Un poco de historia de la ciudad de Perico

El 19 de abril de 1967, el entonces gobernador de la provincia de Jujuy, Darío Arias sanciona y promulga con fuerza de ley Nº 2713/67 mediante la cual la localidad denominada Estación Perico pasa a llamarse ciudad de Perico.

Perico tuvo un constante crecimiento desde la década del 60 llegando a ser en estos momentos una de las más importantes de la provincia. En 1967, el intendente Alfonso Bonillo comenzó las gestiones necesarias para que la denominada Estación Perico se convirtiera oficialmente en una ciudad.

El radio urbano comprendía sesenta hectáreas, que contaban con establecimientos educacionales de nivel primario y secundario, entidades asistenciales, bancarias, comerciales y de servicios de transporte, instituciones religiosas, culturales y recreativas. En esos tiempos, el tabaco se convierte en la nueva esperanza económica de la zona de los Pericos, brindándole mayor pujanza económica y social.

Este anhelo se concretó cuando el gobernador de facto Arias decidió sancionar y promulgar con fuerza de ley la correspondiente declaración, coincidiendo esa fecha con la inauguración del entonces aeropuerto internacional El Cadillal, actualmente "Doctor Horacio Guzmán".

La historia de Perico tiene como punto de inflexión la llegada del ferrocarril que produjo un cambio en el rumbo de la economía local. El primer edificio de ferrocarril fue en la actual sala de Yarade, ubicada en la prolongación de la avenida Belgrano, que luego fue la sala familiar del primero de los hermanos Zabala radicado en lo que hoy es Perico.

La ciudad está situada dentro de lo que fueron las 13.400 hectáreas heredadas por Carlos, Alberto, Arturo, Bonifacio y Plinio Zabala, este último fue quien donó, en nombre de sus hermanos, la finca El Pongo al hospital local que lleva el nombre de Arturo Zabala.

En 1876, las líneas del Ferrocarril Central Norte Argentino llegan hasta San Miguel de Tucumán y recién luego de 15 años, alrededor de 1891 se extiende la línea hasta Perico y lo convierte en un núcleo poblacional y comercial más importante de la zona. En ese momento, se desarrollaban actividades agropecuarias en los alrededores.

En el año 1905 se expropia una superficie de aproximadamente 17,5 hectáreas para la formación del "pueblo" que comienza a vislumbrarse, primero con una calle principal paralela a la vía, que sería la actual avenida Belgrano, donde todavía se pueden observar las primeras casas que constituyen, en esos momentos, los primeros locales comerciales surgidos a partir de la llegada del tren.

Es un lugar estratégico, tanto comunicacional como comercialmente, teniendo en cuenta que las líneas ferroviarias se dirigen hacia la capital jujeña, hacia el valle San Francisco y hacia el sur del país.

En los primeros años del siglo pasado, comienzan a llegar los primeros inmigrantes en su mayoría, italianos, españoles, que se afincan en la zona rural, mientras que los provenientes de países árabes se dedican en su mayoría al comercio que en esos momentos tenía su centro en los alrededores de la estación del ferrocarril. Muchos de los recién llegados de España e Italia se dedican al cultivo de la vid, a tal punto adquiere importancia que, en la década del ’30, se crea una cooperativa vitivinícola que luego desaparece al darle, mediante normativas y tributo nacional, mayores beneficios a esa actividad desarrollada en la zona de Cuyo.

Ya a fines de la década del 40, algunos pioneros empiezan a realizar algunas experiencias en el cultivo del tabaco que luego se convertiría, hasta la actualidad, en la principal producción de la zona.

Volviendo a la situación que se vivía en la década del '30, en esa época en la zona del rama se comienza a utilizar la mano de obra proveniente de las tierras altas jujeñas y sur de Bolivia, por lo que los memoriosos recuerdan esos trenes repletos con contingentes que se bajaban en Perico para realizar compras, comer y proseguir viaje. En esos momentos, se vio impulsó al actividad comercial por el paso de los "trenes zafreros" como se los denominaba en esos tiempos. Los productos que surgían de la actividad rural, hortalizas, frutales, legumbres eran enviados y comercializados hacia otras ciudades a través del ferrocarril.

La zona de la Estación era el centro obligado de reunión de la juventud de esos tiempos. Los mejores vestidos y trajes se lucían en el andén de la estación. "Cuantas pareja se habrán formado en ese lugar" dicen algunos que ya peinan canas.

Se nota en el pueblo un aumento poblacional. En el censo del año 1947 se registran 1.409 personas y desde ese año al 1960 la población se triplica llegando a más de cuatro mil personas. Es que en la mitad del siglo XX comienzan a llegar los inmigrantes de Bolivia.

Perico se convierte en un centro de atracción debido al "boom del tabaco", que requiere mano de obra estacional que permite a los trabajadores ‘golondrinas‘ desplazarse por distintas actividades productivas del país.

En la década del '60, cuando se declara ciudad a la entonces denominada Estación Perico, esta zona comienza a insertarse en la economía nacional e internacional por su producción tabacalera, situación que se mantiene hasta la actualidad.

La importancia de la ubicación de la ciudad es acentuada con la construcción del aeropuerto internacional.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...