Orientó a productores y crearon marca estratégica

"Bioconexión" es el nombre que se le dio a la marca que con tiempo y paciencia creó con estrategias un grupo de productores que conformó una cooperativa que hizo la diferencia en su comercialización, contando la historia detrás de cada cultivo y la invitación a visitar el campo. El impulso lo generó Juan Ignacio Gerardi quien se sumó a los productores y los orientó valorizando el cultivo agroecológico. La visibilización de los productores y la historia de cada producto fue surgiendo de un trabajo conjunto entre los campesinos de la Quebrada con la orientación de Juan Ignacio Gerardi, un joven de Bahía Blanca quien llegó a Jujuy en 2001 desde Buenos Aires donde estudiaba. Interesado por conocer de dónde venían los alimentos que consumía y quiénes lo hacían, tras recorrer varias provincias llegó a Jujuy por su gran diversidad de climas en menos territorio y mucho trabajo ancestral como una cultura viva.

EXPERIENCIAS | QUIENES ADQUIEREN PRODUCTOS COMPARTEN Y DEGUSTAN.

Primero se mudó a la Quebrada pero debido al clima se instaló en Yala, y aunque no era del mundo de la agricultura hizo una diplomatura en la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Jujuy (Unju). "Empecé a acercarme a productores de la Quebrada, y ahí comencé a aprender un mundo descomunal, que tenía que ver con las comunidades, otra manera de relacionarse entre los pares de la comunidad, el lugar que tenía la tierra, el que ocupaba la agricultura, las ceremonias", precisó.

Fue aprendiendo al tiempo que ayudaba a sembrar a algún agricultor local y vio que costaba vender y si se concretaba, era a bajo precio. Entendían que recolecten manzanas en la Quebrada, las bajen a vender al mercado en burro luego de cuidarlas todo el año sin químicos y se paguen igual que otras. Por eso trabajaron para que los clientes sepan que lo que compraban no era sólo un cajón de manzanas sino que estaban apoyando a productores que cuidaban las variedades, cultivaban de manera ancestral y contaron lo que había detrás de los productos.

COCINANDO CON DONATO DE SANTIS

"Para eso creamos una marca, un concepto, se llama 'Bioconexión'. Como los productores no tienen una marca propia dijimos armemos una entre todos y que a cada uno le sirva. Si le dicen que es de 'Bioconexión', la gente sepa que es un producto que no usa químicos, que tiene historia, lo ancestral, lo empezamos a asociar a un montón de valores", explicó.

Le dieron un formato de cooperativa que se formalizó en el 2016 con 20 socios en Tilcara, aunque no tiene sede, además de otros que trabajan de manera indirecta. Los productores son de Ocumazo, Hornaditas, Yacoraite, Quebrada de Zenta, Cianzo, Bárcena, Cangrejillos, y se van sumando e invitados a integrarla aquellos que siembren sin químicos, con conciencia y que la consuman. Pueden comunicarse en su página www.bioconexión.org o sus redes sociales.

Producen quinua, papa, maíz, acelga, habas, tomate, y hierbas como muña muña, rica rica, suico, y en frutas en menor cantidad, manzanas o peras, cuyo manejo es cuidadoso y también trabajan en coordinación con una cooperativa de sal de la familia Amancay. Producen sin químicos y para ello también se valen de los conocimientos que les puedan brindar técnicos del Inta, Secretaría de Agricultura Familiar y otros que lo transmiten a los productores y ellos a sus pares, informalmente.

"La marca nos ayudó a llegar a un segmento específico de gente que valora eso, y lo encontramos en Buenos Aires", dijo, se trata de restaurantes y público específico. Por cada kilo de papa que se vende se invita a la gente que lo adquiere conozca el lugar donde se produce, y es otro ingreso para ellos en visitas que concretan a modo de turismo rural sin etiquetarlo así. "La idea es que no sea sólo la manzana, sino que lleve a ir a lo de Irma a comer unas humitas, que vende su maíz y la experiencia de comer con ella y una guía por ese lugar", dijo. Sumaron la venta de hierbas que crecen naturalmente y los talleres que dictan los productores.

COMPARTIENDO CON VISITANTE

Replican el modelo en otra provincia

Como coordinador Juan Ignacio Gerardi continúa trabajando, pero ya delegó el rol de modo que todos participen. También replica el modelo con productores de Santiago del Estero desde hace un par de años, y es asesor de varios proyectos sustentables y gastronómicos.

Integró la lista de 17 innovaciones para "Premios al Florecimiento" realizada en Cleveland, Estados Unidos, por sus contribuciones a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Fue seleccionada entre 400 proyectos de 65 países, en la búsqueda de agentes de cambio y se reconoció su labor por cumplir el 9° objetivo de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Famosos chefs los conocen

Gerardi fomentó entre los productores, que se organizaron, la idea de promover la relación de ida y vuelta entre productor y consumidor, y la integración entre el campo y la ciudad, buscando también el precio justo para la producción libre de químicos para los productores, y lograr una mejor comercialización.

Sus productos atrajeron la visita de reconocidos cocineros y chefs, Mauro Colagreco, Lelle Cristóbal, Josep Roca, Juan Gaffuri, Pedro Bargero, Tato Giovannoni, Patricia Courtois, Soledad Nardelli, Germán Martitegui, Donato De Santis, Antonio Soriano, Narda Lépes, y Dolly Irigoyen. Dijo que ellos fueron quienes los contactaron y es que en su momento con "Bioconexión" tuvieron un local en Ciudad de Buenos Aires en el Mercado de Belgrano, que luego se cerró en pandemia. Este año volvieron a proveer ahora a Buenos Aires al Mercado Central y también canalizaron el vínculo a productores de una cooperativa de Pirquitas que no podía vender quinua.

"Intentamos pregonar la solidaridad, la buena voluntad, el trabajo comunitario, el cuidado por el alimento", expresó.

Actualmente desde "Bioconexión" planean una asamblea el próximo 27, ya que están sumando nuevos socios, y se marcaron como desafío continuar avanzando en el aprendizaje y la producción de semillas, que les significa otro atractivo.

En pandemia

Acerca de tiempos de pandemia, Gerardi sostuvo que fue complicado para los productores que por entonces habían producido tomate y tuvieron que regalarlo en Tilcara al no poder comercializarlo. "Al ser productor te permite no tener que gastar tanto. Pudimos pasarlo bien, además con los permisos se podía hacer circular cierta mercadería", precisó. Hicieron un bolsón en la época de la pandemia más estricta del aislamiento, y al ver que muchas personas la pasaban mal, se pusieron al servicio y lo repartieron en San Salvador de Jujuy junto a recetas de cocineros famosos para que usen esos productos.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...