“Dos años difíciles pero muy positivos”, expresó Demarco

¿Cómo fueron los inicios al reemplazar a un intendente que estuvo de 1999 hasta 2019?

Fue difícil por la idea de venir a cambiar la forma de hacer política y con un paradigma de administración distinto, buscando la eficiencia en el uso del recurso y administrando con la mayor austeridad y transparencia posible. Eso no cayó nada bien internamente en el empleado, entendiendo sobre todo que veníamos a hacer las cosas diferentes en una estructura acostumbrada a viejas formas.

Recién ahora notamos que se empiezan a valorar actitudes que no fueron en contra del empleado, sino todo lo contrario: dignificamos su rol, mejorando la gran mayoría de los edificios municipales, dando la indumentaria solicitada por área, modernizando reparticiones, creando nuevos espacios como la Subsecretaría de Producción y sobre todo, dándoles contenido y caudal de gestión a áreas que durante años fueron fantasmas, que solo figuraban para contener mucha gente con cargos pero sin roles claros.

¿Qué fue lo primero que tuvo que resolver cuando asumió el 10 de diciembre de 2019?

Ficoseco después de perder, sumó 400 personas a la planta. Y de 1.500 pasamos a tener 1.900 empleados. Viéndonos nuevos y sin experiencia en el Poder Ejecutivo, la oposición desde el primer día buscó desestabilizar y cansarnos. Sumado a ello que el Gobierno provincial nunca reconoció esa planta y a la actualidad solo nos paga el sueldo por 1.500. A los 400 restantes los pagamos, desde hace 24 meses, con recursos propios. Cabe destacar que de 115 millones en total, Provincia asistió con 15 en 5 de los 24 meses.

¿Está conforme con estos dos primeros años al mando del municipio de Perico?

Sí, sabiendo que el vecino siempre pide más y nunca alcanzan los recursos. Lo importante es que pudimos consolidar nuestro proyecto para encarar un 3er año con todo.

¿Cómo se encuentran las finanzas del municipio?

Tenemos un déficit de 6 millones para pagar sueldos mensualmente, por los 400 empleados que no reconoce el Gobierno de la Provincia y que tenemos que absorber nosotros con recursos propios. A pesar de ello, cubrimos los sueldos y sostenemos los servicios básicos.

LUCIANO DEMARCO | INTENDENTE DE PERICO.

¿Cuál cree que fue el mayor logro en tus primeros dos años?

Demostrarle al sistema político que buscó voltearnos que estuvimos a la altura y sobrellevamos una gestión en contextos especiales, por más de un año de pandemia y en contra de un sistema que perdió y que nunca quiso colaborar en busca del bien común.

¿Y el mayor fracaso o mala decisión?

Haber querido producir cambios estructurales, organizar rápido cuestiones que cayeron muy mal en una sociedad acostumbrada a la informalidad y a que nadie los controle.

Perico tiene la particularidad de ser rico por sus recursos, producciones y ubicación geográfica, pero en su idiosincrasia no desea cambios, aunque estos sean para mejorar. Falta visión de futuro que hoy el Estado se anima a marcar. Pero sí creo que esos cambios tienen que ser más paulatinos, más despacio para que la sociedad los pueda digerir y entender que buscan el bien común.

¿Cree usted que está resolviendo la demanda de los vecinos?

Muchas sí. Imagínense que el municipio cuenta con 60 áreas municipales operativas que son controladas por Jefatura de Gabinete y Unidad de Gestión. Se hacen cientos de acciones y mejoras todo el tiempo que demanda el vecino. Y otras seguramente no. Como todo el interior de la provincia, hay muchos barrios postergados con problemas estructurales.

En Perico durante décadas el municipio aprobó loteos sin servicios básicos, faltan plantas cloacales, hay sectores que nacieron producto de usurpaciones, no trabajaron sobre un plan de ciudad y todo fue improvisado durante mucho tiempo. Para acomodar todo ese desorden se ne‑ cesita tiempo y un plan. El plan lo tenemos, pero necesitamos más tiempo.

De sus compromisos en campaña, ¿qué pudo cumplir y que no aún?

#40dias40propuestas fue nuestro eslogan que pueden buscar en Instagram. De las cuales 25 pudimos cumplir. Nos quedan dos años para las otras 15. De todas maneras, algunas de esas propuestas están en proceso, son luchas que no están ganadas: por ejemplo, el control local sobre Finca El Pongo.

Creamos el Ente de Control Autárquico Local establecido en nuestra Carta Orgánica pero el Gobierno provincial nunca lo reconoció, considerando que no es una herramienta legal. Esas son las discusiones sanas y propositivas que queremos tener sin que se nos cierren las puertas de Provincia.

¿Por qué no se alió al gobernador?

Hemos buscado siempre acercarnos para construir y trabajar juntos. Pero tener criterios autónomos distintos a los de Provincia cae mal en el poder central. Y eso consideramos que es no respetar nuestra autonomía. Sobran ejemplos de ello con Finca El Pongo, Parque Industrial, Feria Mayorista y otras instituciones las cuales generan disputas por marcados intereses que en la gestión anterior cedieron. Pero el vecino nos votó y comenzó otra historia y es la de defender nuestros intereses con el diálogo y la madurez que proponemos siempre al Gobierno provincial.

¿Cómo continúa la relación municipio Provincia?

Más allá de que se meta la política en el medio, nosotros tenemos claro que debe primar la relación institucional. Nuestro proyecto político VIA trabaja para desarrollar más la política que atrasa en la provincia. El tema es que el Gobierno provincial piense de igual manera.

Se deben terminar las estrategias de adoctrinamiento con los intendentes y comenzar una nueva forma de construcción política, basada en el respeto y en el escucha del gobernador hacia los intendentes que estamos en el territorio y conocemos la realidad de nuestros vecinos mejor que nadie.

Para que los recursos sean manejados por la institución y no a través de Estados paralelos con punteros o candidatos que perdieron pero son los que tienen los contactos, planes, recursos y la relación, desoyendo la voluntad popular. Eso nunca es bueno si queremos construir democracia y república. Se notó la capacidad de gestión de programas nacionales.

¿Cómo continuarán esas gestiones en Nación? ¿Cuáles son los barrios que se beneficiarán con las próximas obras?

60 millones para obras en parque industrial, 20 millones para la construcción del Primer CIC rural de la provincia, 19 millones para el mejoramiento Integral del barrio 19 de Junio, 4,7 millones para el MuniMóvil, 16,5 millones para la puesta en valor de nuestro Parque Retorno son solo algunos ejemplos que esta gestión no se ha quedado quieta un minuto.

¿Cuál cree que es el mayor desafío que le queda por delante?

Lograr la ejecución de la obra de desagües pluviales, canalización, cordones cuenta y badenes en Avda. Canadá, con 4 km de extensión. Es un proyecto ambicioso del 2006. Lo reflotamos, hicimos todos los cálculos de costos y presupuestos, trabajamos con consultores externos para los estudios de impacto ambiental e hídrico y logramos ingresarlo en marzo de este año, en el Ministerio de Obras Públicas de Nación.

¿Podría explicarnos si está a favor o en contra del Proyecto de Cannava que encabeza el Gobierno provincial en Finca El Pongo?

En lo personal creo que el proyecto es muy bueno. No así el manejo. Lo dijimos siempre. Estamos de acuerdo pero nos deben rendir cuentas de todo el proyecto. El municipio debe ser parte y conocer detalles. No solo porque el proyecto es estatal sino porque se está desarrollando en Finca El Pongo, que le pertenece a nuestro hospital.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...