Sentir y el compromiso  con la psicoeducación

De una manera simple y servicialmente eficaz, la fundación Sentir realiza una tarea muy loable. Es que se constituye en el medio como un ente de referencia, generador de espacios de formación y de articulación con instituciones de la comunidad; todo en favor de las personas con diagnóstico de trastornos de discapacidad intelectual, de comunicación del lenguaje, de conducta y efecto autista.

 

Fundación Sentir. La institución jujeña forma parte de diferentes redes a través de un gran trabajo que se abre a la comunidad.

Esta inmensa labor, que se gestó veintinueve años atrás, fue creciendo en ideas y centros.

 

Cada uno de ellos, con objetivos que al final desembocan en uno solo y principal, el de brindar un abordaje integral a pacientes de distintas franjas etarias para contemplar su completo bienestar psico-social.

"Inició con una sede chiquitita y lo que generó que vaya creciendo, que vaya avanzando y se vayan abriendo nuevas propuestas, tiene que ver con el objetivo de acompañar la edades", destacó Fabiola Baz, directora de la entidad que tuvo una actividad "in crescendo" a lo largo del tiempo en la provincia.

Psicólogos, terapistas ocupacionales, pedagogos, fonoaudiólogos y kinesiólogos integran el equipo multidisciplinario que realiza el abordaje específico en todos los casos, abarcando a niños, adolescentes y jóvenes de diferentes niveles, desde el inicial hasta el terciario.

"Los chicos van creciendo, van avanzando y van necesitando otro tipo de acompañamiento, eso mismo generó que Sentir sea mejor, en función a ellos que de niños pasaron a la adolescencia y había que ofrecerles un servicio a través de actividades diferentes a lo que precisa un niño pequeño", expresó Fabiola. Básicamente ese fue -y sigue siendo- el eje fundamental por el que Sentir existe.

Y es que a través de una premisa que se fortaleció con los años, da cuenta de una labor noble que otorga espacios de promoción, asesoramiento y educación con una clara empatía a favor del paciente.

"Los espacios de comunicación favorecieron a que las familias puedan acceder más rápidamente a un diagnóstico preciso, esto permitió que año a año haya más afluencia y también puedan acceder más rápidamente a un tratamiento, lo que predispone después a una inclusión adecuada, tanto en los ámbitos educativos, como en los terapéuticos".

Y es que el trabajo fundamental y que se destaca mucho es el de sostener la actividad con intermediarios especializados. "Para nosotros es esencial, tiene que ver con el trabajo en red. No solo con los profesionales que están en la fundación, sino hacia la sociedad y las escuelas. Las docentes se constituyeron en personas capacitadas, que detectan rápidamente y derivan adecuadamente, para poder acompañar a los chicos y, de esta manera, favorecer su inclusión en el ámbito educativo y en todos los ámbitos", dijo la directora. Sentir se hace presente y forma parte de diferentes redes, el trabajo se abre a la comunidad y este grato esfuerzo le permite experiencias que más que de inclusión, son favorecedoras para un desarrollo óptimo en la calidad de vida de niños y jóvenes. La buena fortuna acompañó a la fundación desde sus primeros años de vida, allá por los ‘90. Y esto, como se esperaba, fue lo que motivó a continuar su camino terapéutico con ganas; pues aun con pandemia incluida y complicaciones que se lograron derribar, la entidad siguió siempre pensando en alcanzar nuevas metas. "El crecimiento de la fundación me da muchísimo orgullo y alegría porque no es fácil. Cuando se genera la demanda, tener la posibilidad de dar ese espacio es destacable y necesario", afirmó Fabiola, resaltando el pensamiento de poder distinguir más allá de todo, a la persona y sus posibilidades. En cada una de las sedes, se trabaja sobre todo, en lo que significa empoderar al ser humano, dignificarlo, independientemente de sus dificultades, para brindarle el apoyo y, así, lograr una inclusión plena y feliz.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...