"Tierra de valientes", acompaña a niños del loteo Remanente I

Con el pensamiento en positivo y mirando el futuro como una posibilidad en proyección, el merendero "Tierra de Valientes" sigue cumpliendo su misión con los niños del loteo Remanente 1 de Alto Comedero.

Este espacio cálido de encuentro y labor social, nació en febrero del año pasado gracias al esfuerzo de los vecinos e integrantes del Colegio Fasta que con rifas y campañas solidarias lograron recaudar mercadería e insumos necesarios para solventarse.

"Nosotros comenzamos como merendero y nuestra idea era ser comedor, pero debido a que ya no podemos costear los gastos de carne y pollo, sólo somos merendero e igual salimos a repartir, martes y jueves", expresó Karen Alejo, representante del merendero.

Los primeros tiempos fueron muy difíciles, pero con la dedicación y la colaboración de cinco madres de familia que se unieron para el fin, todo el panorama fue mejorando.

"Ellas están ayudándonos en la cocina porque ya han tenido experiencia, porque les gusta la labor social y han tenido una niñez demasiado dura, entonces decidieron apoyarme en lo que es hacer la merienda", resaltó la referente del lugar que inicia el reparto a las 18, dos veces por semana.

En "Tierra de Valientes" las meriendas llevan leche sí o sí, por una cuestión nutritiva para que los 385 niños puedan cubrir -en parte- su necesidad de alimento.

"El té o el mate solo, no te llena si no hay algo más. Nos proponemos y hacemos chocolatada con facturas. Las chicas hacen miguelitos muy ricos, rellenos de dulce de leche, pastafrolas, maicenas, arroz con leche; sacamos de un bolsillo en común donde colaboran las mamás con una cuota mínima de 50 pesos por familia", comentó Alejo.

Con el pasar de los meses, la idea de hacer el merendero más grande fue tomando más fuerza para que los niños del barrio y zonas aledañas, logren superar su situación.

"Esto demanda tiempo, tratamos de buscar fondos y respuestas. Cuando llegué, había un solo merendero cerca de mi casa, por eso es muy importante para el barrio, después como van creciendo y les va yendo mejor, empiezan a dejar el lugar y me avisan", recordó Alejo que ya presentó notas en Secretaría de Ordenamiento territorial y vivienda para recuperar un espacio, donde contener a los niños en mejores condiciones.

"Como hay papás jóvenes tenemos proyectos de desmalezamiento, mamás que tienen bebés chiquitos que se capaciten en corte y confección, nos van a donar una máquina de coser para recuperar guardapolvos dañados", dijo con voz esperanzadora.

Compañía diaria

El acompañamiento desde el merendero es sumamente vital para las familias que tienen necesidades urgentes desde todo punto de vista.

"Hay mamás que pasan situaciones de violencia muy difíciles, por eso vinculamos los pedidos con asistencia directa a Desarrollo humano y a la dirección de Niñez y adolescencia para que, si los niños piden ayuda, estemos dispuestos a darla y a permanecer junto a ellos", reflexionó Alejo, remarcando que las mamás forman un gran equipo para toda actividad.

"La última vez hicimos pizzas caseras con lo que quedó de harina leudante, queso y salsa. Ellas prepararon todo. Ese día, por ejemplo, hicieron el amasado, el preparado en mesas limpias, cortaron el queso, para repartir y fue un éxito".

En cuanto al futuro, "Tierra de valientes" abrirá sus puertas a la comunidad y será todo un desafío a través de clases de apoyo, artísticas y deportivas. "Yo recuerdo cuando era niña que iba a los merenderos. La cocinera actual, tenía su mamá que me servía la merienda a mí, ya falleció, pero ha marcado mucho mi niñez porque cuando la veía a ella llegando al comedor, era algo lindo que sentía. Por eso trato de que haya mucha calidez humana", dijo Karen que compartió a la comunidad la página del merendero en facebook, Tierra de Valientes, donde se encuentra el día a día de la intensa tarea que se realiza.

Las actividades de los valientes

Biblioteca comunitaria. Uno de los proyectos más sobresalientes que tiene “Tierra de Valientes” es incentivar la lecto escritura. “Hemos tenido donaciones de libros, revistas y diarios. Los chicos los sacan para hacer sus tareas. Si tuviéramos una infraestructura, podríamos tenerla a disposición para hacer competencia de lectura, dar certificado y que ellos se sien tan importantes”, dijo Karen Alejo.

Danza es terapia. En “Tierra de Valientes”, las niñas sobretodo quieren aprender a hacer coreografías y van utilizando el tik tok. “Queremos hacer una coreografía con los niños que están muy predispuestos a esto y lanzar un video y compartirlo a la página el tema de Jerusalema; ya tenemos mamás y que dieron su permiso. La idea es acompañar”, comentó la referente del espacio solidario.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...