¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

22°
4 de Marzo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Lanzaron un libro con testimonios de abusados

"Somos Sobrevivientes, crónicas de abuso sexual en la infancia" es el nombre de la obra que narra historias y luchas.
Domingo, 07 de noviembre de 2021 01:03

Los fundadores de la Asociación Civil "Adultos por los Derechos de la Infancia" de Buenos Aires, Silvia Piceda y Sebastián Cuattromo, lanzaron un libro con ocho testimonios de sus integrantes, quienes fueron abusados, sobre su lucha por justicia, por causas que no prescriban y se responsabilicen a los colegios donde sucedieron los hechos. "Somos Sobrevivientes, crónicas de abuso sexual en la infancia" es el nombre del libro editado por Alfaguara.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Los fundadores de la Asociación Civil "Adultos por los Derechos de la Infancia" de Buenos Aires, Silvia Piceda y Sebastián Cuattromo, lanzaron un libro con ocho testimonios de sus integrantes, quienes fueron abusados, sobre su lucha por justicia, por causas que no prescriban y se responsabilicen a los colegios donde sucedieron los hechos. "Somos Sobrevivientes, crónicas de abuso sexual en la infancia" es el nombre del libro editado por Alfaguara.

"Este libro cuenta de la masividad del abuso sexual, de la horizontalidad, de la no diferencia de clases sociales, de lugares ni de provincias, ni de lugares de origen. La infancia es un ciclo en el que los niños, niñas y adolescentes son vulnerables, y eso ha hecho que podamos ser abusados por los abusadores. Cuando hay abusadores impunes los niños están en riesgo, y este libro viene a contar otro modo más de visibilizar este delito", explicó Piceda. Ella es sobreviviente de abuso sexual en la infancia y madre protectora, y en comunicación con el canal digital de El Tribuno de Jujuy precisó que se trata de testimonios de integrantes del colectivo conformado por sobrevivientes adultos del delito sexual en la infancia y adultos protectores de víctimas en el presente. La entidad desde hace diez años recorre el país dando su testimonio y tratando de defender a niños víctimas en el presente.

El libro fue escrito por ocho destacados escritores argentinos: Claudia Aboaf, Félix Bruzzone, Gabriela Cabezón Cámara, Juan Carlos Kreimer, Fabián Martínez Siccardi, Sergio Olguín, Claudia Piñeiro y Dolores Reyes, quienes transformaron en palabras las historias de integrantes de la asociación.

Piceda consideró que los casos se siguen sucediendo con impunidad, porque según su experiencia es una "sociedad adultocéntrica", que cuando hay conflictos de intereses entre los derechos de los adultos y de niños, priorizan los suyos.

PORTADA DEL LIBRO

La de Piceda, como madre protectora de un niño víctima, fue contada por la escritora Claudia Aboaf, y su par Claudia Piñeiro abordó la de Sebastián Cuattromo, quien encabeza la asociación, y se suman otras del país.

Cuattromo relató que en su caso sufrió abuso sexual cuando iba a séptimo grado en el Colegio Marianista de Caballito entre 1989 y 1990, cuyo agresor era el docente y hermano marianista Fernando Picciochi. "A partir de que sufrí los abusos sexuales a los 13 años empecé a transitar esa herida en un camino muy doloroso, en silencio por diez años. A lo largo de mi adolescencia no pude compartirlo con nadie. Recién a los 23 logré empezar a poner en palabras lo que había sufrido y sentí necesidad de buscar reparación y justicia", dijo.

En 2000 presentó la denuncia penal en la Justicia nacional, luchó por 12 años y logró el juicio que terminó con la condena a 12 años de cárcel por corrupción de menores calificada y reiterada. Ese 2012 hizo visible su lucha y se unió a la de Piceda. Planteó que logró que el Colegio Marianista de Buenos Aires tuviera que asumir su responsabilidad civil por el delito y afrontó un intento de silenciamiento a cambio de un acuerdo económico. Lo denunció en el 2002 a la jerarquía católica encabezada por el entonces cardenal Jorge Bergoglio, quien lo derivó al obispo Mario Poli, pero este avaló la actitud del Colegio Marianista.