Festividad en honor a la Virgen de Fátima

Con profundo fervor mariano, la comunidad de la parroquia San Andrés Apóstol celebró las fiestas patronales en honor a Nuestra Señora de Fátima, patrona del barrio Belgrano. Todas las comunidades acompañaron de manera especial la celebración central que se ofició en el atrio de la capilla, que se vio engalanado para tan cara festividad.

Luego del saludo del sacerdote, la imagen de la Virgen salió del templo llevada en andas y procesionalmente, recorrió el espacio donde se ubicó la feligresía y a su paso, mientras se entonaba su himno, era saludada por un mar de pañuelos y globos blancos. Al llegar al monumento, sitial de honor preparado para presidir el oficio, miembros de la comunidad procedieron a colocarle el manto y la corona. "Hoy celebramos a nuestra Señora de Fátima, y el evangelio nos muestra a un Jesús que dice "felices los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica".

La escucha va de la mano de la atención donde yo pongo el corazón y todo mi ser en lo que se está proclamando. María es feliz porque ha sabido escuchar y poner en práctica aquello que Dios le pidió", dijo el padre Marcelo Churquina en su homilía al destacar la diferencia entre el oír y el saber escuchar, al concebir a través de la escucha y al dar a la luz a través de la práctica, citando como ejemplo a los pastorcitos de Fátima, que escucharon la revelación de Dios a través de María y la pusieron en práctica. En otro tramo, el sacerdote se refirió a la legalización del aborto y las consecuencias que va dejando en la sociedad.

"Hoy que estamos en una cultura de la muerte, donde el tema del aborto es una palabra común que hasta veces se disfraza, o se pretende poner un barniz, llamando interrupción legal del embarazo. Tengo miedo que, con tantos abortos, no hayamos matado a personas que pudieron ser solución en el seno de nuestras familias, de nuestra iglesia y de nuestra sociedad. El aborto es arrancar violentamente del seno de una mujer, una vida. Hoy, que hablamos de una concepción, tengamos cuidando de no estar cayendo en un aborto espiritual cada vez que caemos en aquello que no es Dios, dar lugar al pecado y arrancar a Dios violentamente para poner en nuestro corazón el pecado o nuestra fragilidad", finalizó. Antes de la bendición, se presentó la torta y se cantó el feliz cumpleaños a la madre de Fátima.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...