Boca igualó 2 a 2 con Gimnasia en el debut

El bicampeón del fútbol argentino, Boca Juniors, se tuvo que conformar anoche con un empate en su debut en la Copa de la Liga Profesional. Fue en la Bombonera, donde igualó dos a dos con Gimnasia y Esgrima de La Plata. Cada equivocación en el fondo terminó con festejo visitante, que además contó con un inspirado arquero Nelson Insfrán.

 

La primera fecha de la Copa se cerrará hoy con los partidos entre Central-Argentinos desde las 19.15 e Independiente-Lanús a las 21.30.

 

El conjunto "xeneize" salió con todo a buscar la victoria, pero se topó con la figura de Insfrán. Al inicio le tapó el gol a Carlos Tevez, al salir rápido de su área y "ahogar" al delantero, que no pudo darle dirección a su tiro de emboquillada. Luego impidió el grito de Mauro Zárate, tras una gran acción colectiva.

Parecía que el gol estaba por llegar, pero de repente el ingresado Carbonero -había reemplazado al lesionado Pérez García- quedó solo frente al golero Andrada, quien con una mano evitó la caída de su valla.

Posteriormente Sebastián Villa entró a pura velocidad por derecha y su disparo pegó en el costado de la red. Y de tanto buscar, Izquierdoz de cabeza puso justicia en el marcador. Nadie lo marcó a la salida de un córner, se agachó para conectar el balón y así abrió el marcador.

Eso sí, el festejo le duró poco a Boca, ya que también en una acción de jugada parada, Weigandt metió el balón al fondo y por detrás de todos apareció Guiffrey para con un frentazo impecable poner el uno a uno.

Fue un baldazo de agua fría para el dueño de casa, porque la primera etapa se moría y no había tiempo para más. Sacó del medio y terminó.

Apenas arrancó el complemento, otra vez Insfrán se lució ante un cabezazo de Zárate, que buscó descolocarlo con un pique al suelo, pero no lo consiguió. El "1" voló y desvió la pelota al córner.

Los minutos fueron pasando. El cuadro platense se sintió más cómodo en el campo. Metió pelea en el medio e intentó salir rápido de contragolpe con el uruguayo Alemán como estandarte.

Y fue el enganche, quien después una acción que involucró a Ramírez y Contín, de palomita el encargado de desnivelar. Fue un premio exagerado, pero los goles se hacen, no se merecen, dice un viejo axioma futbolero. Y vaya si es cierto.

Además, la figura de Insfrán continuó creciendo.

En su mejor intervención de la anoche impidió, a puro reflejos tirando en el área chica, que Cardona primero y Tevez después pudieran anotar.

El premio llegó faltando cinco minutos con un tiro libre impecable que Cardona ejecutó al ángulo. Golazo.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...