El Gobierno se juega la carta más fuerte ante el FMI

El grupo integrado por cinco funcionarios del Gobierno nacional que viajó a Washington el sábado comenzará esta semana la dura tarea de acercar posiciones con los técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI), con el objetivo de, por lo menos, acordar los números gruesos de lo que será luego la Carta de Intención que deberá enviar la Argentina al organismo.

Por el Ministerio de Economía viajaron el viceministro, Fernando Morra; el secretario de Hacienda, Raúl Rigo; y el subsecretario de Financiamiento, Ramiro Tosi.

Además, estará Sergio Chodos, director por el Cono Sur ante el Fondo, al tiempo que por el Banco Central negociarán Jorge Carrera y Germán Feldman.

La tarea que tendrán esta semana es lograr el consenso en alguno de los números principales de lo que sería un nuevo acuerdo, algo que puede resultar complicado en función de la agenda política que plantea el presidente Alberto Fernández.

Se espera que el 15 de diciembre se presente el promocionado Plan Plurianual, el cual depende de los consensos que se alcancen en estos días.

Según pudo saber NA, la idea del ministro de Economía, Martín Guzmán, es arrancar el programa en 2022 con un déficit fiscal del 3,5% del PBI, pero se espera que el organismo pide en 2 por ciento para el primer año.

La diferencia no es menor, ya que según reconoció recientemente Guzmán, el rojo primario de las cuentas públicas del 2021 va a concluir en 3,5%, lo cual indica que aspira a no hacer un ajuste de las cuentas en el primer año.

Por otro lado, y tal como es tradicional en los acuerdos con el Fondo, el reclamo de los técnicos del organismo es reducir el déficit fiscal por vía de un recorte de la obra pública, algo que Guzmán no tiene intenciones de cumplir.

En lo que está claro que habría un mayor entendimiento es en el tema de las tarifas públicas.

Analistas privados estiman que los subsidios a los servicios públicos ya se ubican en un nivel del 3,4% del PBI, y que de allí, al menos un punto se puede obtener.

En cuanto al dólar, está casi determinado ya que la Argentina no va a ir a un cierre de la brecha cambiaria, que se ubica en el 100% entre el oficial y el paralelo, de un solo salto.

El FMI está dispuesto a aceptar un plan para ir reduciendo la brecha de manera gradual.

A esta altura de las circunstancias, es evidente que Argentina y el FMI van a trabajar en plan gradualista de ajuste de las cuentas.

El punto para ponerse de acuerdo es en cuánto tiempo el gobierno está dispuesto a acomodar las variables.

Lo que está más claro por el lado del Ministerio de Economía, es que tratará de patear pagos para el 2026, mientras que el organismo aspira a empezar a cobrar en 2024.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...