"Hay algunas cosas que se pierden cuando uno emigra"

Con metas y objetivos claros al finalizar el colegio secundario, el jujeño las fue cumpliendo de forma gradual y a paso firme. Desde chico sabía que quería expandir sus horizontes hacia otros países, conocer otras culturas y enriquecerse de nuevas experiencias. Y para ello fue forjando su camino paso a paso.

Con 25 años de edad, Luis Ezequiel Muñoz es contador, vive en Torino, Italia, desde hace tres meses y en pocas semanas se mudará a Berlín, Alemania, por trabajo. Un logro que llena el alma y enorgullece enormemente, pero que también le genera cierta nostalgia por todo y todos aquellos que están muy lejos de él.

Su proyecto de vida fue trabajar desde su niñez, como uno de sus hobbies, aprendió el idioma inglés que le permitió en el último año de la secundaria irse de intercambio a Nueva York, donde tuvo su primer acercamiento a materias relacionadas a la contabilidad.

Sin dudarlo comenzó inmediatamente la carrera de Ciencias Económicas en Córdoba donde por su excelente promedio fue galardonado con el Premio Universidad y a finales del cuarto año de la carrera aplicó para un programa de Work and Travel que lo llevó a trabajar al exterior durante cuatro meses.

"Siempre tuve en mente la idea de vivir en el exterior al menos como experiencia. No tenía un destino específico, no sabía a donde ni cuando. Así, termine la universidad después me mudé a Buenos Aires para comenzar una maestría, luego empecé a trabajar y la empresa me dio la oportunidad de venir a trabajar afuera", contó el jujeño.

Los objetivos se están cumpliendo en su vida. Pero para Luis "vivir en el exterior tiene sus pro y contras", dijo al hacer referencia a que cuánto es que extraña Jujuy.

"No hay una cosa mejor que la otra. Son dos cosas distintas. La tranquilidad de ir al Norte, disfrutar el pago, estar con la familia y con los amigos" es algo con lo que ya no cuenta en su cotidianeidad por encontrarse en otro país.

Por eso concluyó que "hay algunas cosas que se pierden en cierta medida cuando uno emigra". Sin embargo destacó que "pese a que siempre se extraña uno siempre tiene que mirar para adelante en el progreso de vida. Pero es fundamental dejar las raíces bien puestas de donde uno viene y recordar eso. Hay que lograr un equilibrio", indicó el jujeño en medio de esta nueva experiencia que está atravesando.

Lejos pero con el corazón todavía en su provincia, Luis aprendió a valorar cada detalle. "Cada vez que vuelvo a visitar a mi familia en Jujuy, es algo que me llena totalmente. Y valoro todo mucho más. Hay cosas tan simples como ir a caminar por la peatonal Belgrano, ir a tomar mates al parque San Martín que cuando dejaron de ser parte de mi rutina pasaron a ser muy valoradas cuando volvía", compartió.

Pero como a casi la mayoría de los jujeños en el extranjero la distancia no sólo hace extrañar a la familia y a los amigos sino que también a la comida con la que hemos crecido, no por nada intentó hacer humitas con choclo en lata, un inútil pero divertido esfuerzo que terminó en una rica tarta que se convirtió en una de esas anécdotas que quedarán para el recuerdo.

Para suerte y paladar, para Luis las pastas italianas les resultan similares a las argentinas por lo que la gastronomía no le estaría significando un problema. Otra será la historia cuando se mude a Alemania, un país por completo diferente a Argentina, pero que por ser cosmopolita ofrece variedad de restaurantes.

"Las pastas aquí son muy parecidas pero no voy a negar que se extraña mucho el corte de asado argentino y el locro del 25 de Mayo. Otra cosa que extraño un montón son las humitas pero acá es imposible conseguir los ingredientes para hacerlas, al igual que las tapas para empanadas. Por eso ya le dije a mi familia y con mucho tiempo de anticipación que cuando vaya me preparen una docena de humitas, asado, locro y tamales, todo para el día que llegue!", exclamó entre risas.

El jujeño estudio Ciencias Económicas e hizo un posgrado orientado a negocios pero con eje en Ingeniería en Sistemas. La empresa, con sede en Buenos Aires, en la que trabaja lo testeó para un puesto en Berlín en el que quedó y es por eso que se fue a trabajar a distancia desde Torino mientras hace los papeles para definitivamente mudarse a Berlín.

Luis se desempeña actualmente como analista de datos haciendo reportes, moderando datos para facilitar el proceso de toma de decisiones, entre otras cosas y el nuevo puesto apunta a mercados internacionales en países nórdicos.

"Es un nuevo desafío para mí pero rodeado de un equipo bastante diverso y cultural lo cual me gusta", concluyó el jujeño.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...