Piden que la Corte Suprema no prescriba el delito de abuso

La Asociación Civil "Adultos por los Derechos de la Infancia" busca que en la Corte Suprema de Justicia no prescriban los delitos de abuso. Apunta a crear conciencia, a que se cumplan las leyes ya vigentes, que haya capacitación y se cumpla la Ley de Educación Sexual Integral (ESI) para que los niños puedan identificar y pedir ayuda. Señala que hay jujeños que se sumaron a los encuentros solidarios de pares semanales de los sábados que se hace en forma anónima y virtual.

En su lucha porque no prescriban los delitos de abuso, Sebastián Cuattromo, de la mencionada asociación civil, se refirió a un fallo de la semana pasada en Buenos Aires, "que terminó absolviendo a un exsacerdote católico por prescripción del delito, no por considerarlo inocente del delito, sino por considerar que estaban terminados los plazos para poder sancionar los delitos que había cometido".

Cuattromo, quien también fue víctima de este delito en su niñez, planteó que por ello se levantaron distintas voces de indignación por ese fallo, que fue apelado. Fue el caso del excura Carlos Eduardo José, absuelto en los tribunales de San Martín, por la acusación de abusos sexuales que habrían ocurrido entre los años 1999 y 2008 en el Instituto San José Obrero, en Caseros, Buenos Aires.

Por ello, desde la Asociación Civil "Adultos por los derechos de la infancia" lanzaron una campaña nacional para difundir la necesidad de modificar la prescripción del abuso en la infancia. De hecho, plantearon que en la Ciudad de Buenos Aires hay entre 4 y 5 causas que están en estudio en la Corte Suprema de Justicia, que al fallar podría generar jurisprudencia para todo el país, ya que se trata de un delito que se da a lo largo de su territorio.

ABUSO INFANTIL / PLANTEAN QUE NO HAYA PRESCRIPCIÓN PARA DENUNCIARLO.

Cuattromo dijo que especialistas plantean que "en Argentina, que de cada mil abusos que suceden, menos del 10% llega a conocimiento del Poder Judicial. Y dentro de ese acotado universo, solo un abuso termina en juicio y condena. De ahí que se dice que de cada 1.000 abusos 999 quedan impunes", afirmó. Destacó que uno de los que lleva esa estadística es Carlos Rozanski, exjuez y autor del libro "Abuso sexual infantil, denunciar o silenciar" y autor de la Ley de Cámara Gesell, que permitió que los niños tengan tratamiento diferencial de adultos.

Retomó explicando que fruto de la lucha colectiva en 2015, en el Congreso Nacional se logró la sanción de la Ley de Respeto a los Tiempos de las Víctimas, y que modificó el Código Penal Argentino por lo cual desde ese año los plazos de prescripción para investigar y sancionar ese delito, comienzan a correr luego de que se presenta una denuncia. "Esa ley dio cuenta que es de enorme complejidad para cualquier niño o adolescente poder develar lo que sufrió, ni qué hablar de poder trasmitirlo, a la vez la necesidad de encontrar adultos confiables que le crean y se jueguen por su protección, y luego en emprender un camino en búsqueda de reparación y justicia", afirmó.

Sin embargo aseguró que quedaron fuera los abusos antes del 2015, por lo que planteó que a lo largo del país sigue la lucha planteando que en cada Poder Judicial haya esa misma empatía en los casos antes de la sanción de esa ley. Por ello entiende que se debe contemplar la Convención de los Derechos del Niño, a la que suscribió el país, y en especial por los artículos 19, 34 y 39, por el compromiso de protección especial a la infancia, y luego con la ley de Protección integral de derechos para llevar adelante todas esas medidas.

También el pedido se basa en focalizar el abuso sexual contra niños y adolescentes como una grave violación de derechos humanos, planteando la corresponsabilidad del Estado para proteger a la infancia y se espera que la Corte Suprema falle modificando la prescripción de casos ocurridos antes del 2015.

Faltan capacitación y leyes

Por otra parte, Sebastián Cuattromo destacó que desde la asociación que encabeza buscan que con la sola presentación de una denuncia en el presente sobre abusos sufridos en el pasado, sirva para defender a los niños de hoy de modo de protegerlos de los abusadores, por el contacto o riesgo que pueden tener en los ámbitos donde se desempeñan. No obstante, explicó que a nivel del Poder Judicial hay un gran contraste con esos avances que se lograron, porque persisten la prescripción, falta de capacitación e información acerca de cómo tratar con las víctimas, cómo investigar las denuncias.

“Y esa falta a veces lleva a que muchas veces esos abusos queden impunes. Ante el abuso intrafamiliar, que es el que predomina en nuestra sociedad, muchas veces ante la impunidad de las causas se terminen ordenando revinculaciones de los niños víctimas junto a sus adultos agresores dentro de sus propias familias”, explicó. Otra necesidad también es lograr una política pública al igual que la Ley Micaela de 2019; que establece la capacitación obligatoria en género y violencia de género para todas las personas que se desempeñan en la función pública; de modo que también se llegue con capacitación y formación obligatoria en torno al abuso sexual contra la infancia. Planteó que sería clave que se efectivice en el país la Ley 26.150 de Educación Sexual Integral (ESI) del 2006, de modo que se capacite para que niños puedan encontrar el contexto donde poder hablar de lo que le está pasando, y contar con adultos a donde recurrir.

Jujeños se sumaron

Por otra parte, la asociación “Adultos por los derechos de la infancia” destacó que viene desarrollando una red en todo el país, además de vínculos y relaciones con sus pares de otras organizaciones. De hecho, invitó a quienes se contactan con ellos a que repliquen organizaciones con su propia identidad. Además, en los encuentros solidarios de pares semanales que realizan desde hace años cada sábado a las 15, y que por la pandemia se realizan de manera anónima y virtual, debido a la difusión que vienen realizando a lo largo del país, recibieron contactos de jujeños víctimas de abuso. Explicó que fueron varios quienes se sumaron a plantear su experiencia, aunque también lo hacen amigos y familiares de víctimas.

“Es maravilloso cómo participan personas de todo el país, de las más diversas generaciones e historias sociales; y como teniendo un espacio de encuentro anónimo, su identidad está preservada y lo que comparte queda dentro del grupo. En ese contexto de empatìa, de las más diversas maneras las personas comienzan a liberarse de sacarse la mochila de la culpa, de la vergüenza, de la autorecriminación, muchos empiezan a compartir los abusos de décadas atrás”, explicó Cuattromo. Todos los jóvenes o adultos que deseen sumarse o contactar a la mencionada asociación civil, pueden hacerlo mediante sus redes sociales, en Facebook como Adultxs por los derechos de la infancia; en Twitter como @adultxs; Instagram: @adultxs1 o comunicarse al correo adultxsporlainfancia@gmail. com o al teléfono 011 1569729541.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...