¿Colisionará el covid con las próximas elecciones?

Los tiempos marcan inexorablemente el curso de los acontecimientos. En el centro del país, esperan para mayo el pico más agudo de la segunda ola de la pandemia. En Argentina, como en un gigantesco lago, las piedras que caen en el centro generan olas que viajan a diferentes velocidades hacia las orillas, el impacto del covid versión 2 en el Amba podría arribar a esta periferia donde estamos los jujeños, en junio, justo cuando estaríamos enfrascados en el último tramo de la campaña electoral que desembocará en el domingo 27.

El Gobierno está procurando aumentar los lugares de votación y de reforzar las medidas sanitarias para reducir aglomeraciones y riesgos de contagio de los que concurran a cumplir el deber cívico, pero, con los números de hoy, más la experiencia del año pasado, todo indica que es altamente probable que por esos días, los comicios choquen con el virus. No es un presagio apocalíptico, sino simples conjeturas con datos de la realidad, pero también es oportuno recordar que países muy complicados con la pandemia, como Estados Unidos y los vecinos de Bolivia, pudieron realizar sus elecciones presidenciales en medio de la primera ola, y su clase dirigente no se inmoló por ello.

Si bien Gerardo Morales y su equipo siguen con su proyecto y el cronograma en él fijado para adelantar, no se puede desconocer que Alberto Fernández, Cristina Elisabet Fernández de Kirchner, lograrán esta semana atrasar las Paso y las elecciones generales, de agosto a septiembre y de octubre a noviembre, respectivamente, argumentando que lo harían para alejarse del pico crítico de la enfermedad. No es una paradoja. No se pueden creer las razones del Gobierno provincial o el nacional para justificar sus decisiones. Que en Jujuy se quiera discutir temas jujeños sin mezclarlos con los nacionales, como que en Argentina se pueda votar sin peligros mayores de contagio, son excusas demasiado fútiles para ser ciertas.

En Jujuy, el GM limitará su pelea al norte del río Las Pavas para mejorar probabilidades de controlarla. A nivel nacional AAF y CEFK saben que el escandaloso desmanejo de las vacunas, los números de aceptación de su gestión y los índices de popularidad hoy están demasiado bajos y apuestan a ganar tiempo para recuperarse y llevan a la oposición de la nariz. Como se ve, frontal o tangencialmente, el virus y la política pueden colisionar con violencia.

GM mueve su tablero para ganar la partida. A sus alfiles les exigió en la intimidad recuperar iniciativas. A las torres y caballos les pidió más acción, piezas claves del gabinete y la Legislatura, les pidió más movilidad y presencia de campo. Los peones, distantes de los cómodos cuarteles del oficialismo, cada tanto son convocados al Partido a reuniones para que funcionarios les expongan paisajes de un paraíso provincial que les cuesta comprender pero que se cuidan de cuestionar.

Aquellos enriquecedores debates de hacha y tiza que hicieron famosos a los discípulos de Alem, Yrigoyen, Balbín o Alfonsín y en Jujuy, desde Miguel Aníbal Tanco, Benjamín Villafañe, Próspero Nieva, Antonio "Zurdo" Bernacchi, Francisco "Paquilo" Leiva, Lalo Carrillo y tantos otros, quedaron licuados por el triunfo en el 2015 y bajo el imponente peso de la conducción del GM. Muchos radicales históricos hoy siguen desde sus casas y por la prensa el curso de los hechos políticos y son sólo tenidos en cuenta de manera protocolar por la nueva generación de jefes.

La histórica CON (Corriente de Opinión Nacional) de Federico Storani que en Jujuy tuvo figura cumbre en Hugo "Pajarito" Conde y sigue bajo la batuta Lucio Jiménez, está tan lejos de la UCR que algunos se sienten empujados a un acercamiento a sectores políticos y agrupaciones sociales que están en las antípodas del radicalismo. Porque en la UCR hoy se ejecuta una sola sinfonía política y hay un solo director ejecutante.

El peronismo pasó un examen. Más allá de las esperadas apariciones de algunos desaforados de siempre dispuestos a entregar algún chisporroteo a su prensa favorita a cambio de unos minutos de fama, el Congreso provincial, con récord de congresales derivó a los presidentes del partido, el diputado Rubén Rivarola y del Congreso el intendente de Monterrico Nilson Ortega, la peliaguda tarea de atender la conformación del Frente Electoral, del que luego surgirán las listas de candidatos. Esas son las próximas pruebas de fuego.

Las entusiasmadas autoridades aseguran que todo irá sobre rieles y casi desprecian las amenazas de rebelión que siempre se incuban en el PJ, pero saben que no pueden dejar que muchos zapallos se caigan del carro: 1) porque cada deserción es un voto menos y 2) porque las ambulancias del GM andan recorriendo las calles, listas para cargar los heridos. Así, cada baja, valdrá doble el 27-J. De todos modos, Rivarola y Ortega recibieron las felicitaciones de estilo desde la Casa Rosada y del PJ nacional, comprometiendo apoyos para la empresa de construirle un junio amargo al GM, a Cambia Jujuy, y a los Juntos por el Cambio. Porque Jujuy sería la primera elección del país y un gran símbolo de testeos y proyecciones.

La tarea de RR y NO será durísima: armar una mesa con todas las expresiones que quieran sentarse a ella, permitir con paciencia las catarsis de cada participante, y lograr equilibrio en la participación de todos en las listas del nuevo Frente. Todo eso, en política, y en el PJ de Jujuy, más que encarar un trabajo titánico, es partir en busca de un milagro. De RR se puede esperar paciencia y capacidad de dialogar. NO demostró que por su partido, sabe apostar al equilibrio aunque deba tragarse sapos amargos. Ahora ambos deberán agregar la sabiduría necesaria para llevar el barco por aguas turbulentas hasta el 27-J.

Con ganas de terciar en la pelea del 27-J, quizás reaparezca en escena el viejo Movimiento Popular Jujeño. Aquel MPJ creado por don Horacio Guzmán, nacido de la Unión Cívica Radical Intransigente, fue la auténtica expresión de un partido provincial, que entró en la historia como realizador de grandes sueños y obras, todos en pie, y como un formador de dirigentes. Con el tiempo se quebró dando origen al Movimiento de Renovación Cívica de Pedro Figueroa y Mercedes del Valle Castro.

Este Moreci a su vez se fue diluyendo y hasta se desnaturalizó notablemente en sus últimos tiempos. Pero la figura tutelar de don Horacio todavía hace milagros. Los dos referentes principales, la heredera Cristina Guzmán (presidenta del MPJ) casi residual, y el hijo pródigo, Pedro Figueroa, se reunieron y limando viejos rencores, confluyeron en que es tiempo de recuperar al MPJ.

Creen que es tiempo de capitalizar los enormes descontentos de los jujeños con los frentes que hoy se reparten la provincia. Apoyados en la memoria de nombres ilustres como Miguel Samman, Raúl Calizaya, Mauro Efrén Carrizo, Hugo Calderari, Jorge Lorente, Alfredo Jorge, Eduardo Labarta, Rafael Jáuregui, Lidia Maire, Emilio Guidi y Napoleón Guiberguis, entre otros, sobre cuyas trayectorias intachables CG y POF, podrían llegar airosos al 27-J. Obviamente convocando a los referentes que esperan en sus casas, y apostando a una nueva y vigorosa dirigencia provincial.

Las campañas están lanzadas y acelerando. Frentes y Partidos van a toda velocidad. El Covid-19 y sus nuevas versiones vienen también a toda marcha. ¿La colisión será en el peor momento?

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...