La fundación Tinku ofrece su experiencia a recicladores

Con mas de diez años de experiencia la fundación Tinku que se dedica a brindar a los jujeños una mejor calidad de vida trabajando en el cuidado del medio ambiente a través del reciclaje, ofrece sus conocimientos a los nuevos grupos de recicladores que quieran dedicarse al retiro y acopio de materiales, actividad que por el momento tienen suspendida por el Covid-19.

Tras la declaración de la pandemia la fundación Tinku trabajó hasta el mes de julio de 2020 momento en el que se les presentaron dos inconvenientes: muchos dejaron de separar la basura ya que por el aislamiento la gente no salía a dejarla a los puntos específicos, lo que derivó en la contaminación de todos los materiales a reciclar.

Y el segundo fue el temor surgido en los integrantes de la fundación por los riesgos sanitarios. Fue de esta manera que decidieron cerrar la planta hasta nuevo aviso por lo que actualmente se están dedicando a perfeccionar dos emprendimientos industriales y se mantienen activos en lo que respecta a lo educacional.

"Ahora que tenemos la planta cerrada estamos trabajando en mejorar y perfeccionar los emprendimientos industriales por lo que hemos tenido que ir adaptando maquinaria a lo industrial pero a escala", comentó Laura Sánchez presidente de la fundación.

Se trata de un proyecto para la fabricación de artículos de vidrio y otro de plásticos duros, ambos se encuentran todavía en la fase de estudio de la industrialización y no en la de fabricación. Como al estar cerrada la planta la recolección de los materiales también, las pruebas se están realizando con lo acopiado.

Con el vidrio fabricarán piezas de vajilla con un sistema que no es el tradicional. Y con el plástico duro harán placas de revestimiento industrial. Las mismas con las que la Escuela de Minas forró una carroza para la Fiesta de Nacional los Estudiantes y que aprendieron a hacer en la fundación Tinku.

"Estamos preparando a la gente para el salto a lo industrial pero vamos muy lentamente. Pero si seguimos fuertemente en la fase educativa. A donde nos llamen vamos", indicó Laura Sánchez quien además hizo extensivo el ofrecimiento a grupos de recicladores que les interese hacer la parte de retiro y acopio de materiales reciclables para que puedan continuar con su legado.

"Nosotros estamos dispuestos a hacer el traslado de diez años de experiencia a todo aquel grupo que le interese hacer la parte de retiro de materiales reciclables por las viviendas y el acopio", un trabajo que la fundación Tinku sostuvo en el tiempo pero que ahora se perdió ya que la gente no tiene a donde llevar lo que reciclan.

Y es que por motivos de seguridad sanitaria interna, desde la organización indicaron que "no vamos a abrir la planta hasta que no pase la pandemia o estemos todos vacunados con la segunda dosis", dijo su presidenta. Por lo que cabe destacar que actualmente no están recibiendo materiales reciclables.

La fundación Tinku comenzó sus trabajos allá por el año 2010 cuando solamente recolectaban plástico. Ya en 2013 con una base más sólida y un comprometido equipo de trabajo comenzaron a recolectar todo tipo de material reciclable. Y fue con la experiencia y el día a día cuando se vieron ante la necesidad de comenzar a seleccionarlos ya que no todo material reciclable tiene una utilidad, por lo que mucho de lo recolectado era basura.

Entonces se circunscribieron a plástico, chatarra liviana (latas), electrodomésticos, papel, cartón y vidrio. Y ahora con la transferencia a la categoría "industrial" sólo trabajará con plástico duro y vidrio.

Perspectivas para el futuro

La fundación Tinku tiene entre sus principales objetivos mantener y reforzar las charlas educativas sobre los distintos tipos de residuos, cómo reciclar, cómo hacer separación, entre otros temas. Las mismas van dirigidas a estudiantes del nivel primario a partir de 5º grado, nivel secundario, terciario y universitario.

“Ahora con la pandemia no estamos haciendo charlas presenciales en los establecimientos educativos, pero si en organizaciones civiles, fundaciones, centros vecinales y dónde nos llamen, a través de la plataforma Zoom”, indicó la presidente de la fundación Laura Sánchez. El otro objetivo fuerte es poder abrir la planta de nivel industrial que estiman se concretará cuando finalice la pandemia. “Estamos a nivel de pruebas. Los procesos industriales son difíciles pero creemos que vamos a andar bien”, indicó Sánchez tras destacar que su apertura significará además la incorporación de más personal.

Lo que se detecta

Lamentablemente la mayoría de la gente sigue sin hacer separación y eso ya es contaminación y es en esto que nosotros hacemos hincapié. “No hay un residuo que contamine más que otro. Por supuesto hay residuos peligrosos pero el problema de la contaminación parte del hecho que no se separan los residuos secos de los húmedos, es decir lo orgánico de lo inorgánico”. Lo que se recomienda es tener un cesto para material reciclable limpio y seco, por ejemplo un sachet de leche lavado y secado. Otro cesto para lo orgánico para compostar y un tercero para la basura como toallas higiénicas, servilletas, etc. Pero el problema mayor es que aunque los jujeños hagan todo este trabajo de separación de residuos no hay quien haga la recolección de materiales por las viviendas y la gente no tiene a dónde llevar para reciclar.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...