"Fracasamos por un sistema político  que ha entronizado una casta"

-¿Cómo avanza el armado del partido NOS en la región?

-Llegamos ayer (por el domingo) al mediodía a la provincia de Jujuy. Tuvimos una reunión de equipo en Perico con los referentes de NOS de toda la provincia. Estamos en los últimos pormenores de toda la tramitación jurídico-administrativa para tener el partido conformado, y empezar a armar la propuesta política.

Hemos estado conversando con dirigentes de la provincia, analizando un poco la situación institucional, económica y social de Jujuy. En general, nosotros estamos continuando con aquella promesa que empezamos en el 2019, y con aquel diagnóstico que cada vez se agudiza más en la Argentina.

-¿Qué diagnóstico hace de nuestro país?

-Estamos planteando que la Argentina tiene un fracaso sistémico de décadas y cuando uno analiza el origen de ese fracaso, no es que la sociedad ha fracasado económica ni financieramente. La Argentina es un país que tiene una viabilidad productiva absoluta, pero este proceso de fracaso y de decrecimiento viene de la mano de un sistema político en donde se ha entronizado una casta, que ahora es una casta dinástica, que nos ha traído hasta acá con un sistema que le sirve a la casta, pero que no les sirve ni al proyecto de República, ni al proyecto de Nación, ni a los ciudadanos.

Por eso nuestra propuesta es empezar un partido político con la vieja modalidad de los partidos políticos. Porque una de las cosas que se tragaron las dos grandes maquinarias electorales fue la institución de los partidos políticos. Por lo cual, cuando alguien gobierna en la Argentina, o fue elegido como legislador, no tiene una autoridad por arriba que le pida cuentas de lo que hace, como lo hacía el viejo modelo de partidos políticos.

Hoy los partidos políticos son viejas fuerzas políticas puestas al servicio de personas, y que tienen el nombre de las personas, de hecho está el massismo, kirchnerismo y macrismo, entre otros. Por eso hay que volver a la vieja institucionalidad de los viejos partidos políticos, porque eso es lo que da la garantía de una plataforma clara, y un compromiso claro a través del cual la población puede pedir rendición de cuentas.

Así que ya tenemos el partido en 16 provincias argentinas. En Jujuy al igual que en Salta, Chaco, Ciudad Autónoma de Buenos Aires y provincia de Buenos Aries, que es mi distrito, estamos terminando la instancia del armado jurídico administrativo que es sumamente complejo, además en un año de cuarentena, para ya empezar a trabajar la propuesta política.

-Hoy Cambiemos tiene dos estructuras internas marcadas, una más dura y otra más moderada. ¿Qué opina de esta interna dentro del espacio político que supo integrar durante la gestión presidencial de Mauricio Macri?

-En principio yo acompañé el proyecto de Cambiemos, durante tres años fui funcionario en la Ciudad de Buenos Aires y tres años funcionario del Gobierno nacional, ambas gestiones encabezadas por Mauricio Macri. Lo que yo apoyé fue un proyecto de transformación de la Argentina en sus aspectos estructurales, de alguna manera empezaban a darse los primeros pasos de ordenamiento del fracaso argentino. Y lo que vi fueron disputas dentro del gobierno de Cambiemos, y esto no tiene que ver con una cuestión personal y se lo dije al entonces presidente de la Nación.

El modelo de gradualidad, que era un modelo de negociación política, se comió la pasión por el cambio. Por otro lado, cuando el gobierno avanzó en medio de la catástrofe económica y su requerimiento a los organismos internacionales, con la agenda global del aborto y la ideología de género, dije "este no es mi lugar".

Lo que yo veo hoy no es una cuestión conceptual de grieta si o grieta no. Porque la grieta es un show que armó la política y la instaló en la sociedad.

Cuando uno se sienta en la mesa familiar el domingo, uno vota para un lugar y otros votan para otro, y sin embargo almuerzan y comparten juntos.

La grieta es un fenómeno que describe la política y los medios masivos de comunicación que son funcionales al sistema político. Yo no veo dos grandes conceptos de disputa dentro de Cambiemos. Lo que veo es disputa de poder...

Digamos que la grieta es aprovechada para marketing político...

Absolutamente. Es el marketing de dos modelos políticos que tienen dos bases distintas con el mismo producto.

Tal es así que a esto uno lo ve. En las elecciones, el arquitecto jurídico del kirchnerismo durante 12 años por el que pasaron todas las leyes esenciales fue Miguel Ángel Pichetto, que además garantizó la impunidad de Cristina (Fernández de Kirchner) en la Cámara de Senadores, pasó a ser el candidato a vicepresidente de Cambiemos.

-En los últimos años hubo una fuerte aparición de referentes de derecha en los que se incluye a Ud., Milei, Espert y otros...

-La encuesta de Sinopsis de hace 15 o 20 días más o menos, expresa que en las próximas elecciones el 55% de las personas no va a votar a ninguna de las dos maquinarias electorales, con lo cual se está marcando el nivel de fracaso sistémico de la Argentina. La incapacidad de la clase política de presentar nuevas propuestas y ahondar en las características específicas del fracaso, está marcando que la población va a buscar una alternativa que nosotros representamos.

-¿Qué opina del manejo de la campaña de vacunación contra el coronavirus?

-Nosotros denunciamos ese mismo viernes en el juzgado de Martínez de Giorgi la situación de cohecho por la sustracción de vacunas que fueron puestas al servicio de una agenda de amigos, que además nos enteramos por el subversivo confeso de Horacio Verbitsky que lo declaró en un programa de radio, sino no nos hubiéramos enterado.

En todo este show de la vacunación el Gobierno arrancó con 25 millones de dosis, primero fue Pfizer y terminó en la vacuna Sputnik V. Después no eran 20 millones, sino que 2 millones. El Gobierno está en una técnica de "anunciocracia" que después no los puede cumplir y cae más en una pésima gestión del modelo de la Argentina.

Ahora generó expectativas de vacunación en la población que no puede asistir.

Además, de nuevo cae en una diatriba ideológica, porque el único que compra vacunas en la Argentina es el Estado nacional, las obras sociales y las prepagas no pueden salir a comprar vacunas para facilitar el proceso. Y uno olfatea qué hay detrás de eso y la preocupación no es la vacunación, la preocupación es la licitación.

-¿Qué opina de los cambios en la Justicia que impulsó el Gobierno?

-El Poder Judicial necesita un tratamiento específico para mejorar las condiciones. La transparencia de los jueces, la autonomía de todo el sistema judicial, eso debe venir de la política. Ahora, en todo este proceso de transformación de la Justicia no se ha escuchado a la Corte Suprema.

El proyecto de modificación de la Justicia lo debe elaborar la Corte Suprema...

 

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...