Crece la producción de palta en la provincia

El cultivo de paltas en Jujuy crece al ritmo de la creciente demanda. En la provincia hay más de 300 hectáreas cultivadas, mientras Salta destina 250 y Tucumán 1.000. En éste mes se está cosechando y se provee a Buenos Aires, Córdoba y Mendoza, pero el 70% del consumo del país proviene de Chile. En la Estación Inta Yuto brindan servicio de laboratorio a pequeños productores, clave para determinar el momento justo de cosecha por la calidad y para ingresar a otros mercados.

"En Jujuy se produce de 300 a 350 hectáreas (has) que va aumentando hacia el Valle, porque se produce en zonas preferenciales donde el clima no presente heladas, porque es un cultivo, un frutal que es sensible a las heladas y a las altas temperaturas", explicó al Tribuno de Jujuy, Carina Armella, ingeniera de la Experimental del Instituto Nacional de Tecnología Agrícola (Inta) en Yuto.

Por ello se cultiva en Jujuy, sólo en zonas donde existen las condiciones climáticas, porque no resiste tampoco a altas temperaturas del conocido viento Norte, que puede perjudicar en tiempos de floración durante septiembre y octubre, cuando se da el cuajado del fruto.

Es un cultivo que si bien no es reciente, ya que fue introducido hace muchos años en forma comercial, cada vez más en la zona Norte del país está aumentando la superficie.

De hecho, Jujuy tiene alrededor más de 300 hectáreas, Salta 250, y en Tucumán rondan las 1.000.

Si bien se trata de un frutal que se cultiva en forma complementaria con otros cultivos, va en crecimiento, pero sumando toda la producción de las tres provincias (Tucumán, Salta y Jujuy), no se llega a cubrir la demanda de Mendoza, Córdoba y Buenos Aires.

La variedad Hass es la más conocida, también como cremosa, y el 70 % de lo que se comercializa y consume en el país llega de Chile a Buenos Aires. En Jujuy, se cosecha antes, en abril, lo cual supone una ventaja para los productores que proveen ese mercado y marca su potencial.

En materia de producción, la primera que sale es la variedad ettinger, luego tonagge, hass, lula y bacon, cada una con diferentes características y requerimientos.

"Las principales zonas que producen son Tucumán, Salta y Jujuy, y ahora están plantando también en la zona del Nea, Corrientes, Misiones muy poco pero hay muchas consultas porque Inta Yuto le da capacitaciones a personal de Inta Bellavista, de Cerro Azul porque hay muchas consultas del cultivo en la zona", dijo Armella.

Sucede que la Experimental de Inta en Yuto, cuenta con un laboratorio y realiza el servicio de análisis de índice de madurez, analizando el porcentaje de materia seca, para determinar si está apta para ser cosechado. Se trata de un requisito que les permite transportar las paltas para el mercado de Buenos Aires y Córdoba, y también supone un aval y parte del reglamentario también para organismos como Senasa.

Para el análisis, los productores deben llevar diez frutas por parcela, de modo que se le realice el análisis de materia seca, y así es como se determina si está con la madurez adecuada para ser recolectada. Para la variedad Hass éste mes está en temporada de cosecha.

Sucede que se la cosecha en verde, lo cual no determina su madurez adecuada por lo que requiere el análisis, y se la comercializa cuando ya está en una etapa de coloración negra. Sin embargo, en la zona de Valles de la provincia de Jujuy hay pequeños productores que comercializan el fruto en los mercados locales, donde no requieren ese análisis, no suelen hacerlo al no ser un requerimiento pese a su importancia. "Con el análisis se sabe cuándo deben cosechar la palta hass, porque por ahí la están cosechando antes y no logran una buena calidad de maduración de producto porque no cumplen con el 23 % de materia seca", precisó la profesional finalmente.

Hacia lo natural

Con este tipo de cultivo también avanza la tendencia general hacia lo natural, acercarse más hacia lo orgánico. Y es que debido a que las mayores superficies donde se cultiva en Jujuy, se dan al pie de las serranías, por tratarse de lugares aislados donde se pueden manejar las cuestiones de suelo y riego, no se necesita la aplicación de demasiados productos químicos. “Si bien no es un cultivo orgánico, los productos que se usan son muy pocos y siempre respetando los periodos de carencia”, explicó la profesional del Inta Carina Armella y detalló que hay productores en la zona de Palma Sola que están haciendo producción orgánica.

Los rendimientos fluctúan bastante en la zona productora del NOA, especialmente con la variedad Hass, pero se obtiene rindes entre 8 a 16 toneladas por hectárea. En las provincias de Tucumán y Jujuy se encuentran viveros de muy buena calidad genética de plantas de paltas La palta Hass generó interés en diversas investigaciones respecto al uso de los aceites, de la cáscara de la semilla principalmente con base en las propiedades y posibles usos. El precio en el mercado de la zona de la exterminal del kilo de palta actualmente es 150 y 200 pesos de la variedad conocida como “mantecosa”.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...