Prisión perpetua para el femicida Pablo Ordoñez

El femicida Pablo Ordoñez fue condenado ayer a la pena de prisión perpetua, luego de que el Tribunal en lo Criminal Nº 3 lo Criminal lo hallara autor del crimen de su expareja Mariela Zamora, hecho ocurrido en enero del año pasado, en la ciudad de San Pedro de Jujuy.

En una audiencia donde concurrieron 8 testigos, entre ellos dos hijas de la víctima ha quedado debidamente acreditada la autoría del crimen del exempleado municipal de la ciudad sampedreña, en la producción de los alegatos del fiscal de Cámara habilitado Alejandro Maldonado y los representantes de la querella Julio Molina y Marcela Vidaurre, del Consejo Provincial de la Mujer e Igualdad de Género.

Ordoñez que durante todo el proceso investigativo se abstuvo de prestar declaración, decidió hablar ante el Tribunal y contar su versión de los hechos. Manifestó tener "lagunas" sobre lo que pasó esa noche, que toma pastillas fuertes, pero dejó en claro que su exmujer Mariela Zamora le había "faltado el respeto" a su hogar, a él y a sus hijas, al irse con una vecina a bailar.

Ordoñez fue denunciado en abril y en junio del 2019 por violencia de género por Zamora y se desconocen los motivos que tuvo una jueza de Violencia de Género en San Pedro, para no dictar una medida de exclusión, para que Ordoñez se retire de la vivienda, porque la vida de Zamora y la de sus hijas, corría peligro.

Pablo Ordoñez no solo se creía dueño de la vida de Mariela Zamora, sino que además se burló de la justicia y cuando fue notificado de la denuncia que pesaba en su contra, le decía a sus allegados que no pensaba irse de esa casa, y no lo hizo.

Desde junio del 2019 a enero del año pasado, la convivencia empeoró en la vivienda del barrio Divino Jesús de San Pedro. Ordoñez le había prohibido a su expareja que saliera bajo amenazas de asesinarla. Literalmente secuestró la tarjeta de débito de su exmujer y decidió él administrar su dinero. Nunca logró asumir que Zamora había decidido poner fin a la relación y con el pretexto de quedarse en esa vivienda por sus hijas, se negaba a retirarse.

La víctima recurrió a todas las vías existentes para pedir ayuda de la justicia y de la policía, pero las medidas para salvarla nunca llegaron.

Una conducta temible

Antes de que Ordoñez asesinara de siete puñaladas a Mariela Zamora, la conducta del hombre empezó a causar un profundo temor en sus hijos. Había hecho un agujero en una de las paredes del baño para espiar a su exmujer mientras se bañaba, fue sorprendido varias veces por sus hijas parado en la oscuridad observando dormir a su exmujer y antes de salir a trabajar, contaba los eslabones de una cadena antes de poner el candado, para asegurarse que sus órdenes se cumplieran.

"Si usted escuchara las cosas que le decía mi papá a mi mamá", le dijo al Tribunal una de las hijas de la pareja que fue citada como testigo.

La noche del sábado 25 de enero del 2020, Ordoñez asesinó a su expareja, una de sus hijas vio el ataque y cuando intentó defender a su madre, recibió un golpe de puño en el rostro y otro en el pecho.

El hombre se retiró del lugar muy tranquilo, en dirección a la usina. Antes arrojó el cuchillo bañado en sangre al cesto de basura, su otra hija lo enfrentó llorando y le preguntó Qué hizo, a lo que el hombre respondió "dejá, yo me voy a entregar solo".

Metros más adelante fue interceptado por los efectivos del Cuerpo de Infantería, no se resistió. Miró a los policías y les dijo que se había "mandado una macana".

Manifiesta ausencia de empatía y actitud arrogante según informes

En sus alegatos, el fiscal de Cámara habilitado Alejandro Maldonado solicitó la pena de prisión perpetua para Pablo Ordoñez. 

En un tramo de su completo relato, el fiscal trajo a la sala la conducta del condenado que fue analizada por los profesionales del Ministerio Público de la Acusación, dan cuenta que manifiesta ausencia de empatía, actitud arrogante, restando importancia la opinión de las personas, subestimando al otro. Además de la necesidad de ser valorado y halagado permanentemente. Con un mal manejo de la ansiedad, bajo nivel de tolerancia a la frustración y es una persona irritable. 

Ordoñez escuchó toda la audiencia con la cabeza gacha y fijada su mirada en sus manos. 

Le había pedido a su abogada defensora que los medios no ingresaran al juicio oral y público y en su última palabra dijo que se arrepiente de todo lo que hizo. 

Es que su abogada defensora intentó imponer la figura de “emoción violenta”, pero con argumentos muy escuetos que fueron desestimados de plano por el Tribunal que resolvió condenar a Ordoñez a cumplir la pena máxima que establece nuestro Código Penal. 

La querella representada por Julio Molina y Marcela Vidaurre del Consejo Provincial de la Mujer e Igualdad de Género, adhirió el pedido del fiscal en sus alegatos.

Por otra parte se supo que Pablo Ordoñez permanecerá hasta el lunes 8 de marzo en una celda de la seccional 26º de San Pedro, donde está alojado desde el momento de su detención. Nuestro diario supo que el condenado manifestó su temer de ir a cumplir la condena al Penal del barrio Gorriti. 
 
 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...