Rock Jam Session saca a la luz el arte emergente

Rompiendo con las estructuras establecidas, surgió en Jujuy un espacio para apostar por el arte alternativo.

Crepitando las llamas de un impulso que se reveló tiempo atrás a través de la música propiamente dicha, jóvenes jujeños dejaron que su arte saliera a la luz en encuentros especiales. Se trata de la Rock Jam Session, una propuesta que nace de la matriz de lo under o, de lo que sería lo mismo, desde una bohemia que poco tiene de convencional. El motivo de esta congregación de artistas permitió que se reafirmara el concepto de “zapar” en cada una de las sesiones donde se consigue desplegar sobre un escenario, eso tan importante que los une gracias a la más sincera de las voluntades.

Blues, rock, jazz y un toque de indie, formaron (y forman) parte de la promesa latente ofrecida durante noches distribuidas en tiempos y lugares alternos, pero destinadas a ser inolvidables. Los lazos nuevos estrecharon a los intérpretes de otra manera, ya que enfocaron su talento hacia distintos géneros que surgieron de fusiones interesantes. Sólo se necesitó cinco oportunidades para conquistar a los espectadores partícipes de una celebración que logró sorprender a todos por igual o mayor medida, pero eso sí, sin pasar desapercibida.

La última de las ediciones supo matizar todo lo anterior y coronarse como la más ecléctica e integral, si se quiere. Se desarrolló en una noche primaveral, donde la magia sonora fue festival para los sentidos y superó las expectativas del activista cultural que la pensó e hizo real. Así es como lo bueno que mueve los hilos de esta idea está en lo que sucede previamente, en los detalles de gran valor que se establecen armando ese todo que los articula.

“Cada Jam fue variando gradualmente, se estuvieron presentando bastantes artistas; pero en lo general, no es que hubo banda en concreto o en sí, sino de que siempre fue un encuentro musical”, aclaró Fabricio Tobar, músico jujeño y quien maneja este proyecto que busca seguir adelante convocando a solistas o bandas; deseosos por nutrir cada sesión desde sus perspectivas.

“Algo que pasó es que se empezaron a acercar bandas a tocar, optamos por no decir: ‘no subas porque vos no estás zapando’; sino todo lo contrario, ‘¿querés tocar? íBuenísimo!’”, aseguró el activista cultural, movilizado por los grupos emergentes. Cada Rock Jam Session, fue pensada a propósito para que el artista que acepte subir al escenario, simplemente muestre su forma de expresión en ese y sólo en ese lugar, con el sonido predispuesto y con el público listo para ver el accionar en sus instrumentos de la manera más auténtica.

FABRICIO TOBAR / MÚSICO Y ACTIVISTA CULTURAL QUE PROMUEVE LOS ENCUENTROS

Visibilizando lo sonoro

Cada vivo es un abrir de puertas a la oportunidad y visibilizar desde lo sonoro, aquello que se gesta en el adentro sin la posibilidad de compartirse hacia el afuera. Hasta ahora. “Creo que lo interesante de esta Jam a diferencia de cualquier otra que se haya hecho antes, es que son artistas de barrio, populares, pero también los hay aquellos de conservatorio y consolidados”, contó Tobar sobre este micro universo naciente.

Diferentes propuestas desfilaron, desde el minuto cero de la edición uno y hasta la quinta, en esta quimera con capacidades y competencias diversas que confluyen en una puesta acertada con mucho de clínica musical pero sin dejar de ensamblarse y fortalecerse en vínculos de amistad.

“Un poco el slogan que le creamos fue: ‘íVení, zapá con nosotros, que el backline te lo bancamos!’, porque la idea era esa; de que haya alguien que quiera tocar con un buen sonido, un buen backline, pero que si no cuenta con ello, se lo prestamos”, indicó el también bajista de 12 Pesitos Dub, recordando el éxito que significó ver a la criatura crecer en amplitud, desde clásicos sonidos de rock, pero donde no faltó el rap, el blues, el folclore, ni los ritmos latinoamericanos.

Así, la Rock Jam Session es un caldo de cultivo que se sostiene mediante el potencial de los nuevos artistas que tienen en sus setlists, de todo. Desde músicos que improvisan hasta agrupaciones conformadas como proyectos de banda. Pero el común denominador a todas, fue Agustín Burgos; el artista plástico que desde sus colores acompañó a “la Jam” desde la primera edición entablando -no pocas- inquietudes al respecto.

“Desde nuestro lado, es un quiebre a la manera de cómo se hacían las cosas. El lugar donde poco a poco nos vamos encontrando que por supuesto puede mutar y esto tiene que ver con la personalidad que tengo de ir cambiando con los trabajos”, explicó Fabricio, quien promueve en 12 Pesitos Dub, la transformación permanente.

“Es propio de lo que me pasa con la música, por ejemplo, quiero tocar una chacarera pero medio rockeada, que a la vez pueda incluir en el medio una rapeada y ver qué sucede. Creo que es en la mezcla de géneros, en la rotura de estructuras, de modos de hacer, donde se da la magia”, afirmó. Y es que en el encuentro, en la mezcla está la parte rica y cultural del momento. “Quiero seguir impulsando esto mucho, para ver a dónde llega porque a medida que se va sumando gente, se va poniendo más atrayente. Sí lo venimos haciendo solos, a pulmón y viene siendo un re desafío y súper difícil pero con buenos resultados”, comentó el activista cultural esperando que se sume más gente a esta oferta de carácter independiente, autogestiva y colaborativa.

“Les diría a aquellos artistas que se quieran sumar con alguna propuesta de cualquier lenguaje, que se animen y crean en ellos mismos, porque siempre hay una respuesta”, finalizó Tobar dejando abierto este espacio gestado desde la Rock Jam Session, creado para que la aventura musical no desista de volar alto y estar en movimiento siempre.   

Los artistas participantes

Cuestión aparte es mencionar a los integrantes de la Rock Jam Session, comenzando por la Jam Band, formación madre dinámica que está integrada por Fabricio Tobar de 12 Pesitos Dub, Enzo Guarise de Desastres Extraterrestres, Juan Manuel Espinosa de El Terco, Facundo Armella de La Chancha Renga, Facundo Navarro de Cumpitas Desertores, Galo Maidana de Melodía Rebelde, Mauricio Corbalán de Eh! Changuito, Gabriel Cruz de K’bric y Pablo Benítez de Runa Simi, todos con sus múltiples influencias, saberes y motivaciones que extienden sus manos proyectos como Michelle Trío, Jaylli, “Dani” García, Lalo And The Boys, Martina Cabrera “Mar de Infancias”, Fátima Aldana Benítez - “Chica Nexia”, Hijastras D’L7, Piedra Cuarzo, Cebú del Huaico, Gonzalo Flores “Hijo del Viento”, Santiago Mayo - “El Guardián de Jazmín” y “Gualy” Auzza. Más músicos participa‑ ron, como Emanuel Delgado de Sabino, Ana Julia Ramos, “Wayra” Vázquez de Jaylli, Yanina Peralta de Peces Delta, Nahuel Ortíz de PAN, Martín Ensinas de Don Robotín, Juan “Oveja” Quispe, “Juanjo” Díaz de Ritman, Fernando Rodríguez de La Vilca Band, Maximiliano Marcani, Gustavo Sardina de Wah Wah Blues, Eduardo Sosa de Waynas Sueño Stereo, Gastón Aranda de Chemandinga, Emilio Melanov, Nicolás “Zeta” Aguirre de To Fall Sick, Ana “Lunera” Rivera y Mar‑ tina Massarelli de Asterión

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...