ocasionado grandes daños, a veces irreparables.

La comunicación debe ser fluida y natural, para que todos podamos disfrutar del ambiente del hogar.

Trabajar como adultos en nuestra autoestima para que podamos generar en nuestros hijos una estima saludable.

Enseñar valores, principios, como el respeto, la responsabilidad, la coherencia, la empatía, la solidaridad, la cordialidad, etc. Estos se enseñan únicamente con el ejemplo.

La base de la familia es el matrimonio, y de ello dependen los hijos, así que cuanto más amor y cuidados exista entre los cónyuges, más sanos y protegidos emocionalmente estarán los hijos. Un componente esencial en la vida de todo ser humano es la fe en Dios, solo Él puede ayudarte a vivir una vida plena y construir una familia sana.

(*) La Fundación Luz de Vida trabaja fuertemente en "educar, prevenir y restaurar" a través de escuela para padres, talleres, consejería y contención familiar. íContáctenos! Alvear 731, primer piso, oficina N°2. Comuníquese al 388-4544620, o ingrese a nuestra página de Facebook: Fundación Luz de Vida. íEstamos para ayudarles!

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...